¿Qué conexión existe entre la estrella Alfa Draconis y las Pirámides? Este artículo de la autora Conny Waters, nos revela datos interesantes.

Alfa Draconis, también conocido como Thuban, se encuentra a unos 270 años luz de distancia en la constelación norteña de Draco.

A pesar de su designación «alfa», brilla como la cuarta estrella más brillante de Draco. La fama de Thuban surge de un papel histórico que desempeñó hace miles de años, cuando se estaban construyendo las primeras pirámides en Egipto.

¿Pueden las nuevas observaciones astronómicas arrojar luz sobre lo que motivó a los constructores de las pirámides egipcias?

Los astrónomos que utilizaron datos del Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS) de la NASA se sorprendieron cuando descubrieron que la estrella brillante Alfa Draconis y su compañero más débil, conocido anteriormente, en realidad sufren eclipses mutuos.

Los estudiantes de egiptología ya saben que los antiguos egipcios eran hábiles astrónomos que observaban los cielos con regularidad y rastreaban varios objetos celestiales.

Conexión entre Alfa Draconis y las Pirámides es revelada

Investigaciones anteriores han revelado que el antiguo calendario egipcio de Cairo 86637 es el documento histórico más antiguo conservado de observaciones a simple vista de una estrella variable, la binaria eclipsante Algol, una manifestación de Horus, un dios y un rey.

Se ha confirmado que los antiguos egipcios conocían la variabilidad de Algol o la «Estrella Endemoniada» ​​3.000 años antes que los astrónomos occidentales.

Los astrónomos sugieren que ahora es posible que el primer eclipse de la antigua Estrella Polar haya jugado un papel clave en la construcción de las pirámides de Egipto.

Hace unos 4.700 años, la estrella Thuban pudo haber servido como la Estrella Polar. Apareció como la más cercana al polo norte en el eje de rotación de la Tierra, el punto alrededor del cual todas las otras estrellas parecen girar en su movimiento nocturno.

Hoy, este papel lo desempeña Polaris, una estrella más brillante en la constelación de la Osa Menor. El cambio ocurrió porque el eje de rotación de la Tierra realiza una oscilación cíclica de 26.000 años, denominada precesión, que altera lentamente la posición del polo de rotación en el cielo.

La Estrella Polar o Thuban es en realidad un par de estrellas y la estrella más grande del par es más de cuatro veces más grande y más caliente que el Sol. La temperatura de la superficie de la estrella más grande es de aproximadamente 17.500 grados Fahrenheit. Su compañero, que es cinco veces más débil, probablemente tenga la mitad del tamaño del primario y sea un 40% más caliente que el Sol. Estudios anteriores sugirieron que Thuban mostraba pequeños cambios de brillo que duraban aproximadamente una hora, lo que sugiere la posibilidad de que la estrella más brillante del sistema estuviera pulsando.

Conexión entre Alfa Draconis y las Pirámides es revelada
La estrella Alpha Draconis (en un círculo), también conocida como Thuban, es conocida desde hace mucho tiempo por ser un sistema binario. Ahora, los datos del TESS de la NASA muestran que sus dos estrellas sufren eclipses mutuos. Crédito: NASA / MIT / TESS

Angela Kochoska, investigadora postdoctoral en la Universidad de Villanova en Pensilvania, dijo en un comunicado:

“Los eclipses son breves, duran sólo seis horas, por lo que las observaciones desde tierra pueden pasarlos por alto fácilmente. Y debido a que la estrella es tan brillante, habría saturado rápidamente los detectores del observatorio Kepler de la NASA, lo que también enmascararía los eclipses”.

Muchos científicos creen que los antiguos egipcios confiaban en las brillantes estrellas Big Dipper y Little Dipper para alinear sus pirámides en dirección norte-sur con una precisión de hasta 0.05 grados. Sin embargo, todavía se debate cómo los constructores de pirámides tomaron medidas precisas para la alineación. Dado que la inclinación del eje de la Tierra ha cambiado con el tiempo, también lo han hecho las posiciones de las estrellas.

Usando un sofisticado software astronómico, los científicos han podido rebobinar el reloj astronómico y estudiar el cielo en el momento en que se construyeron las pirámides. Estos estudios mostraron que las dos estrellas giraban alrededor del polo opuesto entre sí en el cielo del Reino Antiguo y una línea imaginaria unía estas estrellas, pasaba por el polo norte.

Esto significa que cuando ambas estrellas se colocan verticalmente una encima de la otra, ambas marcan la posición del norte verdadero para los constructores de pirámides. En este caso, si el cálculo es correcto, la construcción de la Gran Pirámide en Giza comenzó entre 2485 y 2475 a.C.

Esta animación ilustra un modelo preliminar del sistema Thuban, ahora conocido por ser un binario eclipsante gracias a los datos de TESS. Las estrellas orbitan cada 51.4 días a una distancia promedio ligeramente mayor que la distancia de Mercurio al Sol. Vemos el sistema a unos tres grados por encima del plano orbital de las estrellas, por lo que experimentan eclipses mutuos, pero ninguno de los dos está completamente cubierto por su socio. Crédito: NASA / USRA

Padi Boyd, científico del proyecto TESS en el Goddard Space Flight Center de la NASA, dijo en un comunicado:

“Descubrir eclipses en una estrella conocida, brillante e históricamente importante resalta cómo TESS impacta a la comunidad astronómica en general. En este caso, los datos de TESS ininterrumpidos y de alta precisión se pueden utilizar para ayudar a restringir los parámetros estelares fundamentales a un nivel que nunca antes habíamos logrado”.

Fuente: messagetoeagle

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here