Cráneo de 20 millones de años hallado podría ayudarnos a entender cómo funciona el cerebro


3.3k shares
Cráneo de 20 millones de años hallado podría ayudarnos a entender cómo funciona el cerebro
Crédito: AMNH/N. Wong and M. Ellison

¿Cómo sería posible estudiar la evolución del cerebro sin tener cerebros antiguos para analizar? Aunque no es una tarea sencilla de realizar, los científicos han encontrado una manera de realizarlo.

No es una propuesta simple, por lo que no sorprende que los científicos estén entusiasmados de haber escaneado el cráneo muy bien conservado de una especie de mono de 20 millones de años, Chilecebus carrascoensis.

Xijun Ni, paleontólogo de la Chinese Academy of Sciences, dijo en un comunicado:

Los seres humanos tienen cerebros excepcionalmente agrandados, pero sabemos muy poco sobre qué tan atrás comenzó a desarrollarse este rasgo clave. Esto se debe en parte a la escasez de cráneos fósiles bien conservados de parientes mucho más antiguos”.

Hace unos 36 millones de años, los ancestros simios catarrinos se separaron de los monos del Nuevo Mundo, los platyrrhines.

Antiguo ancestro

C. carrascoensis, un pequeño animal que pesaría menos que un iPad original, es una platyrrine, y se han realizado pocos estudios valiosos sobre sus cerebros antiguos, principalmente porque hay pocos fósiles de platyrrhines intactos en el cráneo para investigar.

Este cráneo fue descubierto por primera vez en la década de 1990, encontrado en lo alto de las montañas de los Andes de Chile. Este fósil no solo es un espécimen raro, sino que también podría ser importante por su lugar en el árbol evolutivo.

Los investigadores explican en su artículo:

C. carrascoensis, de los depósitos volcaniclásticos del Mioceno temprano de los Andes centrales, conocido por un solo cráneo, es, en muchos aspectos, la platyrrine Neogene mejor conservada conocida”.

Pero un cráneo no es igual a un cerebro, por lo que el equipo tuvo que usar técnicas avanzadas de tomografía computarizada del pequeño cráneo para crear una reconstrucción 3D del cerebro que alguna vez habría contenido.

Puedes ver la reconstrucción a continuación:

John Flynn, del American Museum of Natural History, dijo en un comunicado:

Es bastante notable. Intentábamos convencernos de que era todo menos un primate, pero mostraba un área bulbosa donde debería estar el cerebro. La limpieza y el posterior análisis de tomografía computarizada reforzaron eso y la importancia del hallazgo”.

Luego, el equipo utilizó el análisis para investigar aspectos específicos de este cerebro desaparecido, como el tamaño del bulbo olfatorio y la forma del canal óptico y el nervio óptico.

El bulbo olfativo relativamente pequeño significaba que estos monos antiguos probablemente tenían un sentido del olfato más débil. A pesar de eso, esto no se equilibró con una mejor visión. Los investigadores piensan que esto podría indicar que la evolución de los sistemas visual y olfativo no estaba tan estrechamente vinculada como pensábamos.

La apertura del nervio óptico también sugiere que la criatura era diurna: dormía durante la noche y estaba activa durante el día.

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en Science Advances.

Fuente: EurekAlert / Science Alert


Like it? Share with your friends!

3.3k shares
Redacción CODIGO OCULTO
La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *