Un hallazgo totalmente fuera de los registros históricos: una rueda de 300 millones de años fosilizada en una mina a una gran profundidad. ¿Cómo explicarlo?

En 2008, se descubrió un curioso hallazgo en una mina de carbón en la ciudad ucraniana de Donetsk. Como no se pudo cortar con seguridad o con éxito debido a la naturaleza de la piedra arenisca en la que estaba incrustada, el misterioso artefacto que se parece mucho a una rueda antigua permanece in situ en la mina.

Mientras perforaban el estrato de coquización de carbón llamado J3 ‘Sukhodolsky’ a una profundidad de 900 metros de la superficie, los trabajadores se sorprendieron al encontrar lo que parece ser la huella de una rueda sobre ellos en el techo de piedra arenisca del túnel que ellos acababan de excavar.

Una «rueda» de 300 millones de años fue hallada en una mina a 900 metros de profundidad
Fotografía de la enigmática rueda hallada. Imagen de archivo.

Afortunadamente, el subjefe V.V. Kruzhilin tomó fotografías de la inusual huella y lo compartió con el capataz de la mina S. Kasatkin, quien sacó a la luz la noticia del hallazgo. Sin poder explorar más el sitio e inspeccionar la huella de cerca, nos quedamos solo con las fotografías como evidencia de su existencia (había más de una huella) y la palabra de un grupo de mineros ucranianos.

Rueda descubierta

Sin poder fechar definitivamente los estratos en los que se encontró la huella de la rueda fosilizada, se ha observado que la región de Rostov que rodea Donetsk está situada sobre una roca carbonífera de entre 360 y 300 millones de años atrás, y los carbones coquizables ampliamente distribuidos se han derivado del Carbonífero medio a tardío; sugiriendo una posible edad de la huella en alrededor de 300 millones de años. Esto significaría que una rueda real se atascó hace millones de años y se disolvió con el tiempo debido a un proceso llamado diagénesis, donde los sedimentos se litifican en rocas sedimentarias, como es común con los restos fósiles.

El siguiente es un extracto de una carta escrita por S. Kasatkin (traducida del ucraniano) en referencia a su testimonio de haber sido testigo de la huella anómala de la rueda descubierta por su equipo de mineros en 2008:

“Este hallazgo no es una acción de relaciones públicas. A su debido tiempo (2008), nosotros, como equipo de ingenieros y trabajadores, le pedimos al director de la mina que invitara a científicos para un examen detallado del objeto, pero el director, siguiendo las instrucciones del entonces propietario de la mina, prohibió tales conversaciones y, en cambio, solo ordenó acelerar los trabajos de paso a través de esta sección de lava y de ‘carga’ rápida de la sección con equipos de minería.

Debido a eso, este artefacto y el más pequeño encontrado durante el trabajo posterior se encontró en un bloqueo del túnel y no se pudo sacar y estudiar. Qué bueno que hubo gente que, a pesar de la prohibición del director, fotografió este artefacto.

Tengo conexiones con las personas que descubrieron por primera vez estas huellas y también con quienes las fotografiaron. Tenemos más de una docena de testigos. Como comprenderá, la admisión en la mina está estrictamente limitada (es peligrosa por emisiones repentinas) y obtener dicho permiso es bastante difícil.

La ‘rueda’ estaba impresa en piedra arenisca del techo. Los tipos intentaron ‘cortar’ el hallazgo con martillos de pico y sacarlo a la superficie, pero la arenisca era tan fuerte (firme) que, por miedo a dañar una huella, la dejaron en su lugar. En la actualidad, la mina está cerrada (oficialmente desde 2009) y el acceso al ‘objeto’ es imposible: el equipo está desmantelado y las capas dadas ya están inundadas”.

Una «rueda» de 300 millones de años fue hallada en una mina a 900 metros de profundidad
Primer plano a la misteriosa rueda. Imagen de archivo

Con solo este testimonio escrito y el de los demás testigos, las fotografías siguen siendo la única prueba de esta anómala huella, pero debe considerarse digna de mención a pesar de las dificultades para verificar los detalles más allá de lo leído. Porque, si la evidencia fotográfica es realmente legítima, entonces uno debe preguntarse cómo una rueda hecha por el hombre se incrustó en estratos tan antiguos, cuando según la ortodoxia científica el hombre ni siquiera había evolucionado todavía.

Ancestrales pistas

La evidencia de la existencia de vehículos con ruedas en la antigüedad ha surgido en otras partes del mundo, como revelan las antiguas huellas petrificadas encontradas en Francia, España, Italia, Malta, Kazajstán, Ucrania e incluso América del Norte. Un sitio prehistórico conocido formalmente como Misrah Ghar il-Kbir, que significa la Gran Cueva en maltés (y comúnmente conocido como Clapham Junction), se encuentra en Siggiewi, cerca de los acantilados de Dingli en Malta.

Es en este sitio ahora famoso donde lo que se ha llamado «surcos de carros» cortados en la piedra caliza han desconcertado a todos los que han visitado la zona. Asimismo, en la isla de Sicilia, en el anfiteatro griego llamado Gran Teatro de Siracusa, también se pueden ver varias huellas inusuales en piedra. Curiosamente, la mayoría de los arqueólogos han sugerido que las huellas maltesas probablemente fueron creadas por colonos sicilianos que viajaron a Malta alrededor del 2000 a.C. al comienzo de la Edad del Bronce.

Una «rueda» de 300 millones de años fue hallada en una mina a 900 metros de profundidad
Los «surcos de carros» en Sofca, Turquía. Imagen de archivo.

Sin embargo, se pueden encontrar más pistas en Turquía. Algunos en Sofca cubren un área de aproximadamente 45 por 10 millas (72,42 por 16,09 km), y también en Capadocia, donde se pueden ver varios focos de huellas. Los numerosos surcos descubiertos en todo el mundo han provocado una gran controversia en cuanto a su propósito, edad y origen. Estos misteriosos factores siguen siendo objeto de debate, pero debido a la asociación y la proximidad con las estructuras megalíticas, particularmente en Malta, y debido al hecho de que muchas pistas ahora están sumergidas bajo el mar en esa región, muchos investigadores han concluido que las líneas fosilizadas muestran signos de gran antigüedad.

Curiosamente, considerando la huella de rueda anómala descubierta en Ucrania que acabamos de discutir, una ciudad-fortaleza medieval en las montañas de Crimea de Ucrania llamada Chufut-Kale está en ruinas, pero también alberga una serie de carriles de piedra como los del cercano sitio de Eski-Kermen.

El Dr. Alexander Koltypin es geólogo y director del Centro de Investigación de Ciencias Naturales de la Universidad Internacional Independiente de Ecología y Politología de Moscú. Ha pasado mucho tiempo visitando estos sitios y comparándolos entre sí en busca de similitudes.

Koltypin escribió:

“Vi por primera vez huellas en piedra: huellas fosilizadas de automóviles o vehículos todoterreno (generalmente llamadas surcos de carros) en la superficie de la plantación de Neogen (frigio) en la llanura de mayo de 2014 (Anatolia central, Turquía). Estaban situados en el campo de desarrollo de tobas del Mioceno Medio y Tardío y, según el análisis de edad de las rocas volcánicas cercanas, tenían una edad del Mioceno medio de 12 a 14 millones de años”.

Esta región en particular, que Koltypin ha investigado más a fondo, es relativamente desconocida y las guías no ofrecen nada en forma de información. Mientras que los investigadores ortodoxos afirman que las vías son simplemente los restos de viejos caminos de carritos petrificados del tipo de vehículos con ruedas que habrían tirado burros o camellos, Koltypin tiene otras ideas. “Nunca lo aceptaré”, explicó cuando se enfrentó a las explicaciones estándar.

“Yo mismo siempre lo recordaré… muchos otros habitantes de nuestro planeta borrados de nuestra historia”.

Una «rueda» de 300 millones de años fue hallada en una mina a 900 metros de profundidad
Raddet ir-Roti Cart Ruts, Camino de Xemxija en Bahía St. Paul, Malta. Crédito: Frank Vincentz

Al medir el ancho y la longitud de las vías en el sitio del Valle Phrygian, está convencido de que fueron creadas por vehículos de una longitud similar a los automóviles modernos, pero con neumáticos de 9 pulgadas (22,86 cm) de ancho. Con la profundidad de las impresiones de las huellas en piedra superior a la que se asociaría con los carros pequeños, Koltypin sostiene que los vehículos responsables debieron ser mucho más pesados.

Él teoriza que la civilización que condujo los vehículos pesados ​​que crearon las vías probablemente fueron responsable de las muchas carreteras, surcos y complejos subterráneos diferentes pero idénticos que se encuentran dispersos por todo el Mediterráneo, hace más de 12 millones de años.

Consciente de que el proceso de petrificación puede ocurrir en un período relativamente corto, Koltypin insiste en que los depósitos de minerales pesados ​​que recubren las pistas y la erosión visible sugieren una antigüedad mayor; junto con las ciudades subterráneas circundantes, los sistemas de riego, los pozos y más, que también muestran signos de tener millones de años en su opinión.

Koltypin escribió en su sitio web:

“Estamos lidiando con sedimentos litificados (petrificados) extremadamente duros, cubiertos con una capa gruesa de meteorización, que tarda millones de años en desarrollarse, llenos de múltiples grietas con minerales recién desarrollados en ellos, que solo podrían emerger en períodos de alta actividad tectónica”.

Una «rueda» de 300 millones de años fue hallada en una mina a 900 metros de profundidad
Referencial. Crédito: Pixabay

Es evidente que se necesita mucha investigación para aclarar la edad y el origen de las muchas huellas que se están descubriendo en múltiples ubicaciones geográficas, y tan fácil como es decir simplemente que son el producto de carros viejos que una vez recorrieron estas partes. , una investigación más profunda puede revelar explicaciones mucho más complejas y notables que bien podrían correlacionarse con los misteriosos restos de una antigua civilización desconocida según lo postulado por Alexander Koltypin.

La mera presencia de la rueda fosilizada encontrada en Ucrania ciertamente sugiere el hecho de que los antiguos pudieron haber tenido acceso a más tecnología y conocimientos de los que se aceptan actualmente.

Queda claro algo: este no ha sido el primer hallazgo de un artefacto que rompe lo que la historia nos ha enseñado. Se han descubierto decenas o cientos de objetos fuera de este tiempo denominados «Ooparts» que sugieren que civilizaciones avanzadas habitaron la Tierra hace miles o millones de años antes que nosotros. No fuimos los primeros.

Este artículo fue publicado originalmente por Ancient Origins y ha sido publicado nuevamente por CodigoOculto.com con permiso.

1 Comentario

  1. Todo lo que se consigue bajo tierra es producto de la gran inundación que ocurrió aproximadamente en el año 1730, las cifras que dan son erróneas! Lo que ocurrió fue el reseteo de la humanidad acabando así con La Gran Tartaria y su civilización avanzada… La historia es una gran farsa!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here