El derretimiento de los glaciares está revelando los vestigios de antiguas civilizaciones que poblaron el planeta. Es una «emergencia arqueológica» dicen los expertos, debido a que estos artefactos han quedado expuestos fuera de la protección del hielo glaciar ahora derretido y pasarán a desintegrarse en pocos años.

Un equipo de arqueólogos han descubierto rastros de una antigua recolección de cristales por cazadores y recolectores en la era Mesolítica, hace unos 9.500 años en lo que hoy es Suiza.

Es uno de los muchos sitios arqueológicos valiosos que surgieron en las últimas décadas debido al rápido derretimiento del hielo de los glaciares, lo que generó un nuevo campo de investigación: la arqueología de los glaciares.

En medio del aumento de las temperaturas, los glaciólogos predicen que el 95 por ciento de los 4.000 glaciares esparcidos por los Alpes podrían desaparecer para finales de este siglo.

Si bien los arqueólogos lamentan el devastador costo del cambio climático, muchos reconocen que ha creado «una oportunidad» para ampliar drásticamente la comprensión de la vida en las montañas hace milenios.

Marcel Cornelissen, quien encabezó un viaje de excavación el mes pasado al sitio de cristal remoto cerca del glaciar Brunifirm en el este de Suiza, en el cantón de Uri, a una altitud de 2.800 metros, dijo en un comunicado:

“Estamos haciendo hallazgos muy fascinantes que abren una ventana a una parte de la arqueología que normalmente no conocemos”.

Cambio en la historia que conocíamos

Hasta principios de la década de 1990, se creía ampliamente que la gente de la época prehistórica se mantenía alejada de las imponentes e intimidantes montañas.

Pero desde entonces han surgido varios hallazgos sorprendentes del derretimiento del hielo que indican que cadenas montañosas como los Alpes han estado repletas de actividad humana durante miles de años.

Ahora se cree que los primeros humanos subieron a las montañas para viajar a los valles cercanos, cazar o llevar animales a los pastos y buscar materias primas.

Emergencia arqueológica: artefactos están emergiendo tras derretimiento de glaciares alpinos
Zapato con cordones encontrado con los restos de un hombre prehistórico que data de alrededor del 2.800 a. C. Crédito: Fabrice Coffrini / AFP

Christian auf der Maur, un arqueólogo del cantón de Uri que participó en la expedición al sitio del cristal, dijo que el hallazgo fue «verdaderamente excepcional».

“Ahora sabemos que la gente estaba subiendo a las montañas hasta los 3.000 metros de altitud, en busca de cristales y otros materiales primarios”.

Importante hallazgo

El primer hallazgo alpino antiguo importante que emergió del hielo derretido fue el descubrimiento en 1991 de «Oetzi», un guerrero de 5.300 años cuyo cuerpo se había conservado dentro de un glaciar alpino en la región italiana del Tirol.

Las teorías de que pudo haber sido un raro ejemplo de un ser humano prehistórico que se aventuró en los Alpes han sido desmentidas por los hallazgos de numerosos rastros antiguos de personas que cruzan pasos de montaña a gran altura.

Materiales orgánicos raros

El paso de Schnidejoch, un sendero elevado en los Alpes de Berna a 2.756 metros sobre el nivel del mar, ha sido una bendición para los científicos desde 2003, con el hallazgo de un carcaj de corteza de abedul, un estuche de flechas, que data de hace mucho tiempo, aproximadamente 3.000 a.C.

Más tarde, también se descubrieron pantalones y zapatos de cuero, probablemente de la misma persona desafortunada, junto con cientos de otros objetos que datan de aproximadamente el 4.500 a.C.

El arqueólogo Regula Gubler dijo a AFP:

“Es emocionante porque encontramos cosas que normalmente no encontramos en las excavaciones”.

Señaló materiales orgánicos como cuero, madera, corteza de abedul y textiles, que generalmente se pierden por la erosión, pero que aquí se conservan intactos en el hielo.

Emergencia arqueológica: artefactos están emergiendo tras derretimiento de glaciares alpinos
Esta canasta trenzada ennegrecida del Neolítico fue hallada en los Alpes de Berna. Crédito: Fabrice Coffrini / AFP

Apenas el mes pasado, dirigió un equipo para excavar un nuevo hallazgo en Schnidejoch: una cuerda anudada de estopa, o fibras vegetales, que se cree tiene más de 6.000 años.

Si bien el cambio climático ha hecho posibles hallazgos tan extraordinarios, también es una amenaza: si no se encuentran rápidamente, los materiales orgánicos liberados del hielo se desintegran y desaparecen rápidamente.

Tiempo muy corto

Gubler dijo:

“Es una ventana muy corta en el tiempo. En 20 años, estos hallazgos desaparecerán y estos parches de hielo desaparecerán. Es un poco estresante”.

El problema es que los arqueólogos no pueden quedarse en cada capa de hielo que se derrite esperando que emerja un tesoro.

En cambio, confían en los excursionistas y otras personas para alertarlos sobre los hallazgos.

Eso a veces puede suceder de manera indirecta.

Emergencia arqueológica: artefactos están emergiendo tras derretimiento de glaciares alpinos
Derretimiento de los glaciares está revelando restos arqueológicos de miles de años de antigüedad. Crédito: Pixabay

Cuando dos excursionistas italianos en 1999 tropezaron con una talla de madera en el glaciar Arolla en el cantón sur de Wallis, a unos 3.100 metros sobre el nivel del mar, la recogieron, la pulieron y la colgaron en la pared de su sala de estar.

Fue solo a través de una serie de circunstancias afortunadas que 19 años después llamó la atención de Pierre Yves Nicod, un arqueólogo del museo histórico de Wallis en Sion, donde estaba preparando una exposición sobre arqueología glaciar.

Resultó tener más de 2.000 años, «un artefacto celta de la Edad del Hierro», dijo Nicod a la AFP. Su función sigue siendo un misterio, dijo.

Otra incógnita, dijo Nicod, es «cuántos objetos de este tipo se han recogido en los Alpes en los últimos 30 años y actualmente están colgados en las paredes de las salas de estar».

“Necesitamos sensibilizar urgentemente a las poblaciones que probablemente se encontrarán con tales artefactos. Es una emergencia arqueológica”.

Imagen de portada: Escultura de la Edad de Hierro descubierta en 1999 en el glaciar de Arolla, en el cantón suizo de Valais. Crédito: Fabrice Coffrini / AFP

Vía: Agence France-Presse

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here