Ray Brown y el misterioso hallazgo de una “esfera atlante”. Un “oopart” de otro mundo
Publicado el 03 Oct 2022
© Imagen: medium.com / Edición: codigooculto.com

Sucedió en algún punto de los ochenta cuando me topé con la esfera de Ray Brown, mientras llevaba a cabo una lectura sobre la Atlántida recogida por el gran Charles Berlitz. Aquella historia me impactó, y a través de las décadas continué su pista, reuniendo toda la información posible.

Está claro el caso supone un reto para cualquier investigador, y de enorme dificultad en cuanto a credibilidad. Y aunque todo presupone un engaño según muchos, para otros enfrentamos una de las evidencias más insólitas, y que de comprobarse ayudaría a reescribir el pasado de la Tierra.

Ajusten sus cinturones, se avecina un viaje movido.

Ray Williams Brown, y el llamado de la Atlántida

“Abundan las teorías acerca de la utilización de este cristal y la finalidad para que lo empleaban los maestros. Por ejemplo, se cree cuando se coloca o quizás orienta este cristal dentro de la pirámide, el cristal atrae o acumula las fuerzas cósmicas que luego le hacen funcionar irradiando su propia energía. Se ha dicho que esta fuerza fue empleada como vehículo para la transmisión de pensamientos, como un generador que alimentaba todas las cosas que necesitan energía o como un cronómetro cósmico”. Max Thot refiriéndose al cristal de Ray Brown, 1981.

Para empezar a entender el caso del llamado cristal o esfera atlante, debemos centrar nuestra primera pista en la figura de su descubridor, un buzo ya fallecido llamado Ray Williams Brown. Desde ya aviso no existen demasiados datos sobre su persona.

Nativo de Salt Lake City, capital de Utah, el enigmático Brown vino al mundo en algún punto de 1907. De sus padres tan solo tenemos sus nombres Evan Ray y Arlein W. Brown, que además dieron vida a Kent S. Brown. Sus credenciales académicas lo señalan como médico neurópata, o mejor dicho orientado hacia la sanidad natural, aunque esta práctica parece haber sido posterior tras retirarse de sus actividades marítimas.

Y es que la verdadera profesión de Ray Brown fue la de la localizar antiguos galeones hundidos, trabajando como buzo experimentado para grandes corporaciones. Nada menos que un cazador de tesoros. Se ignora desde cuando Ray Brown empezó a desempeñarse como buzo.

Una de las pocas imágenes que sobrevive del misterioso Ray Brown donde aparece mostrando el cristal atlante

Una de las pocas imágenes que sobrevive del misterioso Ray Brown donde aparece mostrando el cristal atlante. Cortesía: In Search Of

Conocemos sí por declaraciones recogidas, que el verano de 1968 lo encuentra muy dedicado a estas tareas, explorando la zona caribeña de las Bahamas acompañado por un equipo de entre diez a doce hombres, teniendo a su disposición avanzada tecnología, como por ejemplo el magnetómetro. Este aparato según declarara el propio Brown, podía registrar magnéticamente cualquier interferencia en el regreso de una señal, detectando además cualquier instrumento metálico bajo superficie. Junto al magnetómetro se hacía uso de un aspirador, ayudando así a remover las arenas submarinas. Durante ese tiempo, Ray Brown alega haber ayudado nada menos que a Jacques Cousteau durante la filmación de los asombrosos Agujeros Azules de las Bahamas, episodio luego incluido en su icónica serie. Sin embargo, tal afirmación parece albergar ciertas dudas entre los estudiosos al no existir registros de esa colaboración, aunque tampoco puede descartarse.

En su curioso relato Ray Brown menciona también, haber explorado la Gran Lengua del Océano, enorme falla terrestre localizada al sudoeste de Bimini. Allí fueron detectadas numerosas lecturas magnéticas. Brown pensó aquellas señales pudieran referirse a un tesoro muy ansiado, el de la Flota de Plata, integrado por un conjunto de galeones españoles multimillonarios que naufragaran en 1733.

Tras toparse con esta importante pista el equipo de buzos intensificó la búsqueda, que incluyó la apertura de cientos de agujeros señalizados mediante el uso de flotadores. No obstante, el duro trabajo, y los millones de dólares gastados en el exhaustivo rastreo del tesoro español, Ray Brown vio frustrado su sueño de volverse rico.

Pronto el equipo de buzos se desmembró. Otros sucesos parecían enmarcar aquel 1968, que según una antigua predicción lanzada en 1938 por el llamado profeta durmiente Edgard Cayce, vería el resurgir de la perdida Atlántida. Cuando una antigua carretera de piedra consiguió ser detectada bajo las aguas de Bimini, aquella fantástica visión de Cayce pareció tornarse realidad. Nacía un misterio, pero le seguiría uno mayor. Veamos.

La maravillosa esfera de cristal que según Ray Brown fuera recuperado en 1970 tras un hallazgo inesperado en las Bahamas, muy cerca del temido Triángulo de las Bermudas

La maravillosa esfera de cristal que según Ray Brown fuera recuperada en 1970 tras un hallazgo inesperado en las Bahamas, muy cerca del temido Triángulo de las Bermudas. Cortesía: medium.com

Experiencias Cercanas al Más Allá. Cuando la muerte no es el final

“Todo esto bien puede haber sucedido, literalmente, y el Dr. Brown puede tener un cristal en su poder que proviene de la antigua Atlántida. Pero tanto si lo hizo como sí no, tanto sí el Dr. Brown sufría delirios causados por la falta de oxígeno como sí no, la historia que cuenta es rica en significado mitológico y como tal, tiene una realidad que haríamos bien en aceptar”. Moyra Caldecott. Crystal Legends, 1977.

Transcurrido dos años de aquella expedición, en 1970 Ray Brown decide volver a explorar la zona de la Gran Lengua del Océano acompañado por un nuevo equipo, ignorando un inesperado suceso está a punto de cambiar su destino. Según narrara luego, mientras rodaba una película en Miami, Brown se distrajo ayudando a otro buzo desconociendo sus reservas del tanque de aire estaban a punto de agotarse.

Recreación de un templo de sanación atlante donde se enseñaba a utilizar cristales como almacenamiento de información

Recreación de un templo de sanación atlante donde se enseñaba a utilizar cristales como almacenamiento de información. Cortesía: crystalinks.com

Cuando aquella terrible realidad lo abrazó, a Brown le faltaban aún treinta metros para regresar a la superficie, y aunque logró emerger sufrió un penoso accidente atravesado por una lancha deportiva. El terrible encontronazo lo hundió quince metros bajo el mar, y Brown pensó su hora había llegado. A pesar de la angustiosa situación Brown comenzó a experimentar una pasmosa tranquilidad, y alejó cualquier temor. Esa calma extraña fue precedida por la irrupción de un pececillo pequeño y brillante, que pareció conectarse con su mente. Todo se sintió mejor.

En 1938 el vidente norteamericano Edgar Cayce mencionó vestigios atlantes saldrían a la luz entre 1968 o 1969 en algún sitio de Bimini. Por esa época se detectó un misterioso camino bajo sus aguas aún en discusión

En 1938 el vidente norteamericano Edgar Cayce mencionó vestigios atlantes saldrían a la luz entre 1968 o 1969 en algún sitio de Bimini. Por esa época se detectó un misterioso camino bajo sus aguas aún en discusión. Cortesía: ripleys.com

Se sucedió una visión aún más enigmática encarnada en la expansión de conciencia ilimitada. En un segundo Brown comprendió el verdadero sentido de la vida. Enajenado en esa situación casi surreal, Brown fue presa de un cambio repentino, cuando brazos humanos lo rescataron del agua. Aunque se daba cuenta de todo, le era imposible articular palabras. Se lo trasladó a un hospital, y los médicos lucharon por salvarlo, sin albergar ninguna esperanza. Sin embargo, y contra todo pronóstico cuando le fue aplicado el respirador, su cuerpo pareció revivir. Se lo consideró un verdadero milagro. Pero había algo más perturbador en cuanto a Brown, pues según se rumoreaba su respiración había fallado por largas horas. O sea, habría estado fallecido.

Al recordar aquellos sucesos Brown diría:

“Los doctores no podían comprender que desde dejé el barco hasta el momento que me llevaron a la superficie habían pasado entre dos horas y media y tres horas y media (las versiones varían). Algunos dicen que el tiempo que pasé sin respirar osciló entre cincuenta minutos y dos horas. No lo sé, pero es demasiado tiempo para retener la respiración. Soy médico y sé que no se puede vivir sin respirar. No obstante, eso fue lo que sucedió. Esta experiencia cambió mi vida. Creo que el tiempo que he pasado en mi clínica y en mi trabajo me ha sido prestado, que no me pertenece. Ignoro si tengo un gran destino”.

Ray Brown no se equivocaba tras intuir existía un propósito para su vida. Estaba a punto de averiguarlo.

Recreación de la pirámide denunciada por Ray Brown oculta bajo las aguas del Caribe

Recreación de la pirámide denunciada por Ray Brown oculta bajo las aguas del Caribe. Cortesía: Marcus Silverman.

Secretos del Guardián del Cristal e Iniciación Atlante

“Está nadando en el océano de la conciencia. Está deslumbrado por una luz cegadora (como Saulo en el camino a Damasco). Ve una pirámide cuya forma, como bien sabían los antiguos egipcios, aleja la atención del mundo de los “cuatro cuadrados” y la dirige hacia el cielo. La pirámide es azul como el lapislázuli, la piedra más sagrada de los antiguos egipcios, traída desde las montañas afganas y utilizada en sus imágenes sagradas para los ojos de los dioses. Está brillando como un espejo, el espejo en el que uno se enfrenta a sí mismo, al propio Sí mismo. Nada tres veces, el número clásico de iniciación. Entra a través de la oscuridad en el interior de luz de un espacio sagrado. La barra de oro del techo conduce la energía desde la fuente superior del espíritu a la tierra, donde está el transformador, la esfera de cristal”. Moyra Caldecott. Atlantis: The Crystal in the Bermuda Triangle, 1977.

Atravesada aquella experiencia traumática Ray Brown decidió volver a sus exploraciones en busca de galeones hundidos, plan que lo condujera nuevamente hacia las Bahamas, centrado en las hermosas Islas Berry como objetivo. Los cinco visitantes fueron recibidos por un violento temporal que les hizo perder todos sus aparejos. Tras cesar la tormenta los instrumentos sobrevivientes fueron presa de importantes desperfectos. Las brújulas comenzaron a girar locamente, y todo aparato magnético cesó de funcionar.

El actual guardián del cristal es Arthur Fanning un psíquico residente en Sedona, Arizona, retratado en una exhibición durante los eventos de 2011. Cortesía

El actual guardián del cristal es Arthur Fanning un psíquico residente en Sedona, Arizona, retratado en una exhibición durante los eventos de 2011. Cortesía: Youtube

Ray Brown y el resto de los buzos optaron por dirigirse hacia el noroeste de las Islas Berry, donde estaba por producirse un enorme descubrimiento. Observando las aguas turbias y embarradas, los buzos de pronto divisaron restos de enormes estructuras, que parecían pertenecer a una antigua ciudad sumergida. Aunque el hallazgo parecía “casual”, Ray Brown confesaría luego aquellos edificios eran ya conocidos por otros exploradores, en un secreto mantenido fuera del radar público, rara vez profanado debido a las cambiantes condiciones climáticas que solía alterar su localización y posterior estudio. Embelesados ante el emerger de esa enigmática ciudadela, los cinco buzos no dudaron en lanzarse al agua para así poder alcanzar sus dominios. Iniciada su navegación, Ray Brown pronto se sintió cansado y decidió refugiarse en un banco de coral. Pocos minutos después una luz brillante comenzó a iluminar el paisaje, transmitida por una enorme pirámide de color lapislázuli. Su belleza era incomparable. Ray Brown creyó ser presa de una visión.

El atribulado Brown tomó valor y decidió acercarse. El edificio le recordó las tradicionales pirámides egipcias, aunque de una superficie espejada. Las piedras encajaban a la perfección finamente pulimentadas, y sin juntura alguna. Brown calculó tan solo treinta metros de la pirámide parecía emerger del océano, tal su dimensión. Toda la estructura aparentaba cerramiento y nada hacía pensar existencia de una entrada, pero Ray Brown se llevaría una sorpresa cuando al examinar por tercera vez la cúspide de la pirámide se topó con una apertura. Tras acceder Brown notó un cuarto rectangular, que en su parte superior tenía forma piramidal. En la cúspide del techo sobresalía un cilindro de quizás unos ocho centímetros de diámetro, que, aunque aparentaba oro no lo era.

El cristal actualmente se encuentra fracturado luego de ser hervido para quitarle su mala energía, aún si sigue siendo resistente

El cristal actualmente se encuentra fracturado luego de ser hervido para quitarle su mala energía, aún si sigue siendo resistente. Cortesía: medium.com

Seguía describiendo Brown:

“En el centro del cuarto había un soporte de piedra labrada y en su parte superior un parapeto con sus bordes enrollados. Encima de éste dos manos metálicas de tamaño natural y dentro de ellas estaba el cristal metálico que procedía del techo, apuntando directamente sobre el cristal. En el extremo del cilindro había una piedra roja tallada en facetas que terminaba en una punta muy fina. Alrededor de esta estructura había siete grandes sillas, una de ellas ligeramente elevada por una plataforma de piedra. Nadé hasta el techo y pasé los pies por el borde para intentar arrancar el cilindro de metal. Estaba seguro era de oro, no se movió”.

Ray Brown siguió intentando desmontar el cilindro dorado, pero le fue imposible. Agotado por la situación Brown decidió sentarse en una de las sillas, que recordaría compuesta por apoyabrazos y muy cómoda. Mientras descansaba notó el cristal comenzó a brillar con intensidad. Embelesado el audaz buzo decidió probar suerte, y tras acercarse al cristal logró quitarle el soporte metálico (compuesto por dos manos de bronce con sus palmas doradas). Al examinar el diseño con más atención, Brown divisó quemaduras en las palmas de esas manos mecánicas como si un calor intenso las hubiera irradiado.

A los pocos minutos de alzarse con la esfera de cristal, Ray Brown comenzó a escuchar una voz que parecía emerger de aquella estructura piramidal escuchando lo siguiente:

“Has venido y ahora tienes lo que has venido a buscar. Ahora vete y no vuelvas más”.

Una vez todos en superficie los demás buzos reportaron similar experiencia a la narrada por Brown, especialmente en lo referido a la voz misteriosa. Además de la esfera de cristal otros artefactos fueron recuperados, localizados en una especia de Biblioteca o Galería de Arte.  Brown confesaría después, muchos de los mismos semejaban calculadoras de bolsillos portando pantallas, pero sin botones. Y aunque intentaron entender su mecanismo, nunca pudieron hacerlos funcionar. Otras construcciones reportadas tenían forma abovedadas. Salvo la esfera de cristal el resto del material permanece en las sombras, y nunca han circulado fotografías.

Ray Brown jamás volvió a bucear en esa zona, y desde entonces consagró su vida a proteger el cristal, y aunque con los años evitaría responder en público si aquella ciudadela sumergida vinculaba a la mítica Atlántida, en su fuero interno no albergaba dudas se trataba del continente perdido.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El Cristal Atlante ¿Oopart de otro mundo?

“Tarde cinco años en mostrar el cristal al público y es este cristal el fruto de mi experiencia. No se si en realidad morí durante la preparación para encontrar el cristal, juzgad vosotros mismos. Ahora me siento diferente, mi mente y mis pensamientos son muy diferentes”. Ray Brown describiendo su extraordinario hallazgo durante una conferencia privada en la década del setenta.

Durante cinco años Ray Brown mantuvo silencio sobre su hallazgo, hasta que en 1975 decidió compartir al mundo la extraordinaria esfera de cristal, incluso, llegó a presentar su historia en el popular programa de Leonard Nimoy, In Search Of, donde en un episodio dedicado a la Atlántida contó su experiencia. No obstante, sus exhibiciones fueron contadas, intentando no atraer demasiada atención sobre el cristal, tal vez por miedo a perderlo si le fuera reclamado por algún gobierno.

En una de esas escasas conferencias Ray Brown aceptó responder algunos interrogantes sobre las cualidades del cristal.

Dijo los análisis efectuados señalan una parte de cuarzo y otra metálica en su constitución, marcando una verdadera rareza. Brown creía el mismo fue tallado para adecuarlo. Al parecer el cristal tiene la capacidad de absorber energía, que cuando es tocado produce un hormigueo en la piel. En ciertas ocasiones el cristal parecer activarse solo, y brilla con mucha intensidad. Posee también propiedades ocultas, facilitando ampliación del pensamiento, y energía de cualquier tipo.

En 1995 un buzo de Jacques Cousteau halló una extraña esfera en un volcán de Chile, que luego desapareció. Solo sobrevive esta foto

En 1995 un buzo de Jacques Cousteau halló una extraña esfera en un volcán de Chile, que luego desapareció. Solo sobrevive esta foto. Archivo Personal / Débora Goldstern

El cristal es capaz también de alterar las brújulas, que empiezan a girar en forma contraria a las manecillas del reloj. La esfera también sorprende por un curioso diseño interno donde se destaca una pirámide casi perfecta, y que una observación profunda lleva a visualizar otras dos pirámides más. Una cuarta puede comprobarse al accederse a un estado de meditación. Otros testimonios señalan existencia de un gran ojo humano observando fijamente.

Aunque el cristal es capaz de revertir dolencias físicas, muchas veces esas mismas enfermedades son retransmitidas a otras personas, demostrando cierta peligrosidad en su manipulación, como si por momentos se revelara ingobernable. Y es por eso muchas veces se lo mantenía cubierto. Uno de los fenómenos más intrigantes rodeando el cristal es la visión de Thot, espíritu que de vez en cuando se materializa en su presencia, y que se cree habría sido su primer dueño. Recordemos Thot en el antiguo egipcio fue considerado el padre de la escritura, ciencia, magia, y muerte entre otros atributos. Algunos psíquicos mencionaron a Ray Brown la esfera de cristal pudiera haber tenido su origen en Sirio. Según contara Ray Brown en algunas oportunidades el cristal le fue sustraído, aunque regresara a sus manos una y otra vez. Ray Brown falleció en 1996 cumplidos 89 años. Siempre mantuvo su versión, y a pesar de sus detractores nunca alteró su narrativa.

Recreación de antigua tecnología atlante usada para el rejuvenecimiento de cuerpos mediante el uso de cristales

Recreación de antigua tecnología atlante usada para el rejuvenecimiento de cuerpos mediante el uso de cristales. Archivo Personal / Débora Goldstern

Poco antes de fallecer el cristal fue entregado a un psíquico de Sedona, Arizona, Arthur Fanning quién actualmente es el actual guardián del poderoso cristal. De vez en cuanto se muestra en público, aunque un descuido hizo se quebrara una de sus partes. Irónicamente un año antes de conocerse la muerte de Ray Brown 1995, una pequeña esfera de cristal fue recuperada por Henry García, un buzo de Jacques Cousteau hallada en una laguna del volcán Licancabur, San Pedro de Atacama, norte de Chile. La esfera hallada pareció repetir algunos de los fenómenos atribuidos a la pieza de Ray Brown, especialmente en cuanto a su brillo intenso, aunque con la particularidad que su contacto producía quemazón. Tan solo sobrevive una foto ya que se perdió. Hasta Aquí.

Curiosidad

En 2012 el ufólogo británico Nick Redfern publicó The Pyramids and the Pentagons (Las Pirámides y el Pentágono), exponiendo inquietantes revelaciones involucrando a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en investigaciones más que insólitas. Según revelaciones obtenidas por Redfern de un antiguo funcionario que trabajara para Jimmy Carter, H.P. Albarelli, Jr, durante la década del sesenta la CIA que estaba estudiando los alterados de la mente, se interesó en el trabajo del famoso vidente Edgar Cayce. Al parecer algunos espías enviados por la CIA se infiltraron en la ARE (Asociación para la Investigación y la Ilustración), con sede en Virginia Beach, y donde actualmente se conserva el legado de Cayce. Redfern sostiene, la CIA estaba interesada en las famosas lecturas que Cayce revelara sobre sus visiones de la Atlántida, incluyendo reportes de una antigua tecnología olvidada, basada en el uso de cristales.

Conclusión

Este caso que vengo siguiendo hace décadas aún reclama muchas pistas por investigar. Lamentablemente su principal protagonista ya no está con nosotros, y en vida pocos estudiosos tuvieron oportunidad de confrontarlo. Charles Berlitz que lo conoció guardaba cierto rencor en el relato de su encuentro, debido al silencio que mantuvo Ray Brown en cuanto a revelar la verdadera localización de su hallazgo, sembrando desconfianza en su testimonio. Sn embargo, la esfera en sí misma hace ver que Brown se topó con algo muy misterioso y quizás incomprendido. Estamos ante un hombre que atravesó la muerte y regresó para contarlo. Un iniciado en los misterios, como dirían los viejos textos, nada menos. Continuará.

Un artículo escrito por Débora Goldstern; colaboradora de CodigoOculto.com

Bibliografía

Libros:

  • Berlitz, Charles. (1984). La Atlántida, el octavo continente. Barcelona: Planeta.
  • Ellegion, Michael; Light, Aurora. (2008). Prepare for the Landings! Arizona: Marcia L. Walker.
  • Pachan, Jean. (1978). Bermudas. El Triángulo de las Bermudas. Base secreta de los ovnis.
    Barcelona: Martínez Roca.
  • Redfern, Nick. (2012).The Pyramids and Pentagons. USA: New Page Books.
  • Silverman, Marcus. (1977). La Pirámide Sumergida del Triángulo de las Bermudas.
    Barcelona: Martínez Roca.
  • Thot, Max. (1981). Las Profecías de las Pirámide. Bogotá: Martínez Roca.

Sitios web:

  • Atlantis For Schung
    Pirámide de cristal de Ray Brown.
    https://atlantisforschung.de/index.php?title=Ray_Browns_Kristallpyramide
  • Crónica Subterránea
    Goldstern, Débora. La Tecnología Perdida de la Atlántida.
    https://cronicasubterranea.blogspot.com/2008/06/la-tecnologa-perdida-de-la-atlntida.html
  • Crystalinks
    La experiencia de la pirámide de cristal de Ray Brown. La supuesta esfera de cristal.
    https://www.crystalinks.com/atlantean_crystal_sphere.html
  • Eye of the Psyche
    Coppens, Philip. La pirámide submarina de Bimini.
    https://www.eyeofthepsychic.com/nap_art15/
  • Medium
    Vasallo, Eric A. ¿El Orbe Saqueado de la Atlántida…?
    https://medium.com/@Eric__INK/the-looted-orb-of-atlantis-or-not-89ea871b6120
  • Mysterius América
    Little, Greg. El cristal “atlante” del Dr. Ray Brown: ¿Cuál es la historia completa?
    https://mysterious-america.com/brown’scrystal.html

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario aquí en codigooculto.com. También puedes unirte a nuestro Grupo oficial de Facebook, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Débora Goldstern

Débora Goldstern

Autor

Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

1 Comentario

  1. Alberto Nadgar

    La historia no estaría completa si se hubiese entrevistado a la Arqueóloga Ana María Barón quien acompaño a ese buso al interior del volcán Licancabur, conozco de primera fuente es fotografía expuesta en dependencias de la afamada arqueóloga quién participo en ese descubrimiento de la esfera de cristal del volcán licancabur

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…

El misterio de los antiguos monumentos megalíticos

El misterio de los antiguos monumentos megalíticos

Los monumentos o construcciones megalíticas son grandes construcciones de más de 5000 años de antigüedad que se encuentran en la zona atlántica de Europa. No se sabe quiénes los construyeron y ni el motivo, aunque se presumen varias funciones de estos magníficos...