En la vida existen personas buenas, que obran para bien y personas malas, que viven de hacer el mal, sin embargo, muchos hemos vistos como los primeros, en ocasiones, viven muy poco, pero los segundos tienen una vida larga y plena ¿Por qué? La respuesta es más sencilla de lo que creemos y los responsables son los Arcontes.

Hace unos días explicamos la posibilidad de que los arcontes estén utilizando nuestro miedo por la grave situación en el que se encuentra el mundo actual, para alimentarse.

Y es que esto no es algo nuevo, de hecho, estos seres parasitarios han estado presentes en el planeta desde hace miles de años, usando a las personas e influyendo negativamente en sus vidas.

De esta forma, las personas se ven dominadas por emociones negativas como el odio, la envidia y el sufrimiento, lo que les sirve de alimento.

¿Pero cómo podemos defendernos? ¿Cómo es posible evitar que los arcontes se alimenten de nuestra energía, de nuestra alma? Todos hemos tenidos pensamientos negativos en algún momento de nuestra vida, todos hemos tenidos emanado malos sentimientos ¿Cómo podemos evitarlo?

Corrado Malanga y el ataque arconte

¿Cómo defendernos del ataque de los Arcontes? ¡Evita que se alimenten de tu miedo!
Corrado Mangala, profesor de química orgánica que ha dedicado su vida a combatir la influencia de los arcontes en la humanidad. Cortesía: abajocomoarriba.blogspot.com

Empecemos hablando de una persona que ha decidido dedicarse de lleno a este tema y al de las especies extraterrestres parasitarías; el doctor y químico Corrado Malanga.

Malanga, profesor de química orgánica en la Universidad de Pisa, ha dedicado su vida a estudiar este tipo de especies que se alimentan del alma y la energía de los humanos, dejando de lado el «juego de pruebas», que el mismo doctor se ha cansado de demostrar, pero que de alguna manera, terminan desapareciendo. De otra forma, este hombre entendió que la élite que controla nuestro mundo siempre está un paso delante de todos.

Por eso decidió ayudar directamente a las personas que sufren los ataques y ven que su energía es drenada a través de las emociones negativas.

Para hacer esto, Malanga «divide» a la humanidad en cuatro elementos; cuerpo, mente, espíritu y alma, los cuales conviven dentro de una especie de «vector», que vendrían a ser el espacio, el tiempo y la energía.

Sin embargo, cada uno de estos elementos carece de uno de los conceptos que se encuentran dentro del vector:

El cuerpo posee espacio, tiempo y energía; pero carece de conciencia. La mente posee conciencia, espacio y tiempo, pero no tiene energía. El espíritu posee conciencia, tiempo y energía, pero no así espacio y por último, el alma, quien posee conciencia, energía y espacio y no tiene tiempo”.

¿Qué buscan los arcontes del ser humano?

¿Cómo defendernos del ataque de los Arcontes? ¡Evita que se alimenten de tu miedo!
Los arcontes buscan el arma de las personas y que ellos carecen de una. Crédito: Gerd Altmann / Pixabay

Sabiendo esto, podemos notar algo interesante, y es que el alma carece del tiempo, no entiende de temporalidad. En pocas palabras, es eterna.

Los arcontes, son seres espirituales y mentales; ellos no necesitan un cuerpo físico, pues son capaces de tomar forma física a placer, una de las maneras de influir en las personas. Sin embargo, la mente y el espíritu están regidos al tiempo. O sea que en algún momento, morirán.

Es por esa razón que estos seres buscan el alma del ser humano y la consiguen a través de la negatividad que nos engulle a través de los sentimientos.

Como corrompen al ser humano

¿Cómo defendernos del ataque de los Arcontes? ¡Evita que se alimenten de tu miedo!
Los arcontes se valen de experiencias pasadas negativas, la culpabilidad, el miedo. Incluso llegan a alterar recuerdos para dañar a las personas. Crédito: Lothar Dieterich / Pixabay

Su trabajo es hacer que las personas emanen sentimientos negativos, esto lo consiguen a través de imágenes de sus vidas pasadas, apuntando al mal que han hecho a otras personas, haciéndolos sentir culpables, entre otros.

Aunque muchas veces estos recuerdos ni siquiera son reales y no son más que simples manipulaciones.

Los arcontes consiguen esto ya que, normalmente, se muestren como seres de luz, por lo que muchas personas caen fácilmente en su trampa.

También pueden actuar a través de la  parálisis del sueño o tomando forma humana para influir en la vida de las personas.

Como evitar el ataque arconte

La felicidad, los buenos sentimientos y expulsando cualquier negatividad de nuestra mente y alma. De esa manera evitamos ser victimas de los arcontes. Crédito: Pezibear / Pixabay

La única manera de evitar que un arconte se alimente de nuestra alma es a través de la eliminación de aquellos sentimientos negativos que se apoderan de nosotros.

Para lograrlo, lo primero que debemos hacer es dejar a un lado la «victimización». Cuando nos sentimos la víctima, somos nosotros mismos quienes atraemos el sufrimiento y las desgracias. Después de todo, estamos «acostumbrados» a sufrir ¿Verdad?

Esos pensamientos deben desaparecer de nuestra mente y enfocar nuestra vida a la superación de nosotros mismos y de aquellos eventos que tanto daño nos hacen.

De esa manera expandiremos nuestra luz y descubriremos nuestro poder interior: ese ser libre e inteligente que todos tenemos, pero que los arcontes se han esforzado en mantener oculto entre capas y capas de negatividad.

De esta forma podemos proclamarnos libres y soberanos de nuestro destino, nuestro poder y, sobretodo, de nuestra alma.

La negatividad y desolación que sentimos muchas veces es provocada y solo nosotros tenemos la capacidad de no dejar que nos domine. Somos los únicos que tenemos la potestad de seguir adelante y crear nuestro propio camino o, por el contrario, dejarnos dominar y que nuestra vida se mueva al ritmo de terceros que solo se alimentan de nuestro mal.

Referencias:

  • Un artículo de Marcela Contreras, redactora de miradamaga.cl
    http://miradamaga.cl/como-eliminar-el-contrato-arconte/

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here