Se han descubierto agujeros negros errantes presentes en galaxias enanas ubicadas a menos de mil millones de años luz de la Tierra.

Un equipo de científicos pretende descubrir el misterio del origen de agujeros negros supermasivos miles o millones de veces más grandes que el Sol.

En el proceso encontraron agujeros negros «errantes» existentes en galaxias enanas.

Los científicos identificaron  13 galaxias enanas en un radio de mil millones de años luz de la Tierra, y han sugerido que «casi seguro» que albergan un agujero negro.

Agujeros negros en galaxias enanas

Las galaxias enanas detectadas poseen una masa 100 veces menor que la Vía Láctea, y los astrónomos creen que son algunas de las galaxias más pequeñas del Universo que podrían tener agujeros negros.

Amy Reines, profesora asistente en la Montana State University, dijo en un comunicado:

Este trabajo nos ha enseñado que debemos ampliar nuestras búsquedas de agujeros negros masivos en galaxias enanas más allá de sus centros para obtener una comprensión más completa de la población y aprender qué mecanismos ayudaron a formar los primeros agujeros negros masivos en el Universo temprano”.

Se ha calculado que los agujeros negros presentes en estas galaxias poseen masas de aproximadamente 400.000 veces el tamaño del Sol; lo que significa una masa relativamente pequeña para un agujero negro en términos astronómicos.

Solo para comparar, el agujero negro supermasivo del centro de nuestra galaxia tiene una masa de aproximadamente 4.6 millones de soles.

Más de 100 galaxias enanas

Aunque se hallaron más de 100 galaxias enanas, los investigadores han indicado que solo 13 de ellas poseen evidencia más sólida para albergar agujeros negros masivos, que consumían el material que les rodea.

Imágenes de galaxias con luz visible mostraron tener agujeros negros masivos. La ilustración central es la concepción artística del disco giratorio de material que cae en un agujero negro y los chorros de material impulsados ​​hacia afuera. Crédito: Sophia Dagnello, NRAO / AUI / NSF; DECaLS survey; CTIO.

Algo que es bastante particular es que en la mitad de galaxias observadas, el agujero negro no se encontraba en el centro o en su núcleo. Muchos de estos gigantes se hallaban fuera del centro.

Es inusual que un agujero negro supermasivo se encuentre fuera del centro en galaxias grandes como la Vía Láctea, pero es más común en galaxias enanas.

Incluso, la mitad de agujeros negros en las galaxias enanas son consideradas «errantes» y se ubican en las afueras de la  galaxia.

Ahora los investigadores creen que esto indicaría que las galaxias se fusionaron con otra en algún momento del pasado, eliminando el agujero negro.

Reines agregó:

Esperamos que estudiarlos y sus galaxias nos den una idea de cómo se formaron y crecieron agujeros negros similares en el Universo temprano, a través de fusiones galácticas durante miles de millones de años, produciendo los agujeros negros supermasivos que vemos en galaxias más grandes hoy, con masas de muchos millones o miles de millones de veces la del Sol”.

Los hallazgos de la investigación han sido presentados en reunión de la American Astronomical Society y han sido publicados en el servidor de pre-impresión arXiv.org.

Fuente: phys.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here