En los últimos años ha habido una tendencia en alza: cada vez más personajes relacionados a los gobiernos, como funcionarios, astronautas, pilotos e incluso políticos han revelado importantes datos sobre OVNIs o sobre vida alienígena. Uno de los casos más inquietantes y estudiados fue el de un piloto de la Marina de EE. UU. quien reveló la presencia de extraterrestres en la Antártida.

En enero de 2015, la investigadora de OVNIs Linda Moulton Howe (editora del sitio web earthfiles.com) recibió una carta inesperada de un presunto ingeniero retirado de la Armada de EE. UU. La carta que recibió Linda, relata las experiencias en las que el oficial anónimo de la Marina (se refiere a sí mismo como «Brian S») relata sus extrañas y extraordinarias experiencias de varios rescates y vuelos con aviones en la Antártida, que tuvieron lugar entre los años 1983 y 1997.

«Brian» afirma se refiere a una colaboración entre humanos y extraterrestres, y que la Antártida es un lugar y un campo de investigación importantes para estas increíbles colaboraciones.

¿Extraterrestres en la Antártida?

Como se mencionó anteriormente, las experiencias de Brian y sus vuelos en operaciones de rescate y operaciones de apoyo e investigación en nombre de la Marina de los EE. UU. en la Antártida ocurrieron en el período 1983-1997 y algunas de estas operaciones incluyeron varias observaciones relacionadas a platillos voladores de color plateado, volando alto sobre las montañas Transantárticas.

Ex funcionario de la Marina de EE. UU. reveló presencia de extraterrestres en la Antártida
Las ubicaciones del mapa de la Antártida marcadas por el ingeniero de vuelo de la Marina de los EE. UU. Brian S. y enviado a Linda Moulton Howe. Se muestra la ubicación del Gran Agujero, el lugar donde desaparecieron un equipo de científicos y donde se avistaron platillos voladores plateados. Cortesía: Earthfiles.com

Brian (y su equipo) también dice haber presenciado ruinas antiguas de una ciudad alienígena y un gran agujero en el hielo a unos 8 o 16 kilómetros del Polo Sur geográfico (círculo rojo en el mapa) y que esta área geográfica iba a ser una Zona de Exclusión aérea por aviones de la USAF y la Marina de los EE. UU.

Ex funcionario de la Marina de EE. UU. reveló presencia de extraterrestres en la Antártida
Tripulación de la Armada de EE. UU. – Escuadrón VXE-6.

Zona de exclusión

Pero durante una emergencia, Brian cuenta haber ingresado a toda la tripulación del avión dentro de la «Zona de Exclusión» y haber visto lo que no deberían haber visto: una entrada a una base de investigación científica entre humanos y extraterrestres creada bajo el hielo.

Luego, en un campo cerca de Marie Byrd Land, una docena de científicos desaparecieron durante dos semanas y cuando reaparecieron, la tripulación de vuelo de Brian obtuvo el consentimiento de la Marina de los EE. UU. para rescatarlos. Brian dice que el equipo de científicos no habló, estaban en silencio y conmocionados – «sus caras parecían asustadas» – dice Brian en la carta enviada a Linda.

Ex funcionario de la Marina de EE. UU. reveló presencia de extraterrestres en la Antártida
Brian S se refirió a una antigua ciudad alienígena en la Antártida.

Brian decidió compartir lo que vivió en esos años, en la siguiente carta, reproducida en su totalidad a continuación por la investigadora Linda M. Howe.

Para: [email protected]
Asunto: OVNI de la Antártida
Fecha: 2 de enero de 2015

Hola linda,

Mi nombre es Brian S. Soy un ingeniero de vuelo LC130 de la Marina de los Estados Unidos retirado luego de 20 años de servicio en 1997. Hace mucho tiempo que quería escribirles sobre mi experiencia en el continente antártico con vehículos voladores. Serví parte de mis 20 años en la Armada con un Escuadrón llamado Antarctic Development Squadron Six o VXE-6 como también se le conocía. Serví con este escuadrón desde alrededor de 1983 hasta que me jubilé en marzo de 1997. Siendo ingeniero de vuelo y volando más de 4.000 horas en esa capacidad, he visto cosas que la mayoría de la gente ni siquiera ha imaginado en el continente de la Antártida. La tierra allí parece más extraña que terrenal. Nuestros despliegues en este sitio comenzaron a fines de septiembre y terminaron a fines de febrero de cada año hasta que el Escuadrón fue dado de baja en 1999.

Durante mi tiempo en el escuadrón, volé a casi todas las partes del continente antártico, incluido el Polo Sur, más de 300 veces. La estación McMurdo, que se encuentra a 3.5 horas de vuelo desde la estación del Polo Sur, fue el punto de operación del escuadrón durante nuestros despliegues anuales. Entre estas dos estaciones hay una cadena montañosa llamada Trans-Antártica. En varios vuelos en las montañas y hacia y desde el Polo Sur, nuestra tripulación vio vehículos aéreos que se movían rápidamente alrededor de la parte superior de la Antártida, y lo vimos muchas veces casi exactamente en el mismo lugar cada vez que pasábamos volando. Esto es muy inusual para el tráfico aéreo allí debido al hecho de que los únicos aviones que volaban en el continente eran nuestros aviones de escuadrón. Cada avión sabía dónde estaban los otros aviones debido a que se seguían los horarios de vuelo.

Otro problema único con la estación del Polo Sur es que a nuestro avión no se le permitió volar sobre un área determinada designada a 8 kilómetros de la estación del Polo Sur. La razón indicada fue por un campamento de muestreo de aire en esa área. Esto no tenía ningún sentido para ninguno de los miembros de la tripulación porque en 2 ocasiones diferentes tuvimos que sobrevolar esta zona. Una vez debido a una evacuación médica del campamento australiano llamado Davis Camp. Estaba en el lado opuesto del continente y tuvimos que repostar en el Polo Sur y un rumbo directo a este campamento Davis estaba justo sobre la estación de muestreo de aire.

Lo único que vimos al pasar por este campamento del Polo Sur fue un gran agujero en el hielo. Podría volar uno de nuestros LC130 en esta cosa. Fue después de esta misión de evacuación médica que fuimos informados por algunos espías (supuse que agentes de inteligencia) de Washington DC y nos dijeron que no habláramos de la zona que sobrevolamos. Una vez nos acercamos al ‘campo de muestreo de aire’ y experimentamos errores de navegación y fallas eléctricas en la aeronave y se nos ordenó salir inmediatamente del área y hubo un informe a nuestro oficial al mando del escuadrón cuando regresamos a McMurdo. No hace falta decir que a nuestro piloto (Aircraft Commander) le patearon el trasero y como castigo nuestra tripulación no estuvo en el suministro del Polo Sur después de eso durante más de un mes.

Hubo muchas otras ocasiones en las que vimos cosas fuera de lo común. Un campamento periférico (Marie Byrd Land) en el que dejamos a los científicos y su equipo estuvo fuera de comunicación con McMurdo durante 2 semanas. Nuestro equipo voló de regreso al campamento para averiguar si los científicos estaban bien. No encontramos a nadie allí y no hay señales de cosas raras. La radio funcionaba bien cuando llamamos a McMurdo para verificar que funcionaba correctamente. Salimos del campamento y volamos de regreso a McMurdo como nos ordenaron. Una semana después, los científicos regresaron al campamento y llamaron a McMurdo para que alguien los recogiera. Nuestra tripulación tomó el vuelo de regreso para recogerlos, ya que los pusimos en ese campamento y conocíamos el terreno y la ubicación. Ninguno de los científicos quería hablar con nadie de la tripulación del avión y para mí parecían asustados. Tan pronto como aterrizamos de regreso en McMurdo, ellos (los científicos) subieron a otro avión de nuestro escuadrón y volaron a Christchurch, Nueva Zelanda. Nunca volvimos a saber de ellos. Su equipo que trajimos de regreso del campamento fue puesto en cuarentena y enviado de regreso a los Estados Unidos escoltados por los mismos espías que informaron sobre nuestro vuelo sobre el campamento de muestras de aire / gran agujero en el hielo. Podría seguir y seguir sobre cosas y situaciones que observé durante mi labor con VXE-6. En las conversaciones de las tripulaciones de vuelo se dijo que hay una base OVNI en el Polo Sur y algunos de los miembros de la tripulación escucharon hablar a algunos de los científicos que trabajan en el Polo sobre Entidades Biológicas Extraterrestres que trabajan e interactúan con los científicos en ese campamento de muestreo de aire / gran agujero de hielo.

Brian S.
Suboficial
Ingeniero de vuelo de
primera clase Marina de los Estados Unidos (Retirado)

Cabe resaltar que lo manifestado en la carta enviada a la investigadora por «Brian S» es sorprendente. Brian demuestra tener bastante conocimiento sobre que ocurre allí, y se percibe que no está contando todo lo que sabe, posiblemente por temor a posibles represalias.

Ex funcionario de la Marina de EE. UU. reveló presencia de extraterrestres en la Antártida
Estación McMurdo.

En referencia a la declaración de Brian S. un otra persona indicó que la región donde se mencionó la existencia de un gran agujero en el hielo y una Zona de Exclusión, las imágenes satelitales se muestran oscurecidas (Google Earth) lo que podría sugerir que algo que quieren ocultar está ocurriendo allí.

Este no es el único testimonio referido a operaciones encubiertas en la Antártida. Muchos personajes han declarado tener conocimiento sobre actividad oculta en el continente blanco, e incluso han mencionado la existencia de bases subterráneas, realizadas muchas décadas atrás bajo la gruesa capa de hielo.

¿Qué se oculta allí? ¿existe realmente una alianza de cooperación entre científicos de la Tierra y extraterrestres? ¿qué objetivos en común tienen? Se puede decir que eligieron el mejor escondite que existe: la Antártida, y lo que ocurra allí difícilmente se sabrá.

Referencias: earthfiles.com – Linda Moulton Howe

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here