Sabemos que la vida puede manifestar en formas casi infinitas. Conocemos la vida existente en la Tierra, pero no tenemos la última palabra cuando se trata de formas, química y naturaleza de la vida. Ahora, un astrónomo sugiere que existen 300 millones de mundos habitables tan solo en la Vía Láctea.

¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es la probabilidad de nuestra existencia? ¿Podría haber otros como nosotros en la galaxia? ¿Cuántos planetas rocosos como la Tierra están orbitando estrellas como el Sol a una distancia adecuada para que exista la vida tal como la conocemos? Ahora, tenemos una respuesta, basada en datos del telescopio espacial Kepler (ya retirado).

Son aproximadamente 300 millones.

Ese no es necesariamente un número exacto, pero nos da una línea de base aproximada con la que trabajar mientras buscamos mundos que puedan sustentar la vida en nuestra galaxia.

300 millones de mundos potencialmente habitables existirían en la Vía Láctea, según astrónomo
Exoplaneta Kepler-442b. Crédito: NASA

Steve Bryson del Ames Research Center de la NASA, dijo en un comunicado:

“Kepler ya nos dijo que había miles de millones de planetas, pero ahora sabemos que una buena parte de esos planetas podrían ser rocosos y habitables. Aunque este resultado está lejos de ser un valor final, y el agua en la superficie de un planeta es solo uno de los muchos factores para sustentar la vida, es extremadamente emocionante que hayamos calculado que estos mundos son tan comunes con tanta confianza y precisión”.

Cuando intentamos delimitar qué exoplanetas podrían albergar vida, buscamos lo que sabemos. Y el único planeta que sabemos con certeza que sustenta la vida es el nuestro: la Tierra. Podría haber una serie de factores detallados que influyan en nuestra presencia aquí, como la presencia de una Luna o un gigante gaseoso masivo como Júpiter; pero como punto de partida, los astrónomos tienden a usar solo los siguientes tres.

¿Es el exoplaneta rocoso, como la Tierra, Marte y Venus?

¿Orbita una estrella como el Sol, no demasiado caliente y no demasiado activa con destellos que podrían azotar planetas con radiación?

¿Y orbita a esa estrella en la zona de Ricitos de Oro, ni demasiado fría ni demasiado caliente, ni tan lejos que el agua líquida de la superficie se congele, ni tan cerca que el agua de la superficie se evapore?

La búsqueda del telescopio espacial Kepler

300 millones de mundos potencialmente habitables existirían en la Vía Láctea, según astrónomo
Una ilustración que representa el legado del telescopio espacial Kepler de la NASA. Crédito: NASA / Ames Research Center / W. Stenzel / D. Rutter

Las estrellas que estudió el telescopio terminaron siendo mucho más variables en brillo que el Sol, lo que significó que los tránsitos exoplanetarios más pequeños que atenúan la luz de la estrella, la firma que Kepler usó para identificar candidatos a exoplanetas, probablemente terminaron siendo indistinguibles de la variabilidad estelar en muchos casos, perdiendo así planetas reales y generando también falsos positivos. El software llamado Robovetter corrigió estos problemas para objetos con órbitas de menos de 500 días, pero, señaló el equipo, muchos exoplanetas habitables podrían tener órbitas mucho más largas.

Entonces, derivaron un método para determinar la zona Ricitos de Oro de una estrella en función del radio del planeta y el flujo de fotones: el número de fotones por segundo por unidad de área de la estrella (derivado de los datos del estudio de Gaia) que golpean la superficie del exoplaneta hipotético.

Los investigadores limitaron su búsqueda a exoplanetas entre 0.5 y 1.5 veces la masa de la Tierra y estrellas entre 4.800 y 6.300 Kelvin (4,530 a 6,025 grados Celsius; 8,180 y 10,880 grados Fahrenheit) en temperatura efectiva (el Sol tiene una temperatura efectiva de 5,780 Kelvin). .

El equipo descubrió que aproximadamente la mitad de estas estrellas, según sus cálculos, deberían tener exoplanetas rocosos de la zona Ricitos de Oro. Eso es aproximadamente 300 millones de estrellas en la Vía Láctea, según nuestros conteos actuales.

Dadas las restricciones sobre las estrellas, ese no es el panorama completo. Las estimaciones previas del número de mundos potencialmente habitables basadas en datos de Kepler han vuelto con números mucho más altos. Pero los astrobiólogos creen que cuanto más cerca estén las características de un sistema de las de la Tierra y del Sol, mayores serán las posibilidades de encontrar un lugar donde la vida pueda prosperar.

Por lo tanto, es importante profundizar en los detalles granulares para las búsquedas en curso y futuras de mundos potencialmente habitables.

La investigación se publicará en The Astronomical Journal y está disponible en arXiv.org.

Imagen de portada: Comparación de tamaño Kepler-442b y de la Tierra. Crédito: Wikimedia Commons

Vía: sciencealert / nasa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here