Historia oculta: ¿Han colapsado 32 civilizaciones hasta ahora en la Tierra? ¿Somos la siguiente?
Publicado el 05 Nov 2023
© Imagen: Youtube

La historia de la Tierra es un libro casi sin fin. Desconocemos muchas de esas páginas. Varias se han desintegrado por el paso del tiempo, y sin contar algunas otras que fueron rotas deliberadamente. En los miles de millones de años que nuestro planeta ha vagado por el espacio muchas civilizaciones pudieron nacer, desarrollarse y colapsar. Para algunos investigadores, este número se contaría en decenas. Pero, ¿dónde están las huellas de esas antiguas culturas? ¿Fueron humanos como nosotros? Y… ¿somos la siguiente en desaparecer?

Como bien puede intuirlo cualquier lector concurrente de este sitio, recurrimos habitualmente a las lecciones históricas para subrayar que esta vez no es diferente.

Te puede gustar:

Una civilización en colapso

A lo largo del siglo XVIII, por ejemplo, Francia fue la mayor superpotencia de Europa, si no del mundo. Pero se volvieron complacientes, creyendo que tenían una especie de “derecho divino” a reinar de modo supremo, y que podían ser tan fiscalmente irresponsables como quisieran.

El gobierno francés gastaba el dinero como marineros ebrios; tenían importantes programas de bienestar, hospitales gratuitos y grandes monumentos.

Mantenían vastos territorios en ultramar, participaban en guerras constantes e incluso tenían su propio servicio de inteligencia intrusivo que espiaba a reyes y súbditos por igual.

Por supuesto, no podían pagar nada de esto.

Los déficits presupuestarios franceses estaban fuera de control, y recurrieron a un fuerte endeudamiento y a una rápida devaluación de su moneda.

Puede que esto les suene familiar.

Al final, la economía francesa fracasó, trayendo consigo un periodo de 26 años de hiperinflación, guerra civil, conquista militar y genocidio.

Colapso de una antigua civilización

Crédito de imagen: Pinterest

Cuando las sociedades alcanzan niveles insostenibles, llega el fin

La historia está llena de ejemplos, desde la antigua Mesopotamia hasta la Unión Soviética, que demuestran que siempre que las sociedades alcanzan niveles insostenibles de consumo y asignación de recursos, se colapsan.

Un reciente trabajo de investigación financiado por NASA pone de relieve esta misma premisa. Según los autores:

“Los colapsos de civilizaciones, incluso avanzadas, se han producido muchas veces en los últimos cinco mil años, y con frecuencia fueron seguidos de siglos de declive demográfico y cultural y de regresión económica”.

Los resultados de sus experimentos muestran que algunas de las tendencias más claras que existen en la actualidad -consumo insostenible de recursos y estratificación económica que favorece a la élite- pueden desembocar muy fácilmente en un colapso.

De hecho, escriben que “el colapso es muy difícil de evitar y requiere grandes cambios políticos”.

No son precisamente buenas noticias. Pero aquí está la cosa: entre deudas masivas, déficits, impresión de dinero, guerras, agotamiento de recursos, etc., nuestra sociedad moderna parece plagada de estos riesgos.

Y, ciertamente, la historia demuestra que las potencias dominantes siempre están cambiando. Los imperios surgen y desaparecen. El sistema monetario mundial cambia constantemente. El contrato social imperante cambia constantemente.

Pero hay una tendencia MUCHO mayor a lo largo de la historia que supera a todas las demás… y esa tendencia es el AUMENTO de la humanidad.

Una sociedad en decadencia

Crédito de imagen: Bing IA / Fernando T.

Dependientes de un Orden Mundial en declive. Viene un reinicio

Los seres humanos somos fundamentalmente creadores de herramientas. Tomamos los problemas y los convertimos en oportunidades. Encontramos soluciones. Nos adaptamos y superamos.

El mundo no se acaba. Se va a reiniciar. Hay una gran diferencia entre ambas cosas. Piensa en el sistema en el que vivimos.

Una pequeña élite tiene el control total de la oferta monetaria. Manejan redes de espionaje intrusivas y armas de destrucción masiva. Pueden confiscar la riqueza de otros a su entera discreción. Pueden endeudar a las generaciones venideras.

Curiosamente, estas son las mismas personas que son tan incompetentes que no pueden organizar algo simple. No funciona. Y casi todo el mundo lo sabe.

Al crecer nos enseñan que “Nosotros, el pueblo” tenemos el poder de lograr un cambio radical en las urnas. Pero esto es otro cuento de hadas. Votar sólo cambia a los jugadores. No cambia el juego.

La tecnología es uno de los principales factores de cambio. La tecnología existe hoy para revolucionar completamente la forma en que vivimos y nos gobernamos.

El sistema actual es sólo un modelo del siglo XIX aplicado a una sociedad del siglo XXI. Es decir, ¿una sala llena de hombres tomando decisiones sobre cuánto dinero imprimir? Es tan anticuado que resulta casi cómico.

Pero dado que la mayoría de los gobiernos occidentales piden dinero prestado sólo para pagar los intereses del dinero que ya han pedido prestado, es obvio que el juego actual está casi acabado.

Cuando termine, habrá un reinicio… potencialmente tumultuoso. Por eso conviene tener un plan B y no poner todos los huevos en la misma cesta.

Después de todo, ¿para qué molestarse en trabajar tan duro si todo lo que has conseguido o lo que has proporcionado a tus hijos está atado a un país con unos fundamentos pésimos?

Si estás de acuerdo conmigo, no dudes en compartir este artículo con tus amigos para que ellos también puedan prepararse un plan B. Se alegrarán de haberlo hecho.

La investigación titulada “Human and nature dynamics (HANDY): Modeling inequality and use of resources in the collapse or sustainability of societies” fue publicada en Ecological Economics.

Ojo al piojo:

La pregunta “¿somos los siguientes en colapsar?” quizá no sea necesaria responder, ya que cada día que pasa la respuesta parece generarse de forma automática. Pensemos en las guerras, el clima extremo (cosas que antes no se veía tan a menudo: sequías, huracanes cat. 5, olas de calor, incendios en casi todo el mundo, etc), la posterior hambruna generalizada y que algunos países ya están viviendo hace algunos años. Son solo síntomas de un declive que, como cada civilización anterior a nosotros, conducen a un destino oscuro. Como humanos tenemos la inteligencia y la tecnología para hacer frente al colapso y aumentar muchos más años de “vida en la Tierra” especialmente para las siguientes generaciones; pero lamentablemente parece importar poco pensar en el mañana, y solo vivimos el presente, explotando y extrayendo todo lo que necesitamos e incluso lo que no. Si ese comportamiento continúa, tan solo tendremos unas pocas décadas de sobrevivencia.

No es mi afán alarmarlos o asustarlos, pero creo que todo aquel que tenga los ojos bien abiertos percibe la situación crítica que estamos viviendo. ¡Es actuar ahora, sino colapsar! Fernando T.

Autor: Simon Black. Fuente: sovereignman.com

¿Te gustó este contenido? Te invito a compartirlo con tus amigos. También puedes seguirnos en nuestra Fan Page, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestro Grupo Oficial y a nuestra comunidad en Telegram.

Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Apoya nuestro trabajo

Con tu ayuda podremos seguir creando contenidos e informándote a diario. Apoya nuestro trabajo. ¡Gracias!

SUSCRÍBETE GRATIS A NOTICIAS

Síguenos en Telegram
Síguenos en TikTok / codigoocultocom

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine

También te podría interesar…