El dodecaedro romano es un artefacto geométrico de bronce con 12 caras. Data de los siglos 2 o 3 de nuestra era.

Son más de 100 dodecaedros y se han encontrado en países del antiguo imperio romano: Gran Bretaña, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Holanda, Alemania, Suiza, Austria y Hungría. No hay registros sobre ellos, así que su propósito permanece en un misterio total. Pudieron haber sido juguetes de bronce, medidores astronómicos para la siembra o artefactos sagrados druidas-romanos.

Sus tamaños varían entre 4 y 11 centímetros. Cada cara es un pentágono y muchas veces vemos que cada cara tiene cavidades o agujeros. También estaban decorados con perillas.

Dodecaedros romanos y su misteriosa función

Dodecaedro romano: ¿para qué fue utilizado este misterioso y antiguo artefacto?
Dodecaedro romano en el museo Gallo-Romeins Museum, Tongeren, Bélgica. Crédito: Carole Raddato / Wikimedia commons

Algo confuso para descubrir su propósito es que han sido hallados en diversos tipos de sitios arqueológicos romanos: campos militares, baños públicos, templos y tumbas. Hay varias hipótesis sobre su función:

  • Servían de candeleros, ya que se halló cera dentro de un dodecaedro
  • Armazones para tejer
  • Dados de juegos
  • Para mediciones
  • Artefactos para definir o medir la época conveniente para plantar granos durante el invierno
  • Medidor de calibre para tuberías de agua
  • Decoraciones para cetros o báculos
  • Juguetes para ser lanzados y enganchados en palos o varillas
  • Juguetes para lanzarle piedras a los agujeros a la distancia
  • Esculturas geométricas

Sobre la hipótesis de medición, se teoriza que con ellos se medían distancias en el campo de batalla, como para calcular trayectorias de flechas o jabalinas. Pero no hay evidencia que apoye esa hipótesis.

¿Herramientas astronómicas? ¿Reliquias druídicas?

Dodecaedro romano: ¿para qué fue utilizado este misterioso y antiguo artefacto?
Dodecaedro en el Museo Hunt, Irlanda. Crédito: Hunt Museum / Wikimedia commons

LEE MÁS: 

Como mencionamos, los dodecaedros también pudieron haber sido dispositivos de medición astronómica. De acuerdo a G.M.C. Wagemans, con el dodecaedro los romanos medían el «ángulo de la luz solar» y de esa manera se precisaba un día específico en la primavera, otro día en invierno y otro en el otoño.

Esos días eran «probablemente de importancia para la agricultura» (para sembrar cereales). Sin embargo, se puede criticar que los dodecaedros romanos no funcionaban como estándar de medición, ya que tenían tamaños muy diversos.

Otra teoría dice que fueron artefactos sagrados de los druidas de Britania o Caledonia o de sacerdotes de la antigua Galia romana (actual Bélgica, Francia y Suiza). Las 12 caras y agujeros podrían representar el cosmos y fenómenos celestes (¿los 12 signos del Zodíaco, tal vez?). El problema es que no hay registros sobre ello, aunque un texto de Plutarco sobre el Zodíaco podría ser una prueba.

También hay un icosaedro romano que acrecienta el misterio (un poliedro de 20 caras). Había sido clasificado erróneamente como dodecaedro y por 40 años permaneció olvidado en el depósito de un museo. Ahora es exhibido en el Museo Rheinisches Landesmuseum en Bonn, Alemania.

Dodecaedro romano: ¿para qué fue utilizado este misterioso y antiguo artefacto?
Dos dodecaedros y un icosaedro, Museo de Rheinisches Landesmuseum en Bobb, Alemania. Crédito: Kleon3 / Wikimedia commons

¿Misterio resuelto?

Entre las teorías más aceptadas entre historiadores está en que fueron armazones para tejer guantes. La idea es que los dedos se colocaban en los agujeros para ir tejiendo los guantes y de esa manera queden bien medidos con los tamaños distintos de manos. En el siguiente vídeo hay una demostración (se utilizó un dodecaedro romano impreso en 3D):

Esta demostración podría ser la principal prueba de su uso textil, sin embargo, como vemos, varias otras hipótesis apuntan a propósitos diversos. Las más interesantes son la que hablan sobre mediciones astronómicas o de reliquias religiosas druidas-romanos. Es muy inquietante cómo se convirtieron en un gran misterio histórico.

Por: Erick Nielssen

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here