Mohenjo Daro y Harappa: ¿evidencias de una guerra atómica en la antigüedad?


2 comments, 2.2k shares
Mohenjo Daro y Harappa: ¿evidencias de una guerra atómica en la antigüedad?
¿Antigua explosión nuclear en el Valle del Indo? No es la única explicación. Veamos... Edición imagen: Fernando T.

La existencia de un antiguo pasado planetario, donde avanzadas civilizaciones tuvieron lugar, se erige como una real posibilidad, aunque su aceptación histórica, aún se encuentra en discusión, ante las escasas evidencias recolectadas.

Muchos de estos datos tan populares, y que conforman algunos de los misterios más sobresalientes, obedecen en su mayoría, a la interpretación de viejos textos sagrados, y hallazgos aislados hasta el momento. Mohenjo Daro y Harappa, se constituyen dentro del candente mundo de los enigmas, como uno de los paradigmas más vinculados a estas temáticas, configurando uno de sus modelos más representativos.

La extraordinaria Mohenho Daro, un enigma pendiente. Actual Paquistán
La extraordinaria Mohenho Daro, un enigma pendiente. Actual Paquistán. Cortesía: Penn Museum
Pasupati el señor de las bestias, encarnación de Shiva. Uno de los sellos más representativos de la llamada civilización Valle del Indo
Pasupati el señor de las bestias, encarnación de Shiva. Uno de los sellos más representativos de la llamada civilización Valle del Indo. Cortesía: thebetterindia.com

Y es porque desde hace décadas, innumerables lecturas referidas por cientos de estudiosos e investigadores, asocian estas antiquísimas ruinas asiáticas, a una posible destrucción atómica, aunque su sola mención pueda sonar a locura. A través de este artículo proponemos repasar el caso, y formular algunas conclusiones, aunque advierto al lector, quizás vean sus expectativas defraudadas. Examinemos la historia.

Mohenjo Daro y Harappa – Descubrimiento de la Civilización del Valle del Indo

La historia de uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de la India, y posteriormente Paquistán, comienza a gestarse a mediados del siglo XX, aunque oficialmente su rastro comienza a perfilarse en 1830. Quién primero se percata de la existencia de estos importantes asentamientos es el británico James Lewis, conocido desertor de las Ejército de la Compañía de las Indias Orientales, que bajo el seudónimo de Charles Masson fuera uno de los primeros occidentales en referirse a la Civilización de Harappan, que se habría extendido desde el 2600 hasta el 1900 a.C.

Sus impresiones aparecieron más tarde en un libro Narrative of various journeys in Balochistan Afghanistan and the Panjab (Narrativa de varios viajes en Baluchistán, Afganistán y el Paniab), que fuera dado a luz en 1842. Hubo que esperar igual casi tres décadas, para que se iniciaran las primeras excavaciones en Harappa (bautizado con este apelativo, aunque algunos creen que su verdadero nombre refiere a Kukkutarma, significando ciudad de los gallos), empresa que contara con el auspicio de Sir Alexander Cunningham, 1814-1893, un ingeniero con aspiraciones en arqueología. Se dice que la real motivación surgió tras el descubrimiento de un «pequeño sello de piedra», hallado por unos trabajadores mientras se construía una línea de ferrocarril. Al examinarlo Cunnigham quedó absorto, y señaló la pieza como originaria de una «antigua civilización hindú desconocida». En cuanto a su escritura fue incapaz de identificarla. Se iniciaba el primer misterio.

Clásica representación del Lingam, aludiendo a Shiva, descubierto en las ruinas de Harappa. Datado en 5.000 años
Clásica representación del Lingam, aludiendo a Shiva, descubierto en las ruinas de Harappa. Datado en 5.000 años. Cortesía: hindoorashtra.com

Comentarios posteriores legados por Cunningham, introducirían la idea errónea, de una ciudad budista como el modelo real tras ese hallazgo. Más tarde posteriores estudios corregirían aquellas primeras impresiones, alejadas de la real verdad histórica. Posteriormente Harappa adquiriría prestigio a través de los trabajos llevados a cabo por John Marshall, 1876-1958, Director General del Estudio Arqueológico de la India, quién impulsara las exploraciones de esta ciudadela, y posteriormente, otra en importancia que ahora veremos, Mohenjo Daro.

La indescifrable escritura del Valle del Indo, que sigue desconcertando a los arqueólogos, y de cierta similitud con los glifos rongo rongo de Isla de Pascua ¿Cuál es su conexión?
La indescifrable escritura del Valle del Indo, que sigue desconcertando a los arqueólogos, y de cierta similitud con los glifos rongo rongo de Isla de Pascua ¿Cuál es su conexión? Cortesía: harappa.com

Denominada como el «montículo de los hombres muertos», su hallazgo se remonta a 1922, cuando un oficial del Servicio Arqueológico de la India, Rakhaldas Bandypopadhyay (más conocido como RD Banerji) mientras trabajaba en la provincia de Sindh, «notó ciertos montículos altos» donde amontonados a su alrededor divisara, «restos de cerámicas, raspadores de sílex, cuentas, sellos, cuchillas de piedras» entre otros objetos.

Ambas ciudades, Harappa y Mohenjo Daro, daban cuenta de una avanzada sociedad, que construyeron metrópolis bien planificadas, que además contaban con un sistema de alcantarillados subterráneos, desagües, hornos, torres, fortificaciones de defensa, destacado así mismo, por la ausencia de «palacios, templos o tumbas, así como rastros de cualquier tipo de gobierno». Pero lo más notable de estas culturas del Valle del Indo, es la posesión de una escritura insólita y actualmente indescifrable, de gran sofisticación.

En el tiempo que estos hallazgos comenzaron a surgir, la arqueología mundial vivía una de sus épocas más gloriosas, y cuyo epicentro era gobernado por las excavaciones de Medio Oriente. Es en este punto donde muchos historiadores creen ver un fenómeno en expansión, y que tiene a la cuestión «aria» como motor. Cuando escribimos nuestro artículo sobre un antiguo imperio Tartariano, mostramos al lector una trastienda desconocida, escenificada tras aparentes reivindicaciones históricas, demostrando nuestro informe, la gran incongruencia existente, tras el paciente análisis de datos y fechas no concordantes. En síntesis Tartaria, imaginado como un poderoso imperio global, absoluta invención.

Este mismo ejemplo ocurre con respecto al tema que estamos desarrollando, donde el Valle del Indo y su herencia civilizadora, esconde una política histórica refugiada tras el mito ario, término provocativo, y de gran entredicho por sus implicancias.

Aunque lo ario alcanzaría renombre tras la llegada de los nazis al poder, un siglo antes que las huestes de Hitler pusieran el concepto de moda, las reivindicaciones de sangre aria en la génesis de Europa, ya se encontraba latente. La India colonial ayudó mucho a este propósito, motorizada por una Gran Bretaña interesada en centrar la atención en Asia y Oriente, como imaginario histórico idealizado.

Impactante toma de Mohenjo Daro que muestra su estilizada ingeniería, observándose pisos enladrillados, signos de una avanzada civilización
Impactante toma de Mohenjo Daro que muestra su estilizada ingeniería, observándose pisos enladrillados, signos de una avanzada civilización. Cortesía: harappa.com

Como bien resume el estudioso hindú Anuraag Sanghi, en su excelente artículo Política ‘aria’ detrás de la historia del Indo-Saraswati:

A medidas que los académicos saquearon una gran cantidad de nuevos documentos textuales y arqueológicos, descubrieron la poderosa influencia de la Persia Zoroástrica, las profundidades esotéricas de la antigua India, y las innovaciones primitivas de los asirios y sumerios. Estas nuevas culturas, atractivas en su antigüedad, espiritualidad y pureza aparente, hicieron que los conocidos ‘orientales’, especialmente los antiguos israelitas y egipcios, parecieran derivados, corruptos, y banales”.

En su trabajo Sanghi también narra cómo durante casi ochenta años, en los períodos que van desde 1845 hasta 1924, la arqueología de su país, ignoró las ruinas de Harappa y Mohenjo Daro, así como otros asentamientos similares, que se mantuvieron amparados tras el mayor desinterés, y sujetos a una negación constante, buscando silenciar por parte de las autoridades británicas, regentes en el poder, aquel pasado aún inentendible de una India pre colonial. Sorpresivamente en 1925 esta omisión decidió corregirse, y aquellas increíbles culturas comenzaron a ver la luz.

Una de las estructuras más hermosas de Mohenjo Daro, el Gran Baño, donde se cree practicaba la medicina hidropática
Una de las estructuras más hermosas de Mohenjo Daro, el Gran Baño, donde se cree practicaba la medicina hidropática. Cortesía: harappa.com

En intento por entender su interrupción y misteriosa desaparición del escenario mundial, los manuales oficiales sugirieron Harappa y Mojenho Daro fecharon su defunción, luego de ocurrida una invasión aria a sus regiones. Algunos estudiosos denominan Vallindos o Pre Arios a estas culturas originarias de Valle del Indo, y describen a estos pueblos, «como de piel oscura, estatura mediana o baja, con rasgos negroides, típicos de las razas proto-mediterráneas». Son presentados como de carácter pacífico, orientados en sus quehaceres, al comercio, y agricultura.

Como sabemos destacaron por sus portentosas obras hidráulicas, que hasta el día de hoy pueden ser observadas. Su apacible vida fue interrumpida por llegada de las tribus nómadas arias, poblada por gente de piel clara, ojos azules y cabello rubio, los caucásicos. En los Vedas, el Mahabharata y Ramayana, tendríamos retazos de su cronología perdida. Tal fue la construcción histórica sobre el mito.

Tanto los vallindos como los arios nómades, habrían gozado de conocimientos de tecnología avanzada, que luego derivara en feroz guerra, según algunos de estos textos. Desde hace muchas décadas se teoriza, una conflagración atómica fue la verdadera culpable de la extinción de estas increíbles metrópolis, historia que escuchamos repetida cientos de veces. Pero ¿qué hay de cierto en esta narrativa explosiva? Teniendo en cuenta el escenario detallado, examinemos las fuentes.

En 2018 se realizó una reedición de 2.000 A.C. Distruzione Atomica, que originalmente fuera publicado en 1979, causando un gran revuelo en su momento
En 2018 se realizó una reedición de 2.000 A.C. Distruzione Atomica, que originalmente fuera publicado en 1979, causando un gran revuelo en su momento. Cortesía: amazon.com

Mohenho Daro ¿Destrucción Atómica en la Antigüedad?

“Los señores del cielo, montado en cólera con los habitantes del antiguo reino donde ahora sólo hay desierto, aniquilaron las siete ciudades con la luz que brillaba con mil soles y que emitía el sonido de diez mil truenos. Desde entonces, en las ciudades malditas no ha vuelto habitar nadie más, y quién se anima aventurarse en los sitios que éstas se levantaban es agredido por malos demonios, que lo hacen morir”. Acerca de la destrucción de Lanka. 2000 a.C. Distruzzione atómica. Davenport y Vicenti, 1979.

Vamos a remontarnos a 1979 cuando tiene lugar la publicación de un insólito texto, 2000 a.C. Distruzzione atomica (Destrucción atómica dos mil años antes de Jesucristo), llevando la firma de dos autores, David Davenport y Ettore Vincenti. El escrito se publicó en italiano, y causó un impacto profundo cuando apareció en el mercado de los misterios. Sin embargo, el trabajo recién recibió atención masiva luego que Erich von Däniken incluyera algunas referencias del mismo, en su obra Viaje a Kiribati allá por 1981.

En uno de sus capítulos el profeta de los antiguos astronautas, desgrana lo siguiente:

Davenport asegura tener pruebas de que uno de los centros más antiguos de la historia de la civilización humana, Mohenjo Daro – uno de los objetivos de mi viaje – fue aniquilado por una explosión atómica. Mohenjo-Daro se sitúa trescientos cincuenta kilómetros al norte de Karachi, en el actual Pakistán y al oeste de Sukkur del Indus. Davenport demuestra que el campo de ruinas, llamado por los arqueólogos ‘ciudad de la muerte’, no se formó por acción destructiva gradual. Mohenjo-Daro tiene más de cuatro mil años de antigüedad, y en principio estaba emplazada sobre dos islas en el curso del Indus.

Davenport señala en un radio de un kilómetro y medio, y tres niveles distintos de destrucción, partiendo de un centro y de dentro afuera. En el centro, la destrucción fue total, y acompañada de una elevada temperatura: miles de masas de distintos tamaños, llamados por los arqueólogos las ‘piedras negras’, resultaron ser trozos de vasijas de barro, fundidos bajo la acción de un intenso calor. Debe excluirse la posibilidad de una erupción volcánica, pues ni dentro de Mohenjo-Daro ni alrededor de ella se encuentra lava solidificada ni ceniza volcánica. Davenport supone que el breve e intenso calor debió alcanzar los dos mil grados centígrados, suficientes para fundir vasijas cerámicas. En el extrarradio de Mohenjo-Daro se encontraron, según David W. Davenport, esqueletos humanos tumbados en el suelo, a menudo tomándose de las manos, como si en vida les hubiera sorprendido una súbita catástrofe”

Quién escribe no cuenta con el texto original, que nunca se tradujo al castellano, no obstante gracias a los oficios de la escritora polaca Jadwiga Pasenkiewicz, que también menciona éste trabajo en «Los Soberanos de los Mundos Perdidos. Las Civilizaciones Aeronáuticas del pasado», 1992, pude tener una mejor información sobre el mismo. Según relata Pasenkiewicz, Davenport y Vincenti, describen con precisión el hallazgo del «epicentro de la explosión nuclear», que no solo afectara a Mohenjo Daro sino también otras áreas circundantes.

Basan sus suposiciones, según declara Pasenkiewicz, en la observación realizada de los terrenos visitados, caracterizado por su aspecto torcido y vitrificado, y que alegan no es causado por agentes naturales. Otra evidencia, la concentración de piedras negras que responderían a «fragmentos de vasijas, muebles y construcciones varias, fundidas y vitrificadas por el gran calor». Estas muestras fueron objeto de análisis en el Instituto de Minerología y Petrografía de la Universidad de Roma, revelando un calentamiento anormal, que lo autores no dudan en proclamar como producto de una antigua explosión nuclear.

La única foto existente del enigmático estudioso británico David W. Davenport, posando a la izquierda. En el centro, GR Josyer, traductor del Vimana Shastra, y con barba, el periodista italiano Ettore Vincenti
La única foto existente del enigmático estudioso británico David W. Davenport, posando a la izquierda. En el centro, GR Josyer, traductor del Vimana Shastra, y con barba, el periodista italiano Ettore Vincenti. Cortesía: phobosproject.blogspot.com

La tesis de Davenport quién es el motor principal tras todas consignas, incluyen además de su interpretación libre, acerca de viejos tratados hindúes en apoyo a su teoría, el adicional sobre una sorprendente aseveración acerca que Lanka, mítica reino que aparece mencionado en las antiguas crónicas del Ramayana, proponiendo Davenport Lanka habría estado vinculado a Mohenjo Daro. Sin dudas un trabajo fascinante, y de mucho impacto en su época. En 2018 este libro vio una reedición, nuevamente en italiano, siendo auspiciado por varios investigadores de prestigio. Intuyo los lectores se deben estar preguntando, porque centro la discusión en este punto, con tantos datos a favor.

El caso es que cuando empecé a tratar de recoger informes sobre David William Davenport, gran promotor en esta historia, me llevé una gran sorpresa. Y es que Davenport presenta un misterio. En primer lugar, no existe información actualizada sobre nuestro divulgador estrella. Algunos sitios lo suponen como nacido en Gran Bretaña, y con una peculiaridad notable, la asignación de un título de Lord. Otras reseñas describen como Davenport llevó a cabo doce años de estudios sobre antiguos textos ya mencionados, y que sus visitas a la India fueron recurrentes.

Enrico Baccarini, investigador italiano, quién actualmente sigue los pasos de David Davenport, en sus estudios sobre Mohenjo Daro y Harappa
Enrico Baccarini, investigador italiano, quién actualmente sigue los pasos de David Davenport, en sus estudios sobre Mohenjo Daro y Harappa. Cortesía: enricobaccarini.com

Quién desee ahondar más, se encontrará con el mismo problema. Su currículum nunca es mencionado. Eso quiere decir, nos vemos imposibilitados de establecer fecha de nacimiento y muerte, formación académica, y demás. Es como si Davenport se tratara de un fantasma o se lo hubiera tragado la tierra, careciendo de toda hoja de vida, salvo, por una fotografía que circula desde 1979, cuando la edición de su famoso libro.

Allí lo vemos acompañado por su coautor, Ettore Vincenti, y en esta última mención el mismo enigma, cero datos, tan solo su condición de periodista pude recoger. Otra personalidad, y aquí atención que aparece también en la toma simbólica es GR Josyer, a quién se le atribuye la traducción del icónico Vimana Shastra. Valga decir Josyer fundador de la International Academy of Sanskrit Research, tuvo conocimiento de este escrito en 1952, y que supone canalizado. En 1973 publicó Vymanika Shastra o la ciencia de la aeronáutica, cautivando con su obra al mundo, y convirtiéndose en un texto de culto, caracterizado como «el santo grial de los bibliófilos OVNIs».

Quiero el lector atienda esta cita que ahora voy a transcribir, atribuida a GR Josyer, y que se desprende del libro de Davenport y Vincenti, que de alguno nos lleva a nuestras sospechas iniciales, sobre como la historia hindú fue mutando hasta encajar en la presunción de civilizaciones altamente avanzadas en su pasado, concordantes con las épocas transitadas.

Con frecuencia vuestra gente afronta los problemas de la existencia en la India de una civilización muy adelantada, con espíritu completamente equivocado. Normalmente, un occidental parte del supuesto –en el cual tiene una fe ciega y absoluta- de que la civilización ha nacido y se ha desarrollado en Europa. Los más amplios pueden admitir que en otras partes del mundo, la filosofía y la poesía, lograron niveles superiores, pero creen jamás en el plano tecnológico Europa no haya hecho más que descubrir, lo que nosotros ya sabíamos muchos siglos atrás”.

Mientras el enigma sobre el panadero de David William Davenport me perseguía, traté de romper con el mutismo, y verificar si realmente se podría avanzar en la búsqueda de mayores referencias. Eso me llevo al trabajo de Enrico Baccarini, destacado investigador italiano quién ha retomado en los últimos años el trabajo de Davenport.

En 2013 Baccarini presentó los primeros resultados de sus estudios, que lo llevaron a Paquistán, con el objeto de examinar in situ Mohenjo Daro, y por ende confirmar si Davenport estaba en lo cierto. A pesar de su entusiasmo Baccarini encontró inconsistencias en lo declarado por Davenport durante 1979. En primer lugar Baccarini no encontró rastros de radioactividad, y tampoco signos de contaminación. Los análisis que Baccarini llevó a laboratorio sobre muestras recogidas en las ruinas, no reveló nada anormal.

Un desolado Baccarini escribió:

No niego que inicialmente el resultado me dejó con una profunda decepción y amargura, pero continué en los objetivos que me había propuesto haciendo mis estudios, como la detección del campo magnético ambiental, totalmente normal, y comenzando a estudiar el terreno que se extendía bajo mis pies. Si hubiera sido una explosión atómica, aunque han pasado más de 4.000 años, todavía habríamos encontrado los signos y rastros de su antigua presencia”.

A pesar de este traspié, Enrico Baccarini no descarta del todo las ideas de Davenport, sugiriendo la existencia en antiguos textos hindúes, describiendo no ya prototipos nucleares, sino de energía, como la Agneya Astra, arma que según se dice, «puede desarrollar una fuente de calor extremadamente alta como para poder derretir las rocas, pero igualmente limitada para no contaminar, y destruir totalmente el área afectada». Un ensayo de respuesta que quizás pueda ser mejor comprendido, si tenemos en cuenta Baccarini es un gran defensor de la tesis de una tecnología de avanzada en el pasado terrestre.

Esta autora tomó contacto con Baccarini reclamando más información sobre Davenport, ya que al parecer es consultor de sus archivos. Le hice una solicitud a Enrico para que por favor me proveyera fotografías de Davenport, y prometió hacerlo, aunque hasta el momento, no recibí nada. Lo extraño es que en su sitio no hay nada nuevo de Davenport en cuanto a datos biográficos. Entiendo falleció, pero poco seguimos sin saber.

Uno de los enigmas más asociados a Mohenjo Daro y Harappa, los supuestos esqueletos radiactivos. Hoy sabemos que no es cierto
Uno de los enigmas más asociados a Mohenjo Daro y Harappa, los supuestos esqueletos radiactivos. Hoy sabemos que no es cierto. Cortesía: Penn Museum

Teniendo en cuenta estos datos, si la radioactividad no mató a los pobladores de Mohenjo Daro, como acabamos de descubrir. ¿Qué provocó su final? Una de las imágenes que más ha cautivado la atención, es la existencia de cuerpos desparramados dentro de estas ruinas, y curiosamente a salvo de la supuesta incineración nuclear postulada.

Esta endeble afirmación fue reemplazada por otra postura, no menos cruel, la de una masacre. Aquellos cuerpos habían sufrido una muerte feroz, pero esto tampoco es cierto. ¿Entonces? Tenemos que estos enterramientos a cielo abierto, se fueron acrecentados ante un marcado declive social, que los expertos se animan a proponer hoy día, como causado por los mismos pobladores, quiénes habrían abusado de los recursos naturales, siendo el pastoreo excesivo, prácticas de riegos inadecuadas, y la deforestación, algunos signos provocadores de su posterior degradación. Fue la naturaleza quién se encargó de restaurar el orden, como ya vimos también durante el deterioro ocurrido con Caral, que hace poco escribimos. Hasta aquí.

Conclusión

Quién se enfrente a este artículo va descubrir lo difícil sumergirse en el mundo de los misterios, sin un ancla objetiva, no siempre fácil de edificar. En lo personal este estudio me supone una gran reflexión, con respecto a historias sobre civilizaciones desaparecidas, y la supuesta existencia de una antigua superioridad tecnológica. La India, ocupa un gran reto en mis actuales estudios, siguiendo su pista desde hace mucho.

Ocurre sin embargo, imposible aceptar reclamaciones que bordean la ciencia ficción, como las narradas por Davenport en su libro, sin tener en cuenta la gran manipulación histórica referida, centrada en la colonización pasada. Dentro de este contexto también debemos incluir, viejos textos sagrados referenciados a lo largo de este informe, los cuales repito, no podemos aceptar en su concepción literal, sin exponer los mismos al cedazo crítico. No escapa a este análisis el enigma representado por el propio David Davenport, cuyo paradero biográfico espero establecer poco.

Por supuesto tenemos mucho que trabajar sobre estas ruinas, no todo está libre de enigmas, sin ir más lejos, la escritura del Valle del Indo presenta un gran desafío. Actualmente sin descifrar, sus vínculos extienden sus contactos hasta la mismísima Isla de Pascua, en una asociación perturbadora, que prometemos entregar reseña en otro momento. Continuará.

Bibliografía

Libros

  • Berlitz, C. Misterios de los Mundos Olvidados. Madrid: Bruguera, 1974.
  • Davenport, D.; Vincenti. E. 2000 a.C.: distruzione atomica: La misteriosa scomparsa di una città Titanica nella Valle dell’Indo. Italia: Enigma Edizione, 2018.
  • Däniken, E von. Viaje a Kirabati. Madrid: Martínez Roca, 1985.
  • Josyer, GR. Vimánika Shastra. Ciencia de la Aeronaútica. India, Prensa de Coronación,1973.
  • Lleguet, M. ¿Qué vio la mujer de Lot? México: Roca, 1977.
  • Pasenkiewicz, J. Los Soberanos de los Mundos Perdidos. Buenos Aires: Kier, 1992.

Sitios web

  • 2ndlook
    Sanghi , A. Aryan’ politics behind Indus-Saraswati history.
    https://2ndlook.wordpress.com/tag/alexander-cunningham/
  • AMRITA
    El mito de la invasión aria.
    https://www.amrita.edu/news/myth-aryan-invasion
  • Ancient India
    Descubrimiento del primer sello del Indo.
    http://www.ancientindia.co.uk/time/explore/iv_discseal.html
  • Anomalien
    Prehistoric Nuclear War.
    https://anomalien.com/prehistoric-nuclear-war/
  • BBC
    What happened to the Indus civilisation?
    https://www.bbc.co.uk/bitesize/topics/zxn3r82/articles/z8b987h
  • Colavito, J.
    The case of the false quote.
    http://www.jasoncolavito.com/the-case-of-the-false-quotes.html
  • Corriere Della Sera
    Vanetti, F. Mohenjo-Daro, Vimana Distruzione atomica nel 2000 a.c. La “bomba” fu di origine aliena?.
    http://misterobufo.corriere.it/2009/10/25/ufo_xfiles_avvistamenti_misteri/
  • [email protected]
    Vórtices viles – Parte I: Mohenjo-daro.
    https://visitcryptoville.com/2015/01/30/vile-vortices-part-i-mohenjo-daro/
  • Enrico Baccarini – Enigma
    LOS PRIMEROS HALLAZGOS Y ANÁLISIS SOBRE RADIACTIVIDAD!
    http://www.enricobaccarini.com/mohenjo-daro-i-primi-riscontri-e-le-analisi-sulla-radioattivita/
  • Eye of the Psychic
    Coppens, P. ¿The best evidence?
    https://www.eyeofthepsychic.com/bestevidence/
  • Historium
    ¿Cuál fue la teogonía o mito de la creación de la civilización del valle del Indo?
    https://historum.com/threads/what-was-the-theogony-or-creation-myth-of-the-indus-valley-civilization.122120/
  • La Brújula Verde
    Álvarez, J. Charles Masson, el viajero, espía y arqueólogo que fue el primer europeo en ver las ruinas de Harappa.
    https://www.labrujulaverde.com/2019/08/charles-masson-el-viajero-espia-y-arqueologo-que-fue-el-primer-europeo-en-ver-las-ruinas-de-harappa
  • La Vanguardia
    Domínguez, M. Mohenjo-Daro, la gran sorpresa.
    https://www.lavanguardia.com/historiayvida/prehistoria/20161124/47312489940/mohenjo-daro-la-gran-sorpresa.html
  • Le site d’Irna
    Hernández, P. Los esqueletos radiactivos de Mohenjo Daro.
    https://irna.fr/The-radioactive-skeletons-of-Mohenjo-Daro.html?lang=en
  • Live History India
    Jain, A. Encontrar la civilización del valle del Indo.
    https://www.livehistoryindia.com/amazing-india/2019/02/22/finding-the-indus-valley-civilization
  • Penn Museum
    Dales, G. La masacre mítica en Mohenjo-Daro.
    https://www.penn.museum/sites/expedition/the-mythical-massacre-at-mohenjo-daro/
  • Phobos Project
    2000 ac distruzione atómica.
    http://phobosproject.blogspot.com/2013/12/2000ac-distruzione-atomica.html
  • Point of View
    ¿Qué destruyó a Mohenjo Daro?
    https://rgdn.info/en/mohendzho-daro._
  • Pravda Tv
    Praehistorischer atomkrie rama empire versus atlanti.
    https://www.pravda-tv.com/2015/04/praehistorischer-atomkrieg-rama-empire-versus-atlantis/
  • Stolen History
    Mohenjo-daro fue destruido hace 450-500 años.
    https://www.stolenhistory.org/threads/mohenjo-daro-was-destroyed-450-500-years-ago.494/
  • Teoria da Conspiracao
    Valdes, B. ¿FUE UN MISIL NUCLEAR QUE DESTRUYÓ A MOHENJO-DARO EN LA ANTIGUA INDIA, SITUADO EN LA ZONA DONDE HOY ESTÁ PAKISTÁN?
    https://www.teoriadaconspiracao.org/forums/topic/mohenjo-daro-estranha-civilizacao-desaparecida/
  • Terralab
    Vimanas.
    http://www.terralab.it/esoterica/Vimana.htm
  • The Week
    El verdadero Mohenjo-daro: 10 datos fascinantes que debes saber.
    https://www.theweek.in/content/archival/news/india/the-real-mohenjo-daro-10-fascinating-facts-you-should-know.html
  • Think About It
    1947: La evidencia de la antigua guerra atómica 1-2
    ‘https://www.think-aboutit.com/the-evidence-for-ancient-atomic-warfare-1/
    ‘https://www.think-aboutit.com/the-evidence-for-ancient-atomic-warfare-2/

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.


Like it? Share with your friends!

2 comments, 2.2k shares
Débora Goldstern
Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

2 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Apreciada Débora: magnífico artículo. hace tieepo que buscaba más información sobre Mohenjo-Daro y la tesis herética de Davenport, y tus pesquisas me han resultado muy directas y clarificadoras sobre este asunto tan opaco. Por cierto, soy arqueólogo de carrera y llevo años escribiendo sobre arqueología alternativa en mi blog “La otra cara del pasado”. Saludos cordiales.

    1. Muchas gracias Xavier por tus palabras, teniendo en cuenta tu formación. Si mi trabajo te fue de ayuda, un gran aliciente. Me alientan a seguir. Abrazo grande!!