La ciencia ficción y la realidad se aproximan. Científico dijo estar desatollando tecnología similar a la del robot T-1000 de la película «Terminator».

Un equipo de investigadores del Ejército de EE.UU., se ha asociado con la Texas A&M University para crear un nuevo material polimérico que puede cambiar de forma y curarse de forma autónoma como parte de un esfuerzo de investigación para mejorar los futuros vehículos aéreos y robóticos no tripulados (drones).

En las primeras investigaciones, el material basado en epoxi imprimible en 3D, el primero en su tipo, puede responder a los estímulos, y los investigadores esperan que algún día tenga inteligencia incorporada que le permita adaptarse a su entorno sin ningún control externo, según un comunicado de prensa del Laboratorio de Investigación del Ejército del Army Combat Capabilities Development Command’s (CCDC).

Frank Gardea, ingeniero aeroespacial e investigador principal del esfuerzo, en el CCDC, dijo en un comunicado:

“Queremos un sistema de materiales que proporcione estructura, detección y respuesta simultáneamente”.

Tecnología similar al T-1000 de «Terminator 2»

Gardea imagina una plataforma futura, adecuada para misiones aéreas y terrestres, con las «características de reconfiguración del personaje T-1000 en la película de Hollywood, ‘Terminator 2’».

Científico del Ejército de EE.UU. se jacta de estar construyendo tecnología similar al robot T-1000 de «Terminator»
Robot T-1000 en película Temrinator 2. Crédito: Tristar

La exitosa película presentaba un Terminator hecho de metal líquido que podía convertir sus brazos en armas punzantes y curarse a sí mismo después de recibir un disparo.

Hasta ahora, el material ha respondido a la temperatura, que los investigadores seleccionaron en primer lugar debido a su facilidad de uso durante las pruebas de laboratorio.

En el mundo real, aplicar un estímulo de temperatura no es tan fácil ni práctico, por lo que introdujeron la respuesta a la luz porque es más fácil de controlar y aplicar de forma remota, dijo Gardea en el comunicado.

Nuevo material

Los polímeros están formados por unidades repetidas, como eslabones de una cadena. Para polímeros más blandos, estas cadenas solo están ligeramente conectadas entre sí a través de enlaces cruzados, según el comunicado. Cuantos más enlaces cruzados entre cadenas, más rígido se vuelve el material.

Gardea agregó:

“La mayoría de los materiales reticulados, especialmente los que están impresos en 3D, tienden a tener una forma fija, lo que significa que, una vez que la pieza se fabrica, el material no se puede reprocesar ni fundir. Este nuevo material tiene un enlace dinámico que le permite pasar de líquido a sólido varias veces, lo que le permite ser impreso y reciclado en 3D”.

Estos enlaces dinámicos dan como resultado un comportamiento de memoria de forma único, por lo que el material se puede programar y activar para volver a una forma recordada, según el comunicado. (Esto recuerda al material que se dice se obtuvo en Roswell).

Científico del Ejército de EE.UU. se jacta de estar construyendo tecnología similar al robot T-1000 de «Terminator»
Material desarrollado. Cortesía: army.mil / Texas A&M University

El comunicado indica:

“La flexibilidad introducida en la cadena de polímero permite ajustarla, de formas sin precedentes, para obtener la suavidad del caucho o la resistencia de los plásticos que soportan carga”.

Gran parte del trabajo anterior sobre materiales adaptativos fue para sistemas de materiales que son demasiado blandos para aplicaciones estructurales o no adecuados para el desarrollo de plataformas, dijo Bryan Glaz, científico jefe asociado de la Dirección de Tecnología de Vehículos del laboratorio, en el comunicado.

La investigación aún se encuentra en fase de descubrimiento. El equipo comenzó tratando de desarrollar un material imprimible en 3D para aplicaciones estructurales que podría usarse para imprimir componentes de UAV o incluso helicópteros, según el comunicado.

Durante esta investigación exploratoria, los funcionarios del programa notaron que, después de fallar, las superficies se activaron y «se adherirían fácilmente entre sí», dijo Gardea, y agregó que el descubrimiento llevó a los investigadores a investigar las capacidades de autocuración.

Científico del Ejército de EE.UU. se jacta de estar construyendo tecnología similar al robot T-1000 de «Terminator»
El material mostró tener propiedades de autocuración. Crédito: Texas A&M University

Los próximos pasos inmediatos son mejorar el comportamiento de actuación y la curación, así como introducir la capacidad de respuesta múltiple y hacer que el material responda a los estímulos más allá de la temperatura y la luz, dijo Gardea.

Este esfuerzo es solo parte de un programa de investigación exploratoria para observar nuevos desarrollos científicos que pueden alterar los paradigmas científicos y tecnológicos actuales dentro de 30 a 50 años, dijo Glaz.

Pero el avance científico del equipo marca «un primer paso en un camino muy largo hacia la realización de la posibilidad científica de plataformas futuras profundas», agregó.

Esta no es la primera vez que se desarrollan materiales inspirados en el robot de la mencionada película. En 2018, científicos chinos crearon un material que cambiaba de forma, como el sanguinario autómata. Parece que algún día lograremos lo que tanto se busca.

Fuente: military / army

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here