Los viajes en el tiempo guardan muchas teorías en su haber, sin embargo, es posible que en 1983 se haya abierto un portal espacio-temporal en los Estados Unidos debido al Proyecto Montauk.

Si visitamos Long Island, podemos toparnos con Montauk Point, un punto bastante conocido por gran parte de los habitantes de Nueva York debido a su historia.

Sin embargo, más al oeste podemos ver una base de la Fuerza Aérea estadounidense abandonada desde 1969. A pesar de ello, los habitantes aseguran que esta se reaperturó nuevamente de un momento a otro y continuó operando a espaldas del gobierno.

Hasta la fecha nadie ha conseguido rastrear la financiación. Investigadores del gobierno continúan buscando una respuesta, pero sin éxito alguno.

Cuando se le pregunta a los lugareños sobre este suceso, pocos saben realmente que sucedió, aunque existen muchas leyendas sobre el Proyecto Montauk.

¿Qué es el Proyecto Montauk?

Base militar de Montauk Point. Crédito: Nojo13 / Wikimedia commons

Hasta la fecha, no es más que una teoría a pesar de que se han encontrado numerosas pruebas que podrían dar veracidad a los hechos ocurridos en la Estación de la Fuerza Aérea de Montauk, pero nada concluyente.

Se dice que su principal objetivo era el de desarrollar técnicas de guerra psicológica e investigaciones poco convencionales, donde se incluía el viaje en el tiempo.

Comienzos del Proyecto Montauk

Los comienzos del Proyecto Montauk con el USS Eldridge en 1943. Crédito: Wikimedia commons (Public domain)

El nacimiento del proyecto tiene sus comienzos muy probablemente con el Experimento Philadelphia y todo lo relacionado con el evento dentro del USS Eldridge 40 años atrás.

Usando las teorías dejadas por Nikola Tesla, se intentó crear una especie de «blindaje electromagnético» que haría invisible al navío a cualquier radar para usarlo en la Segunda Guerra Mundial.

Décadas de investigación secreta y desarrollo de tecnología aplicada tomando como base los anteriores sucesos, llevaron a la realización de diferentes proyectos en donde se estudiaba la vigilancia electromagnética del cerebro y el control mental en poblaciones específicas.

La finalización de este proyecto llegó a su punto más alto cuando en la base de Montauk Point, en 1983, consiguieron crear una grieta espacio-temporal hacia 1943.

Nacimiento de la teoría de la conspiración

Preston Nichols,, Director Principal del Proyecto Philadelphia. Crédito: Shanti Deus / YouTube

Aunque se trate de una especie de leyenda urbana para los pobladores de Long Island, y que más tarde se esparció por todo el mundo, esta nació con Preston Nichols.

Este personaje declaró que durante muchos años, algunos pantallazos de recuerdos aparecían en su cabeza de un momento a otro, pero no sabía de qué se trataba.

Sin embargo, esto le valió para que, poco a poco, algunas memorias de su participación en el Proyecto Montauk se formaran claramente.

Debido a ello se motivó a continuar investigando, lo que le valió a conseguir parte del equipo que se usó en el proyecto, además de descubrir su puesto como Director Técnico. Todo ello lo llevó a 1943 y las desastrosas consecuencias de lo sucedido con el USS Eldridge.

La creación del Proyecto Montauk

Proyecto Montauk. Crédito: Nojo13 / Wikimedia commons, Free-Photos / Pixabay, WikimediaImages / Pixabay. Edición: Erick Sumoza

No hay una versión «oficial», pero todo apunta a que se trata de una extensión del Experimento Philadelphia mencionado anteriormente.

En los años 50, Nichols reunió a los investigadores sobrevivientes y les convenció de continuar el trabajo anterior, pero esta vez enfocado en la manipulación del blindaje electromagnético que consiguió, no solo hacer invisible al navío, sino que trajo consecuencias inimaginables.

El USS Eldridge había desaparecido y reaparecido a cientos de kilómetros de distancia, en Norfolk, Virginia. Todo parece indicar que se abrió una brecha espacio-temporal.

Muchas versiones de la historia aseguran que el proyecto fue rechazado por el Congreso estadounidense ya que no estaban totalmente seguros de los resultados.

Pero los investigadores recibieron una financiación secreta del Departamento de Defensa, después de prometer la creación de un arma que podría emplearse en la guerra psicológica.

El por qué no se ha conseguido rastrear el financiamiento de los recursos se debe a que esta provenía de oro secreto nazi que se encontraba oculto en un tren. Mismo que se descubrió tiempo después en la frontera Suiza, en Francia.

Los primeros trabajos habrían comenzado en el Brookhaven National Laboratory bajo el título falso de «Proyecto Phoenix», pero las necesidades de una gran antena de radar llevaron todo el proyecto a la base de Montauk, la cual tenía todo el equipo de radar a disposición.

El lugar era enorme y desolado ya que la localidad aún no se había convertido en una atracción turística. Además, los accesos de agua hacían que los equipos no fuesen detectados. Algo primordial para la continuidad del proyecto.

Realmente, es complicado creer que un proyecto tan ambicioso pudiera haberse dado a espaldas del gobierno de los Estados Unidos, pero las continuas evidencias, aunque sin ser concluyentes, generan ese sentimiento de duda…

Referencias: cienciasdeltiempo

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

¿Te gustó este artículo? Síguenos en nuestra página de Facebook: CODIGO OCULTO para que no te pierdas ningún contenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here