Un hallazgo arqueológico encontrado en terreno sudafricano, pudiera cuestionar todo lo que se nos ha enseñado sobre el origen del hombre en el planeta. Se trata de un inusual cráneo de más de 260.000 años de antigüedad, con una forma similar a los cráneos modernos. Un descubrimiento verdaderamente intrigante, que desafía claramente a la teoría de la evolución.

El origen del ser humano sobre la Tierra: una cuestión debatida

El origen de los seres humanos sobre el planeta Tierra sigue siendo una cuestión debatida. En todo el mundo, millones de personas sostienen que, en los albores de la historia, seres divinos crearon el universo, nuestro mundo y todo lo que lo llena, incluyendo al hombre. Por otro lado, la teoría evolutiva presenta un enfoque que apuesta más a la casualidad que al diseño inteligente, con un aire científico cautivador.

Cráneo de Florisbad de 260.000 años: desafiando la Teoría de la Evolución
El cráneo de Florisbad de 260.000 años. Crédito: Smithsonian Institution

Por décadas, la teoría de la evolución se ha aceptado y enseñado abiertamente en la mayoría de centros educativos de todo el mundo. Una de las ramas del saber donde ha conseguido cobijo ha sido la arqueología, particularmente el estudio de restos fósiles. Pero el hallazgo de un inusual cráneo ha hecho tambalear a los pilares que sostienen a la evolución.

El cráneo de Florisbad, encontrado en Sudáfrica en 1932 por el profesor Thomas Dreyer, presenta una apariencia muy similar al cráneo del actual Homo sapiens. Esto sugeriría que, en una etapa tan temprana de la prehistoria humana, una raza de Homo sapiens ya había alcanzado buen desarrollo. Los estudios realizados al cráneo de Florisbad no dejan de provocar más preguntas.

Podría interesarte: Enigmáticos petroglifos de 8.000 años revelan seres desconocidos en Sego Canyon, Utah

Suposiciones y conjeturas en torno al cráneo de Florisbad

Desde el descubrimiento del cráneo de Florisbad, se planteó la hipótesis de que era perteneciente a una población temprana de Homo sapiens. Para el año 1935, se logró establecer un vínculo entre el San o Bosquimano del sur de África y el cráneo de Florisbad. Por esta razón, el profesor Dreyer propuso para su hallazgo el nombre de Homo helmei, caracterizando así a este espécimen intermedio.

Cráneo de Florisbad de 260.000 años: desafiando la Teoría de la Evolución
Fragmento del cráneo de Florisbad. Crédito: E. Bruner et al

Con todo, análisis posteriores no lograron respaldar la hipótesis de una continuidad regional basada en características locales. Además, algo que se hizo notar desde el mismo principio, fue la similitud de esta pieza ósea con la de los neandertales. Los investigadores destacan el parecido entre la morfología de la ceja y la curvatura frontoparietal.

Lo que puede significar la existencia del cráneo de Florisbad

Para Emiliano Bruner, paleoneurólogo del Centro Nacional de la Investigación sobre la Evolución Humana, la existencia del cráneo de Florisbad es muy valiosa. Afirma que podría ser la clave para investigar el origen de los seres humanos sobre el planeta. Desde su perspectiva, el cráneo puede pertenecer a una población temprana de Homo sapiens, o incluso a otro linaje humano independiente y paralelo. Sea como sea, cada vez hay más razones para redefinir nuestra comprensión actual sobre la teoría evolutiva.

Por ejemplo, en Europa y Asia se han encontrado fósiles humanos con una mezcla de caracteres irregulares. En la zona del rostro, se aprecia rasgos altamente evolucionados, similares a los cráneos actuales. Pero en la zona posterior del mismo, la presencia de caracteres primitivos sugiere una sola cosa: la evolución humana no ocurrió de forma lineal, sino en mosaico.

Podría interesarte: Profecía de los «Guerreros del Arco Iris» y el futuro de la Tierra: «Regresar a lo elemental y empezar de nuevo»

Los misteriosos cráneos de Apidima

Cráneo de Florisbad de 260.000 años: desafiando la Teoría de la Evolución
El cráneo 2 de Apidima (Grecia), atribuido a un neandertal, y su reconstrucción digital. Crédito: Universidad de Tubinga.

Otro hallazgo que hace tambalear a la teoría evolutiva son los misteriosos cráneos de Apidima, Grecia, de más de 210.000 años de antigüedad. Ambos cráneos fueron hallados a pocos centímetros uno del otro. Pero, al intentar fecharlos, se descubrió que están separados uno del otro por más de 40.000 años. Además, uno de ellos pertenecía a un individuo con características anatómicamente modernas.

Los estudios continúan, pero hasta la fecha, este cráneo podría ser el ejemplo de Homo sapiens jamás descubierto fuera del continente africano. De ser cierta las afirmaciones al respecto, el cráneo sería unos 160.000 años más antiguo que cualquier fósil de Homo sapiens hallado en Europa.

El origen de las especies aún sigue siendo objeto de debate

Tanto el inusual cráneo de Florisbad como los cráneos de Apidima, han generado nuevos debates sobre lo fiable que puede ser la teoría evolutiva. Muchas preguntas siguen sin respuesta, y el origen de las especies continuará siendo objeto de investigación, conjeturas y suposiciones.

Escrito por: Luisa Lugo, redactora de CodigoOculto.com

Imagen de portada: referencial. Cráneo de 3.8 millones de años de Australopithecus Anamensis. Cortesía: qz.com

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here