Humanos llegaron a América miles de años antes de lo que se pensaba, sugiere investigación
Publicado el 13 Jul 2023
© Imagen: depositphotos.com

Un equipo de investigadores afirman haber hallado pruebas de que los humanos vivieron en América miles de años antes de lo que se pensaba. En una investigación sostienen haber encontrado restos de huesos de animales modificados hace entre 25.000 y 27.000 años.

En un artículo publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, los científicos sostienen que los huesos de perezosos gigantes fueron modificados por humanos prehistóricos en el centro de Brasil hace entre 25.000 y 27.000 años.

Te puede gustar:

Los hallazgos ponen en tela de juicio las ideas dominantes sobre el poblamiento de América, un tema muy debatido entre los expertos.

Un investigador que no participó en el estudio declaró su escepticismo ante las afirmaciones del artículo. Otro afirmó que el estudio era un trabajo “excelente” con implicaciones “importantes”. Estas opiniones divergentes ponen de manifiesto el carácter controvertido del debate.

En la actualidad se acepta que el poblamiento de América se produjo antes de la cultura Clovis, que se remonta aproximadamente a hace 13.500 años.

Algunas investigaciones han indicado que la gente llegó al continente americano durante, o incluso antes, del último máximo glacial (LGM, por sus siglas en inglés) -definido en el documento como un período de hace unos 19.000 a 26.000 años. (Este fue el momento de la historia de la Tierra en el que las capas de hielo y los glaciares alcanzaron su mayor extensión durante la última edad de hielo).

Pero persiste el escepticismo sobre las pruebas de asentamientos humanos en América antes de hace unos 16.000 años.

¿Qué argumenta el reciente estudio?

En el último estudio, los investigadores afirman que los huesos de una especie ya extinguida de perezosos terrestres gigantes hallados en el abrigo de roca caliza de Santa Elina, en el centro de Brasil, fueron modificados por los humanos durante su ocupación del lugar hace entre 25.000 y 27.000 años. Según el estudio, es probable que estos antiguos pobladores utilizaran los artefactos como adornos personales.

Representación artística muestra humanos antiguos modificando huesos de perezosos gigantes en el refugio de piedra caliza de Santa Elina en el centro de Brasil. Los investigadores argumentan que los huesos de perezosos gigantes fueron modificados por humanos prehistóricos en el centro de Brasil hace alrededor de 25.000 a 27.000 años

Representación artística muestra humanos antiguos modificando huesos de perezosos gigantes en el refugio de piedra caliza de Santa Elina en el centro de Brasil. Los investigadores argumentan que los huesos de perezosos gigantes fueron modificados por humanos prehistóricos en el centro de Brasil hace alrededor de 25.000 a 27.000 años. Crédito de imagen: Julia D’Oliveira

El equipo ha hallado indicios de modificaciones humanas en tres de los huesos de perezoso gigante, como señales de pulido, arañazos y agujeros hechos deliberadamente. Los huesos forman parte de los miles de osteodermos -placas óseas que se encuentran en la piel de algunos vertebrados, sobre todo reptiles- descubiertos en el abrigo rocoso junto con los restos de perezosos gigantes.

Los osteodermos descritos en el estudio no son descubrimientos nuevos. Ya habían sido registrados por Águeda Vialou y Denis Vialou, dos coautores del último trabajo que llevan más de 30 años trabajando en Santa Elina, y antes se pensaba que eran adornos personales.

Thaís Pansani, otro de los autores del trabajo, que trabaja en la Universidad Federal de São Carlos (Brasil), dijo en un comunicado:

“Sin embargo, hasta ahora no se había realizado ningún trabajo de investigación sobre estos osteodermos que aportara pruebas sólidas sobre el origen y el momento de estas modificaciones”.

A primera vista, la forma de los osteodermos era “muy sugestiva” de colgantes, principalmente debido al pulido y a la ubicación de los agujeros, según Mírian Pacheco, otra autora del estudio, que trabaja en la Universidad Federal de São Carlos.

Pacheco dijo:

“Estas especulaciones tenían cierta verosimilitud debido a los colgantes y otros adornos hechos con huesos y dientes de animales conservados en otros yacimientos arqueológicos”.

Utilizando técnicas como la microscopía electrónica de barrido, los investigadores identificaron marcas y señales químicas que indicaban que los huesos del perezoso gigante fueron modificados por los humanos hace unos 25.000 años, antes de que se fosilizaran.

Los científicos también realizaron estudios experimentales en otros osteodermos fósiles de Santa Elina, además de osteodermos de armadillos modernos, para compararlos con los resultados de sus análisis.

Pacheco dijo:

“Los datos de microscopía electrónica y fotoluminiscencia nos permitieron distinguir diferentes tipos de marcas que nos ayudaron a concluir que las marcas atribuidas a seres humanos fueron hechas en huesos frescos o al menos antes del entierro del cadáver.

Nuestros datos se ven confirmados también por el contexto arqueológico”. Los huesos y cientos de osteodermos del perezoso terrestre se encuentran en el mismo contexto deposicional.

Además, el esqueleto se encuentra en un contexto arqueológico con otros elementos materiales de la cultura, como herramientas de piedra. Si los osteodermos no se pulieron en estado fresco, al menos se pulieron como restos secos, que son diferentes de los restos mineralizados por fosilización”.

Los restos de huesos modificados fueron usados como “joyas”

En la foto se muestra uno de los osteodermos de perezosos gigantes que los científicos examinaron para su estudio. Dicen que el objeto muestra evidencia de que fue modificado por humanos

En la foto se muestra uno de los osteodermos de perezosos gigantes que los científicos examinaron para su estudio. Dicen que el objeto muestra evidencia de que fue modificado por humanos. Crédito de imagen: Thaís Pansani / Pierre Gueriau

Según Pacheco, los osteodermos modificados están muy pulidos y parecen haber sido remodelados, lo que los diferencia del aspecto áspero y natural de otros osteodermos. Esta y otras pruebas llevaron a los investigadores a la conclusión de que podrían haber sido utilizados como colgantes.

Pacheco dijo:

“Uno de ellos tiene un pulido extra en un lado que podría ser el resultado del contacto con la piel durante un uso prolongado”.

Los investigadores afirmaron que es posible datar los osteodermos debido a la capa arqueológica en la que fueron hallados.

Pansani dijo:

“El abrigo rocoso de Santa Elina tiene varias capas con evidencias de ocupación humana que datan de hace 27.000 años hasta épocas modernas.

Los osteodermos modificados se encontraron en la capa más profunda y antigua del abrigo, junto con otros huesos de perezoso gigante y artefactos de piedra”.

Y prosiguió:

“Esta capa se ha datado mediante tres técnicas diferentes y en tres materiales distintos -huesos, carbón vegetal y granos de cuarzo del sedimento- y todos los resultados coinciden con el intervalo de 25.000 a 27.000 años”.

Esto podría cambiar la historia de la llegada de antiguos humanos a América

Los investigadores afirmaron que sus hallazgos, junto con otros descubrimientos de los últimos años, refuerzan la hipótesis sobre ocupaciones humanas más tempranas en las Américas alrededor de la época del LGM.

Pansani dijo:

“El momento del poblamiento de América sigue siendo objeto de acalorados debates en el mundo académico. La edad más aceptada para la ocupación humana del continente es de unos 16.000 años. Sin embargo, hay varios yacimientos arqueológicos en América del Norte y del Sur que sugieren que los humanos estuvieron aquí mucho antes.”

La comunidad científica no está totalmente de acuerdo con esta investigación

Otros investigadores, sin embargo, han expresado su escepticismo ante los últimos hallazgos.

Ben Potter, profesor del Departamento de Antropología de la University of Alaska Fairbanks, afirmó que el estudio “no aporta buenas pruebas” de la afirmación de que los humanos ocuparon el yacimiento en la época del LGM.

Potter declaró que las modificaciones observadas en los osteodermos están abiertas a más de una interpretación.

Potter dijo:

“Las perforaciones y arañazos en los osteodermos de los que se informa aquí son equívocos, ya que muchos procesos naturales dejan marcas en los huesos, incluidos los estragos de los carnívoros.

El problema de que diferentes procesos conduzcan al mismo efecto es muy común en arqueología y debe superarse”.

Potter agregó:

“Sospecho que hay procesos geoquímicos, meteorización, etcétera, que también pueden dejar agujeros en osteodermos en entornos claramente no culturales”.

Potter dijo que le gustaría ver “experimentos tafonómicos” controlados -diseñados para estudiar cómo se descomponen y fosilizan o conservan los organismos- para demostrar que las marcas no pueden haber sido causadas por procesos no relacionados con el ser humano.

Potter también cuestionó la presencia de pruebas humanas en las capas arqueológicas donde se hallaron los osteodermos.

Por otra parte, algunos investigadores han elogiado el nuevo estudio. Rita Scheel-Ybert, arqueóloga del Museo Nacional de Brasil y de la Universidad Federal de Río de Janeiro, que tampoco participó en la investigación, declaró a Newsweek que el estudio era “excelente”.

Scheel-Ybert dijo en un comunicado:

“Se trata de uno de los yacimientos excavados con más cuidado y detalle de la región, por lo que creo que no hay duda de la asociación de estos artefactos con la ocupación humana”.

En opinión de Scheel-Ybert, el trabajo tiene “implicaciones importantes”, ya que supone un argumento de peso para retrasar la cronología de la llegada de los humanos a América.

Scheel-Ybert agregó:

“Ahora hay varias fechas antiguas de yacimientos de toda América… que también presentan buenas pruebas. Los datos acumulados [muestran] pruebas sólidas de una llegada de los humanos a este continente mucho antes de lo que normalmente se acepta.

No cabe duda de que la gente llegó a este continente hace unos 30.000 años o antes. ¿Cómo llegaron realmente aquí? ¿Hubo una única vía de colonización o varias rutas? ¿Cómo vivían? Tenemos muchas preguntas esperando respuesta, pero en mi opinión la antigüedad del poblamiento de América ya no es una de ellas.”

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en Proceedings of the Royal Society B.

[H/T: NW]

Crédito imagen de portada: depositphotos.com

Como lector de CODIGO OCULTO, lo invitamos a seguirnos en nuestra Fan Page, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestro Grupo Oficial y a nuestra comunidad en Telegram.

Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Apoya nuestro trabajo

Con tu ayuda podremos seguir creando contenidos e informándote a diario. Apoya nuestro trabajo. ¡Gracias!

SUSCRÍBETE GRATIS A NOTICIAS

Síguenos en Telegram
Síguenos en TikTok / codigoocultocom

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine

También te podría interesar…