Arkaim: antigua ciudad rusa y el origen ártico de la civilización
Publicado el 31 Mar 2024
© Imagen: Jvtrplzz / Wikimedia Commons

En Asia Central -o más bien en la gran región que llamamos Eurasia- se mueven enormes fuerzas en la sombra que pueden cambiar para siempre la faz de nuestra sociedad y civilización globales.

Mientras el equilibrio de fuerzas geopolíticas se inclina inexorablemente a favor de las superpotencias euroasiáticas -principalmente Rusia, China, los Estados de Asia Central y la India-, un nuevo viento espiritual sopla desde el Asia Interior y sus numerosas escuelas místicas ocultas, prometiendo llevar a la nueva entente a cotas de poder internacional sin precedentes, tanto política como culturalmente. La inmensidad de las turbulencias que se avecinan, ocasionadas por este desplazamiento de Occidente a Oriente, es incalculable, el síntoma externo de una revolución global de la conciencia.

La transformación de la conciencia que acompaña a este cambio hemisférico ya está creando exaltación e inquietud en todas las personas sensibles al cambio evolutivo. A medida que Occidente avanza en medio de un creciente tumulto económico y geopolítico hacia lo que muchos consideran el nacimiento de una nueva Era Mundial, se plantean preguntas apremiantes. ¿En qué estamos mutando y qué tipo de realidades sociales sustituirán a las que conocemos? El misterio y el terror no es tanto la velocidad del cambio como su destino desconocido. ¿Hacia dónde nos dirigimos? ¿Hacia qué precipicio escarpado y terrible, o hacia qué bendita recalada?

Esforzándose por responder a estas preguntas, muchos de los principales esoteristas actuales han recurrido a ciertas tradiciones muy antiguas para arrojar luz sobre la crisis de nuestro tiempo. Prestando cada vez más atención a la abrumadora evidencia de sus tesis, sugieren que la clave del futuro de la humanidad se encuentra en su pasado lejano, en la herencia de una raza antediluviana desconocida que vivió en una época tan remota que su existencia ha sido borrada de la memoria racial. 1

Una raza olvidada

Tal vez hace 100.000 años o más, según la hipótesis, un gran pueblo de la Edad de Hielo que miraba las estrellas vivía en la región ártica, por entonces una zona templada, antes de emigrar hacia el sur, al Asia interior, cuando cambiaron las condiciones y se derritieron las grandes capas de hielo. Allí, en una tierra fértil y paradisíaca, estos sabios desconocidos se convirtieron en el núcleo de una raza uralo-altaica que siguió evolucionando a lo largo de los milenios, mejorando el acervo de la humanidad primitiva mediante matrimonios mixtos, desarrollando ciencias cosmológicas y estructuras políticas que sembraron las semillas de nuestro actual estado civilizado, emigrando a través de la Tierra y desapareciendo después, dejando tras de sí leyendas inmortales sobre sí mismos.

El escritor británico John Michell cita las pruebas masivas de tal civilización, que él considera esencialmente mágica, y todavía débilmente visible a través de la tierra para aquellos que se preocupan de mirar:

“Toda la superficie de la Tierra está marcada por las huellas de una gigantesca obra de ingeniería prehistórica, los restos de un sistema de magia natural que fue universal en el pasado y que implicaba el uso del magnetismo polar junto con otra fuerza positiva relacionada con la energía solar. De las diversas razas humanas y sobrehumanas que han ocupado la Tierra en el pasado, sólo tenemos los relatos oníricos de los primeros mitos. Todo lo que podemos suponer es que algún desastre abrumador… destruyó un sistema cuyo mantenimiento dependía de su control de ciertas fuerzas naturales en toda la tierra”. 2

Michell es una de las muchas voces que afirman que en los archivos de los pueblos prehistóricos una raza olvidada ha dejado huellas de un avanzado cuerpo de conocimientos, aparentemente tanto espirituales como tecnológicos, que pueden guiarnos, si queremos, hacia un futuro viable.

A pesar de ser ignorada por los historiadores y antropólogos de la corriente dominante, esta teoría está siendo propuesta cada vez con más insistencia por investigadores altamente acreditados, a medida que se siguen encontrando pruebas de la enorme antigüedad de nuestra especie no sólo en las leyendas de razas de todas las partes del planeta, sino también en los miles de anomalías tecnológicas que se están desenterrando en estratos geológicos inverosímiles.

Los antiguos historiadores griegos tenían mucho que decir sobre este tema, especialmente en relación con las leyendas de Asia Menor que contaban el descenso hasta allí, en las profundidades de la Edad de Hielo, de los Hiperbóreos, una misteriosa raza de seres superiores procedentes de las regiones polares cuyas obras de los Pilares en la Tierra trataban de reflejar los cielos estrellados de lo alto. Sin embargo, es Asia Central e Interior, más al este, una vasta tierra de estepas, montañas y desiertos arenosos, cuyas gentes conservan los recuerdos más significativos de un tiempo indescriptible en el que las ciudades poblaban los desiertos y una raza anciana caminaba erguida sobre la tierra. Y son estas regiones uralo-altaicas las que ahora ocupan un lugar central en la búsqueda de las raíces del homo sapiens y del camino hacia un futuro viable.

Arkaim: una ciudad de la Edad de Bronce en el sur de los Urales

En 1987, en plena estepa rusa, un equipo de arqueólogos rusos desenterró las ruinas de una ciudad fortificada llamada Arkaim, lo que provocó una gran expectación en las filas científicas y una oleada de entusiasmo neopagano y nacionalista entre los intelectuales rusos. La región era conocida por haber conservado hitos de las más diversas culturas, de todas las épocas y en todas las direcciones de la brújula, pero Arkaim era la primera prueba clara de que una antigua cultura avanzada había florecido en suelo ruso.

Fotografía de un objeto del patrimonio cultural de Rusia

Fotografía de un objeto del patrimonio cultural de Rusia. Vista aérea de Arkaim. Crédito de imagen: Rafikova m / Wikimedia Commons

Construido sobre un principio circular alrededor de una plaza central, con unas sesenta casas semiderruidas construidas dentro de sus murallas, el asentamiento estaba situado en el sur de los Urales, cerca de la ciudad rusa de Cheliábinsk. Estaba defendido por dos murallas concéntricas de bloques de arcilla y adobe sobre un armazón de madera, y sólo se podía entrar en él a través de cuatro pasadizos intrincadamente construidos que habrían dificultado enormemente la entrada de enemigos. Los habitantes y la plaza central común estaban así bien protegidos por la planta defensiva de Arkaim, volcada hacia el interior. Se descubrió que la ciudad estaba estrechamente alineada con varios puntos de referencia celestes, por lo que se cree que fue un observatorio, además de una fortaleza y un centro administrativo y religioso.

Apodado “el Stonehenge ruso”, este asentamiento de la Edad de Bronce tenía unos 3.600 años de antigüedad y era contemporáneo de la civilización cretense-micénica, del Reino Medio egipcio y de las civilizaciones mesopotámica y del valle del Indo, y varios siglos más antiguo que la legendaria Troya de Homero, a cuyo trazado circular tanto se parecía. Arkaim estuvo habitada durante 200 años y después fue misteriosamente incendiada y abandonada.

Las exploraciones del equipo ruso demostraron que Arkaim gozaba de una tecnología avanzada para su época. Estaba equipada con un sistema de desagüe y alcantarillado y estaba protegida contra el fuego: el suelo de madera de las casas y las propias casas estaban impregnados de una sustancia ignífuga, un fuerte compuesto cuyos restos aún se pueden encontrar en las ruinas. Cada casa daba a una carretera de circunvalación pavimentada con bloques de madera; y en cada casa había un hogar, un pozo, bodegas, un horno y un sistema de almacenamiento de alimentos refrigerados. El horno permitía fundir bronce y cocer cerámica.

Tras esta emocionante excavación, se desenterraron más de otros veinte asentamientos fortificados y necrópolis en el valle de Arkaim, algunos construidos en piedra, más grandes e impresionantes que Arkaim. Con Arkaim posiblemente como capital, el complejo pasó a llamarse la Tierra de las Ciudades y planteó a los científicos muchos misterios. Fue la primera prueba concreta de una civilización neolítica perdida en el sur de Rusia, confirmando lo que se creía desde hacía tiempo, que el sur de los Urales y el norte de Kazajstán, situados en la confluencia de Asia y Europa, fue una región importante en la formación de una compleja sociedad aria.

Se arrojó por primera vez una posible luz sobre el desarrollo, la naturaleza y el amplio patrón migratorio de la primitiva cultura indoeuropea, y estimuló todo tipo de teorías en los círculos rusos sobre las raíces arias de los pueblos eslavos. 3

Sin embargo, esto sólo ha sido el principio de la búsqueda de una nueva identidad étnica, cultural y religiosa en una pequeña pero influyente minoría rusa desde la desaparición de la Unión Soviética. Rechazando cada vez más la visión estadounidense y europea de una hegemonía global arraigada en el cristianismo occidental, los rusos, además de su interés por sus raíces indoeuropeas, se están volviendo hacia el este para encontrar una conexión con la cepa étnica túrquica/mongola. Muchos, especialmente entre los jóvenes, abrazan ya la mística de un pueblo y una comunidad euroasiáticos unidos y cimentados por lazos espirituales mucho más antiguos que los del cristianismo o el islam. Arkaim se ha convertido en un foco de estos ideales, un símbolo de la futura base de la paz mundial.

Ar-ka significa cielo, e Im significa tierra, dice Alex Sparkey, escritor ruso. Explica que esto significa que Arkaim es un lugar donde el Cielo toca la Tierra. Aquí lo material y lo espiritual son inseparables.

“Oriente y Occidente se funden aquí. Hoy, en Rusia, sentimos que la Humanidad se enfrenta a la necesidad de elegir la Unidad. La cultura occidental debe unirse a la sabiduría oriental. Si esto ocurre, se restablecerá la armonía que antaño reinaba en el País de las Ciudades”. 4

De hecho, es dudoso que la paz y la armonía existieran en la época de Arkaim, ya que ésta y los asentamientos fortificados de los alrededores estaban obviamente orientados a la guerra o, al menos, a fuertes medidas defensivas en un entorno hostil. Cabe destacar que el culto a Tengri, el dios mongol/turco del cielo que desempeña un papel destacado en la religión centroasiática, fomenta un feroz nacionalismo competitivo en lugar de unas relaciones pacíficas con los vecinos. Sin embargo, Sparkey tiene razón al subrayar el principio de acuerdo armonioso implícito en la ideología de Arkaim, señalando como herencia del asentamiento una cultura antaño más pacífica.

El jefe del equipo arqueológico observó:

“Un vuelo en helicóptero sobre Arkaim produce una impresión increíble. Los enormes círculos concéntricos del valle son claramente visibles. La ciudad y sus alrededores están encerrados en los círculos. Aún no sabemos qué sentido tienen los gigantescos círculos, si se hicieron con fines defensivos, científicos, educativos o rituales. Algunos investigadores afirman que, en realidad, los círculos se utilizaron como pista de aterrizaje de un antiguo puerto espacial”. 5

Lo cierto es que Arkaim era una ciudad troyana, llamada así por la ciudad de Asia Menor que el rey griego Agamenón destruyó durante las guerras de Troya. Construida según el mismo principio circular que Troya, tal y como se describe en la Ilíada de Homero, pero al menos seiscientos años más antigua, Arkaim encuentra su prototipo en la Atlántida de Platón, con sus tres círculos concéntricos de canales; en la legendaria Electris, la ciudad hiperbórea que según algunos fue construida bajo la Estrella Polar por el dios del mar Poseidón; y en Asgard, la ciudad sagrada dedicada al dios nórdico Odín que se describe en la saga islandesa, la Edda. Todas estas legendarias ciudades troyanas tienen la misma planta circular. Han pasado a la historia como centros neolíticos de la Sabiduría y sedes de antiguos reyes-dioses, lo que sin duda arroja luz sobre la función cultual de Arkaim en su día, como veremos.

En los círculos más místicos de Rusia existe un gran interés por la antigua ciudad, a la que consideran la ciudad templo construida por el legendario rey Yama, soberano de los arios en la Edad de Oro, que volverá a convertirse en el centro del mundo. 6 Sin embargo, el descubrimiento del asentamiento ha abierto una brecha histórica que va mucho más allá de las batallas y conquistas de un agresivo pueblo indoeuropeo a través de Eurasia y hacia el sur, hasta las tierras mediterráneas, donde sus carros de guerra destrozaron la paz de la Vieja Europa. Lo que el País de las Ciudades ha revelado en su propia estructura e historia es, sobre todo, el pasado aún más antiguo de los pueblos uralo-altaicos, un pasado de una antigüedad tan enorme que presenta más misterios de los que resuelve.

Arkaim

Crédito de imagen: Jvtrplzz / Wikimedia Commons

Construida siguiendo el modelo arquitectónico único de la Asgard nórdica, el santuario más sagrado de los Aesir, del que la Edda en Prosa relata que “los hombres lo llaman Troya”, Arkaim pudo haber sido un santuario dedicado a la religión del Sol aria, aunque las raíces de su dedicación se encontrarían en última instancia en el culto mucho más antiguo de la estrella polar. Esencialmente, ésta era la religión del chamán, el mago, el curandero y otros trabajadores maravillosos en contacto con los espíritus de la naturaleza.

Así, la esvástica, que los nazis consideraban el símbolo exclusivo del culto al sol ario 7 y que se encuentra en muchas de las vasijas de arcilla desenterradas en Arkaim, es un símbolo religioso y metafísico más antiguo que el dios ario del sol, ya que hunde sus raíces en el chamanismo totémico. René Guénon, eminente esoterista francés, señala que la esvástica, que simboliza el movimiento eterno en torno a un centro inmóvil, es un símbolo polar más que solar, y como tal era un símbolo central del culto a la estrella polar, originalmente dedicado a una deidad planetaria relacionada con la Osa Mayor. Este centro, subraya Guénon, “constituye el punto fijo conocido simbólicamente en todas las tradiciones como el ‘polo’ o eje en torno al cual gira el mundo…”. Así pues, la esvástica se conoce en todo el mundo como el “signo del polo”. 8

En resumen, sería un error para el orgullo étnico ruso centrarse demasiado en el origen ario de Arkaim, ya que la ciudad fue heredera de una gran fuerza civilizadora que existió en el corredor euroasiático mucho antes de que hubiera indoeuropeos. En Arkaim falta un rasgo universal de las ciudades troyanas -presumiblemente porque ha sido destruido a lo largo de los siglos- y es el pilar del altar en la plaza central. Sin duda, en Arkaim vemos una expresión tardía de una religión de pilares megalíticos que una vez reinó universalmente en todos los rincones del planeta, entre casi todos los pueblos, cualquiera que fuera su tipo étnico, y que se asoció a las ciudades troy. Es la religión más antigua que conocemos y se remonta a la más remota antigüedad, cuando los hombres consideraban que los cielos giraban en torno al eje de la Estrella Polar.

Sólo más tarde el Sol, como centro del sistema estelar giratorio, sustituyó a la Estrella Polar como deidad suprema del culto de los Pilares y condujo a la elevación del Dios Sol de los pueblos indoeuropeos. Ello condujo a su mayor desarrollo intelectual, a civilizaciones complejas, a artes y ciencias avanzadas y a la trascendencia de la naturaleza.

Ciudades troyanas como Electris -y Arkaim- se construyeron como observatorios estelares. Su función era unir la tierra con el cosmos estrellado de arriba según el principio de “como es arriba es abajo” mediante un eje central simbolizado por un pilar de piedra. Así, Diodoro Sículo, del siglo I a. C., citando al historiador Hecateo, describió el santuario de Electris como una ciudad troy según el modelo de las esferas, con lo que se refería a un diseño astronómico similar al de Stonehenge y otros templos solares antiguos, en los que el esquema de las esferas celestes o envolturas astrales que rodeaban la Tierra se representaba diagramáticamente mediante una serie de círculos concéntricos marcados por muros, zanjas o fosos alrededor de un pilar-piedra central. 9

Estos santuarios cerrados y fuertemente vigilados, sagrados para los dioses del cosmos mayor, sólo estaban habitados por sacerdotes iniciados y sus familias, y estaban prohibidos a los nómadas errantes más allá de las murallas. El misterio para los arqueólogos es cómo pudo practicarse una ciencia astronómica tan avanzada en una época en la que los cazadores-recolectores aún vagaban por la tierra. Colin Wilson, un investigador muy acreditado, nos remite en su respuesta a los sumerios de la antigua Mesopotamia, un pueblo que casi con toda seguridad tuvo su origen en Asia Central, como afirma la Biblia: “Cuando los hombres emigraron de Oriente, encontraron una llanura en la tierra de Sinar [Sumeria] y se establecieron allí”. Sumeria está considerada como el lugar de una de las primeras verdaderas civilizaciones de la historia de la humanidad.

Wilson señala que los sumerios eran astrónomos consumados que habían compilado tablas de los movimientos de todos los planetas, incluidos Urano y Neptuno, hace ya cinco mil años, mucho antes de la existencia de Arkaim. Añade que, según la biblioteca de tablillas de arcilla compilada por el rey asirio Asurbanipal (669 – 626 a.C.) y desenterrada durante el siglo XIX, los sumerios también habían comprendido la precesión de los equinoccios y, por tanto, conocían el zodíaco. 10

Otras revelaciones sobre la sofisticada ciencia astronómica de los sumerios convencieron a Wilson de que los astrónomos caldeos comprendían nuestro sistema solar tan bien como Isaac Newton. 11 De hecho, Wilson llegó a creer que en la Tierra ya existía un conocimiento científico del universo hace 64.000 años, si no mucho más.

Evidentemente, Arkaim era un Centro de Sabiduría de una red de Centros de este tipo que antaño relacionaban entre sí a todos los pueblos prehistóricos de la Tierra bajo la égida espiritual de la religión de los Pilares y sus élites sacerdotales. Los restos de innumerables círculos de piedra, menhires y ciudades troy similares están esparcidos por Europa, América, Eurasia y las tierras del Pacífico, monumentos conmemorativos de grandes migraciones entrecruzadas de pueblos, todos leales al mismo principio axial que relaciona la tierra con los cielos.

En cuanto a la cuna de esta gran diáspora, el pintor y explorador místico ruso Nicholas Roerich vio miles de pilares megalíticos de este tipo en las tierras altas del Tíbet y creyó que eran más antiguos que los encontrados en otros lugares. Sugirió que tenían fuertes vínculos con las obras de los celtas y las tribus escitas, así como con los megalitos de Carnac en Bretaña, y que representaban un culto a los pilares que tuvo sus inicios hace mucho tiempo en el Trans-Himalaya de Asia interior. 12

Esta propuesta de cuna euroasiática del fenómeno de la ciudad de Troya se ve reforzada por las investigaciones de un tal Jacob Bryant en 1776. Bryant, un notable experto en la Troya homérica, publicó una enciclopedia de mitología antigua en la que afirmaba que los troyanos descendían de una raza “atlante” muy antigua que se había asentado hacía mucho tiempo en toda Eurasia. 13 Si las primeras ciudades troyanas se construyeron en Asia Central, ¿podría haber tenido también allí su comienzo la religión universal de los Pilares?

Como ya he dicho, varias versiones del culto al Pilar Mundial, tal como se extendió por el mundo, se conocían desde las Américas hasta el norte de África, donde los rubios Tamahu adoraban a la Magna Mater y a su cónyuge el Portador del Cielo, al igual que sus primos de Bretaña y España. En la India hindú el Eje del Mundo, el monte Meru, ascendía a los cielos giratorios de arriba a través del centro de los tres mundos, y en las Islas Canarias los guanches cromañones, ahora extinguidos, adoraban con sacrificios al dios del Pilar del Mundo al que llamaban “el Dios que Sostiene los Cielos”, y que así evitaba el derrumbamiento de los cimientos del mundo.” 14 Un remanente de este sistema de creencias sobrevive en la leyenda de la Escalera de Jacob en el Libro Hebreo del Éxodo, en el que aprendemos que por esta Escalera los ángeles ascienden y descienden entre el cielo y la tierra.

Cada raza ha considerado un determinado árbol como simbólico del Pilar del Mundo y, por tanto, sagrado. En el Voluspa, el canto de la profetisa nórdica antigua, el árbol en el que se colgaba el dios Odín para recibir las runas sagradas se llamaba Yggdrasil, el pilar del cielo o eje del mundo. El fresno del mundo Yggdrasil fue declarado el más grande de todos los árboles y el mejor; sus ramas se extendían sobre el mundo y por encima de los cielos, su eje el pivote del cielo siempre giratorio. A los pies de ese árbol, los Aesir, los dioses nórdicos, crearon las leyes, y Yggdrasil era venerado como la fuente de todo conocimiento superior. 15

Para los habitantes de Sumeria, cuya lengua es desconocida -no siendo ni indoeuropea ni semítica-, el Pilar era un elemento religioso dominante: así Nippur, una de las principales ciudades de Sumeria, ya en el 3800 a.C. tenía el significado de “Vínculo del Cielo-Tierra”. Un destacado investigador sobre este tema afirma que en el texto del “Enuma Elish” sumerio, “se encontraron pistas sobre el propósito de Nippur en las referencias a un alto pilar que se elevaba hacia el cielo”. 16 En el antiguo Egipto, la tierra de los pueblos hamitas, la ciudad de An o Anu, que fue rebautizada Heliópolis por los griegos, significaba originalmente Ciudad Pilar. 17 Como ha señalado un comentarista, este hecho puede arrojar luz sobre el misterioso pilar djed, la “columna vertebral de Osiris”, a menudo asociado con Heliópolis. 18

Al igual que otros miembros de las fraternidades de los Pilares, el chamán totémico también dedicaba su vida y su vocación a la visión de la unión del cielo y la tierra mediante un Árbol de la Vida celestial. En la antigua Creta era un complemento familiar de los rituales del templo de la Gran Madre Deméter; en Siberia, Mongolia y América, era el mago y sabio de su tribu. Tocando su tambor y trepando por el poste central de su yurta, el pilar simbólico por el que se comunicaba con los espíritus del cielo, el chamán traía curaciones, profecías y consejos de los antepasados a la gente de su comunidad. La tradición chamánica mongol-turca, con su dios del cielo Tengri y su Árbol del Mundo, aún pervive en una vasta zona del planeta, aunque sus raíces se pierden en las brumas del paleolítico.

El misterio de Arkaim es, en efecto, el misterio de la religión de los Pilares. ¿Quién llevó a todos los pueblos primitivos de la Tierra este conocimiento del Eje Polar, uniéndolos durante muchos miles de años en una cultura planetaria común? ¿Quién les enseñó los secretos astronómicos del sistema solar, el zodíaco y la precesión de los equinoccios en una época de la prehistoria en la que se suponía que la inteligencia humana no estaba lo suficientemente evolucionada como para haber desarrollado por sí sola ese conocimiento? ¿Y qué papel desempeñó Arkaim en esa difusión?

Los orígenes árticos de la civilización

Reconstrucción parcial de Arkaim

Reconstrucción parcial de Arkaim. Crédito de imagen: Rafikova m / Wikimedia Commons

Los babilonios creían en un misterioso paraíso en “el lejano norte” donde vivía una raza de grandes sabios; y los antiguos griegos también ensalzaban un Elíseo septentrional en el que creían que vivían con gran esplendor y prosperidad los hiperbóreos, una raza sabia, pacífica y longeva. Aunque Delfos era considerada el centro del mundo griego, su dios Apolo y su hermana, la diosa Artemisa, eran reconocidos como deidades originarias de esta tierra secreta situada muy al norte, donde se encontraba el eje cósmico que los griegos llamaban Hélice, “Lo que gira”. Muchos historiadores griegos, así como estudiosos posteriores, situaron este paraíso septentrional en Escitia o Altai, y lo atribuyeron al chamanismo que creció en torno a los magos semimíticos y los señores de los postes de Altai. Pero tanto la investigación como la tradición sagrada sugieren que sus orígenes se remontan aún más al noreste de Asia, dentro del Círculo Polar Ártico, a una sociedad que floreció a orillas del mar de Siberia.

Nadie sabe cuánto tiempo hace que existió esta cultura circumpolar: posiblemente 200.000 años o más. En The Interpretation of Radium (La interpretación del radio), el aclamado físico Frederick Soddy afirmaba que algunas de las creencias y leyendas que nos han llegado de la antigüedad pueden ser “pruebas de una antigua civilización totalmente desconocida e insospechada de la que ha desaparecido cualquier otro vestigio”. 19 Es posible, sugería, que haya habido ciclos anteriores en la historia no registrada del mundo en los que los hombres civilizados vivieron “en un pasado posiblemente tan remoto que incluso los propios átomos de la civilización han tenido literalmente tiempo de desintegrarse”. 20

Basándose en años de investigación, Charles Hapgood, profesor de historia de Nueva Inglaterra, declaró en 1982 que posiblemente hace 100.000 años a. C. el centro neurálgico de una civilización marítima mundial con un nivel de conocimientos científicos muy desarrollado debió de existir en el Círculo Polar Ártico. 21 Hasta hace poco, los hallazgos de Hapgood, presentados en Earth’s Shifting Crust (1958) y Maps of the Ancient Sea Kings (1966), han sido ignorados en gran medida en los círculos científicos, a pesar de que suscitaron el apoyo del gran físico Albert Einstein; pero hoy en día el interés por ellos está proliferando entre un número creciente de investigadores altamente acreditados.

René Guénon apela a las tradiciones esotéricas más antiguas y auténticas para afirmar que mucho antes de que surgieran las razas indoeuropeas, en una época en la que la humanidad cazadora-recolectora se encontraba aún en un estadio primitivo de desarrollo, los trópicos estaban distribuidos de forma diferente y una gran cultura hiperbórea floreció en torno al Círculo Polar Ártico, “en las Islas de los Bienaventurados, a orillas del Océano donde se arremolina el gran torbellino”. 22

Sólo más tarde, tras un cambio catastrófico en las condiciones geológicas, esta raza superior emigró hacia el sur, algunos a Asia Central, otros, posiblemente cruzando el estrecho de Bering, a la Atlántida, al oeste. Algunos investigadores han localizado esta última en las Antillas, dos grandes islas situadas más allá del Golfo de México que se consideran los restos de lo que en su día fue una gran masa de tierra hundida. 23 (En apoyo de esta teoría, los caribes y las tribus de La Española tienen desde hace mucho tiempo la tradición de que muchas de las islas de las Antillas, una conocida zona de terremotos, estuvieron conectadas en su día por una única masa de tierra, antes de que un gran cataclismo hace unos 15.000 años sumergiera la conexión y dejara sólo los fragmentos de islas conocidos.) 24

Dejando a un lado la referencia oblicua de Guénon a que los dos refugios meridionales de los hiperbóreos se encontraban en Rusia y América Central, sugiere que en ambos casos los dos grupos trajeron consigo avanzados conocimientos matemáticos y astronómicos y las semillas de las artes y las ciencias que acabarían transmitiéndose a nuestros antepasados brutos para convertirse en la base, hace unos ocho mil años, de nuestras propias civilizaciones.

Tanto en Sumeria, en Oriente Próximo, como en América Central, hay relatos de inundaciones escritos mucho antes del relato bíblico del diluvio de Noé, y en todos ellos la actividad salvífica de la raza de los Mayores es fundamental. Está la historia sumeria de Utnapishtim y su esposa, quienes, ayudados por los dioses, sobrevivieron a un diluvio y se hicieron inmortales; del mismo modo, los primeros relatos americanos cuentan cómo el dios Viracocha, que “vino del este”, destruyó la tierra en un gran diluvio. Más tarde, después de que un hombre y una mujer sobrevivieran refugiándose en una caja flotante, “Virachocha recreó los pueblos de la tierra, y dio a cada uno su propia lengua y canciones”. 25 Wilson cita muchos ejemplos de este tipo en los que las historias de inundaciones sobre los hiperbóreos y su salvación de nuestra raza se encuentran tanto en el Viejo Mundo como en el Nuevo.

Sin embargo, Guénon insiste en que, de las dos localizaciones primarias, que en ocasiones han llevado el nombre de Tula (conocida por los griegos como Thule), la de Asia Central era la más antigua. La Tula atlante, dice Guénon, debe distinguirse de la Tula hiperbórea, la Tierra Santa suprema, que representa el centro primero y supremo de todo el Manvantara actual y es la “isla sagrada” arquetípica.

“Todas las demás “islas sagradas”, aunque en todas partes lleven nombres de significado equivalente, no dejan de ser más que imágenes del original. Esto se aplica incluso al centro espiritual de la tradición atlante, que sólo regía un ciclo histórico secundario, subordinado al Manvantara”. 26

El propio Platón constata esta distribución jerárquica: el imperio atlante, según él, no era más que un nexo establecido por los dioses en una red mayor de Centros cuya capital estaba en otra parte “en el centro del Universo”. 27 Así, el corazón euroasiático, afirma Guénon en su breve pero pionera obra El Señor del Mundo, se ha convertido efectivamente en ese “centro del Universo”, el auténtico “país supremo” que.

“Según ciertos textos védicos y avestanes, estaba originalmente situado hacia el Polo Norte, incluso en el sentido literal de la palabra. Aunque cambie de localización según las diferentes fases de la historia humana, sigue siendo polar en un sentido simbólico porque representa esencialmente el eje fijo en torno al cual gira todo”. 28

Sin embargo, esto sigue sin explicarnos por qué se eligió Asia Central como destino principal de los hiperbóreos. La respuesta de Guénon a esta pregunta es extremadamente críptica. Admite que está tratando con material proscrito que no está autorizado a divulgar, pero llega a revelar que el monte Meru, la “montaña polar” se encuentra en el centro del “país supremo” – y el monte Meru, como se entiende ahora generalmente, simboliza el misterioso Eje Mundial o Árbol Mundial de la tradición esotérica. En otras palabras, se eligió Asia Central porque el Eje Mundial estaba allí; ése era el verdadero objetivo de la migración. El Eje Mundial era, y es, el “centro del Universo”; es el Eje Mundial lo que hace de su situación geográfica una Tierra Santa, un hecho que sólo ahora se está dilucidando en los círculos paracientíficos.

Como veremos en la segunda parte de este artículo, la estructura esotérica de la Tierra es un tema que se ha mantenido en secreto durante miles de años, y esto se aplica especialmente al Monte Meru o Eje Mundial de los místicos. John Major Jenkins, en su libro Alineamiento Galáctico, es uno de los primeros investigadores modernos en arrojar luz sobre el significado de este y otros muchos conocimientos hiperbóreos que Guénon no quiso o no pudo discutir. Más allá de referirse a la raza superior como “los guardianes de los misterios sagrados de la Tierra”, los votos iniciáticos de Guénon le mantuvieron en silencio.

Entonces, ¿quiénes eran estos misteriosos hiperbóreos, o como quizá sería mejor llamarlos, estos Ancianos, estos primeros Maestros de Sabiduría que comprendieron la importancia del Eje del Mundo? Los registros de la mayoría de las naciones de la Edad de Bronce contienen la leyenda de que una raza desconocida de Ancianos nos dio la realeza y la civilización y que procedían de los dioses y comprendían los secretos más poderosos de nuestro planeta, secretos que desde entonces se han perdido.

Los Ancianos han sido conocidos como los Nefilim, los Hijos de Dios, los Anunnaki, los Vigilantes y muchos otros apelativos; G.I. Gurdjieff habló de ellos como agentes del Demiurgo divino de un ciclo anterior de la humanidad. Pero más allá de que se les atribuya una gran sabiduría y poderes mágicos, así como una estatura gigantesca y cráneos extremadamente altos, poco más se sabe de ellos. ¿Existieron realmente? Lo único que se puede afirmar con certeza es que siguen siendo una presencia benigna y sombría que se mueve de forma inescrutable en el trasfondo de prácticamente todas las tradiciones prehistóricas de nuestra raza.

Estas almas de Sirio, dicen los textos antiguos, descendieron por el Eje del Mundo y se encarnaron en la Tierra hace mucho tiempo para ayudar a nuestra incipiente especie. Cuando una gran catástrofe hacia el final de la Edad de Hielo, alrededor del duodécimo milenio a.C., nos amenazó con la extinción, estos hijos e hijas de los dioses instituyeron el hieros gamos, una ciencia genética que mezcló sus genes con los nuestros y así crió una raza humana superior con un mayor potencial de supervivencia que se extendió gradualmente desde el corazón de Asia, por un lado, y la Atlántida, por otro, al resto del mundo. 29

El clima volvió a cambiar en torno al noveno milenio a.C., que se considera la fecha de la desaparición de la Atlántida y la dispersión forzosa de sus habitantes hacia el oeste, en dirección a América Central, y hacia el este, en dirección a Europa. Con terremotos catastróficos e inundaciones costeras en vastas zonas del globo 30 y una grave amenaza para la supervivencia de nuestra especie, fue una crisis racial que provocó otra respuesta por parte de la raza superior.

Aunque los Ancianos se habían ido, sus descendientes dinásticos, una larga línea de reyes-sacerdotes neolíticos, iniciaron un nuevo programa evolutivo. En sus migraciones desde Asia Central, se atribuye a la raza uralo-altaica el establecimiento en todos los rincones de la Tierra de su religión de los pilares, que el Critias de Platón describe vívidamente como la religión de los atlantes. Altares de piedra en forma de pilar han sobrevivido en Malta desde c. 5000 a. C, también desde Catal Huyuk, en Anatolia, c. 5800 a. C. 31 La religión del Pilar es el vehículo más antiguo conocido de un amplio cuerpo de sabiduría originalmente centrado en la Estrella Polar, en la que la luna es la imagen primaria de los misterios del nacimiento, la generación y la muerte. Es la raíz fundamental de todas las religiones y tradiciones esotéricas que conocemos hoy en día, así como de toda nuestra enseñanza superior. Su difusión anunció el amanecer de sociedades pacíficas, igualitarias y amantes de la Diosa, agrupadas en ciudades y aldeas neolíticas de todo el mundo, en las que el principio femenino era dominante y las luchas poco conocidas. 32

Arkaim y los dioses del Sol

Los historiadores modernos han descubierto que parecen haber ocurrido tres grandes inundaciones en el lapso conocido de la historia humana. Según Stephen Oppenheimer en Edén en Oriente, la tercera de ellas, en torno al quinto milenio a.C., correspondió al Diluvio de Noé y fue la mayor de las tres, alcanzando su punto álgido durante el cuarto milenio. 33 Causó catastróficas inundaciones costeras, tsunamis y graves terremotos, así como la desertización del interior de las masas de tierra, y la civilización desapareció. Una vez más, la especie se vio amenazada por una vuelta al salvajismo, y de nuevo apareció la salvación desde el Asia interior.

Reconstrucción digital uno de los antiguos asentamientos de la "Tierra de los Pueblos"

Reconstrucción digital uno de los antiguos asentamientos de la “Tierra de los Pueblos”. Crédito de imagen: Ilin /Adobe Stock

En el tercer milenio a. C., según nos cuentan los registros celestiales chinos, los Hijos del Sol, también conocidos como los Hijos del Cielo, se extendieron por todo el mundo desde su tierra natal en la cordillera del Karakorum, en el extremo occidental del Transhimalaya, llevando consigo la revelación superior de la religión del Sol 34. En todas partes, los círculos de piedra cuyo eje central estaba dedicado a la estrella polar, como Stonehenge en la antigua Gran Bretaña, evolucionaron a lo largo de otros mil años hacia observatorios más sofisticados centrados en el Sol y sus planetas circundantes, y la cultura humana volvió a florecer.

Sin embargo, esta innovación no estuvo exenta de guerras interconfesionales, ya que muchos grupos étnicos, como los pueblos mongoles/turcos de las estepas orientales, permanecieron fieles al culto de la Estrella Polar. Al mismo tiempo, surgieron pirámides y ciudades troy defensivas como Arkaim, dedicadas a los Dioses del Sol, cuya mística se volvió cada vez más ocultista a medida que crecía la enemistad por la nueva y poderosa fe. De hecho, Arkaim pudo haber sido la sede de una de las religiones mistéricas solares de ese periodo, y el ardiente holocausto que destruyó el asentamiento tras doscientos años de funcionamiento bien pudo haber sido causado por ese mismo conflicto intestino entre el viejo orden y el nuevo.

Las pruebas pictóricas contenidas en el “Enuma Elish” demuestran que los sumerios comprendían perfectamente que los Ancianos que tanto veneraban eran “de los dioses”, no dioses propiamente dichos, sino seres humanos, aunque mucho más avanzados en conciencia. Según los murales que nos han legado, los primeros egipcios también sabían en cierto sentido que sus deidades eran en realidad altos maestros chamanes, cada uno enmascarado con el tocado oficial de su tótem animal. Pero esa comprensión iba a ser ocluida con el dominio cada vez más agresivo de la religión solar, cuando una especie de oscuridad de amnesia cayó sobre la conciencia colectiva de nuestra raza. Los sacerdocios solares se replegaron tras barricadas, y se abrió en la sociedad una división espiritual que nunca antes había existido.

Como ha señalado el historiador Giorgio de Santillana en El molino de Hamlet, a partir de entonces la comprensión ilustrada de nuestros antepasados comenzó a descender hacia la mitología y la superstición, a medida que pequeñas bolsas de sabiduría secreta llamadas templos brillaban en un mar de oscuridad, y una mística de dioses sustituía al conocimiento cosmológico de una época anterior. 35 Mientras las bandas de iniciados en la cultura se extendían por todo el planeta para sembrar de nuevo las semillas de la civilización, un núcleo de la raza superior se retiró a las profundidades de las cordilleras de la Alta Asia que rodean el desierto de Takla Makan y cortó todo contacto directo con el mundo exterior.

Desde entonces, todo el corazón de Eurasia, desde los Urales hasta el Gobi, pasando por el sur de Siberia, lleva el sello de una santidad especial. Una sucesión de pueblos y religiones han llamado a la Alta Asia Paradesha, la Tierra Prohibida, la Tierra de los Dioses Vivientes, Thule, Djong, Uttarakuru, Olmolungring, Shambhala, la Tierra Santa y la Tierra de las Aguas Blancas. Cualquiera que sea su nombre actual, casi todas las tradiciones esotéricas del Viejo Mundo han relacionado esta vasta y misteriosa región euroasiática interior, tan rica en conocimientos superiores, con la legendaria raza de los Ancianos y la han venerado como el hogar de la Sabiduría Antigua para la presente Era Mundial.

La leyenda de los Hijos e Hijas de Dios nunca ha muerto, aunque ha pasado a la clandestinidad. Muchos creen que el Asia interior, considerada la cuna inmemorial del chamanismo y de todos los sistemas yóguicos y religiosos, sigue siendo espiritualmente eficaz, una tierra sagrada que, bajo una única Jerarquía gobernante, alimenta sin temor ni favor las escuelas arcanas y las hermandades perseguidas en otros lugares. Sufíes, budistas, cristianos nestorianos, taoístas, zoroastrianos, judíos, neoplatónicos y otros, ocultos al mundo profano por largas cadenas de transmisión iniciática, no han dejado de encontrar santuario en ese protectorado especialmente bendito, donde todo comenzó.

De estar oculta en las sombras durante miles de años, hoy la región está siendo iluminada por un intenso foco desde todos los ángulos posibles. El descubrimiento de Arkaim es sólo uno de ellos. El publicitado enfrentamiento entre China y el Tíbet es otro; la lucha cada vez más enconada entre Estados Unidos y Rusia por el dominio militar de las provincias de Asia Central, ricas en petróleo y gas; el creciente compromiso de Rusia, China, Irán e India con un bloque geopolítico euroasiático, en tácita oposición a las potencias occidentales; y, al mismo tiempo, el despertar del interés en Occidente por la misteriosa riqueza espiritual que puede vislumbrarse en el lugar, son otros tantos factores que llevan al corazón de Asia al centro mismo de la atención mundial. Sin embargo, las preguntas que plantean siguen sin respuesta.

¿Cuál es el secreto de Tierra Santa? ¿Quiénes fueron realmente los Ancianos que nos dieron la civilización? ¿Siguen guiando nuestra evolución en forma desencarnada? ¿Cuál es el secreto del Eje Mundial? ¿Comprendemos ya los principios arquetípicos que dan forma a nuestro planeta? ¿Y por qué sólo ahora empezamos a plantearnos estas preguntas?

Autora: Victoria Lepage – © Copyright New Dawn Magazine, www.newdawnmagazine.com

Notas a pie de página:

1. Colin Wilson, Atlantis and the Kingdom of the Neanderthals, Bear & Co., Vermont, 2006.

2. John Michell, The View Over Atlantis, Sphere Books, London, 1975, 117.

3. V.A. Shnirelman, Archaeology and Ethnic Politics: the Discovery of Arkaim, Unesco, 1998.

4. Alex Sparkey, The Ancient Land of Arkaim, from Spirit of Ma’at: Russia: Land of Living Mysticism, Vol. 3, No. 9, 3.

5. Pravda.Ru, An Ancient Aryan Civilisation, 16/07/2005.

6. Shnirelman, op. cit., 38.

7. Louis Pauwels & Jacques Bergier, The Morning of the Magicians, Souvenir Press, London, 1960, 188.

8. René Guénon, The Lord of the World, Octagon Press, U.K., 1983, 9.

9. Victoria LePage, Shambhala, Quest Books, Illinois, USA, 1996, 197, citing Diodorus Siculus, The Library of History, Loeb Classical Library, London, 1936 – 67.

10. Colin Wilson, op. cit., 32.

11. Ibid., 32.

12. Nicholas Roerich, Shambhala: In Search of the New Era, Inner Traditions International, 1930, 221.

13. Jacob Bryant, A New System or An Analysis of Ancient Mythology, T. Payne, P. Elmsly, B. White and J. Walter, publishers, London, 1776.

14. Jurgen Spanuth, Atlantis of the North, Sidgwick & Jackson, 1979, 123 – 24.

15. Joseph Campbell, The Masks of God, Vol. 1, Penguin, Harmondsworth, 1984, 121.

16. Alan F. Alford, Gods of the New Millennium, Hodder & Stoughton, London, 1996, 261.

17. Ibid., 261

18. Ibid., 261

19. Frederick Soddy, The Interpretation of Radium and the Structure of the Atom, Putnam, New York, 1922, quoted by Colin Wilson, op. cit., 292.

20. Ibid., 292.

21. Colin Wilson, op. cit., 2.

22. Hesiod [Works], R. Lattimore, trans., University of Michigan Press, Ann Arbor, 1959, 172 – 3.

23. Lewis Spence, The History of Atlantis, Rider, London, 1926; cited by Geoffrey Ashe, Atlantis, Thames & Hudson, London, 1992, 21.

24. Eberhard Zangger, The Flood from Heaven, Sidgwick & Jackson, London, 1992, 66.

25. Colin Wilson, op. cit., 91.

26. René Guénon, op. cit., 56.

27. Plato, Timaeus and Critius, Desmond Lee, trans., Penguin, Harmondsworth, 1983, 145.

28. René Guénon, op. cit., 50.

29. Ibid, 56.

30. Stephen Oppenheimer, Eden in the East, Weidenfeld & Nicolson, London, 1998, 30 – 41.

31. Anne Baring & Jules Cashford, The Myth of the Goddess, Penguin, 1993.

32. Ibid., 50 –56.

33. Oppenheimer, op. cit., 35.

34. Andrew Tomas, Shambhala: Oasis of Light, Sphere Books, London, 1976, 26.

35. G. Santillana & H. Von Deschend, Hamlet’s Mill, Gambit International, Boston, 1969.

Tenemos algo para decirte: Visítanos en Facebook. Únete a la discusión en nuestra comunidad en Telegram. Y si te es posible, apoya nuestro trabajo invitándonos un café. ¡Te lo agradecemos!

Te puede gustar:

Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Apoya nuestro trabajo

Con tu ayuda podremos seguir creando contenidos e informándote a diario. Apoya nuestro trabajo. ¡Gracias!

SUSCRÍBETE GRATIS A NOTICIAS

Síguenos en Telegram
Síguenos en TikTok / codigoocultocom

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine

También te podría interesar…