Akakor: Tatunca Nara, y las Ciudadelas «Alienígenas» Perdidas del Amazonas


1 comment, 15.8k shares
Akakor: Tatunca Nara, y las Ciudadelas «Alienígenas» Perdidas del Amazonas
Imagen por Fernando T.

En el 2008, Indiana Jones volvió a las pantallas de cine con El Reino de la Calavera de Cristal, cuarto film de la icónica saga.

Aquella historia narraba las peripecias del intrépido arqueólogo, en su búsqueda de una misteriosa ciudadela perdida en el Amazonas. La elección de Steven Spielberg, sobre una de las leyendas más reverenciadas, prometía convertirse en un gran espectáculo, pero cuando el film se estrenó, fue un completo desastre, por lo menos para quién escribe.

Y es que a pesar de ser fanática de Indiana Jones y sus aventuras, los desatinos cometidos por los guionistas en esta última entrega, son demasiados para ignorarlos. Invito al lector me acompañe al rescate, de una de las narrativas más fascinantes de toda Sudamérica, y que hasta el mismísimo Hollywood intentó opacar. Conozcamos Akakor, y sus fascinantes secretos.

Portada del libro «La Crónica de Akakor», de Karl Brugger
Portada del libro «La Crónica de Akakor», de Karl Brugger

La Leyenda de los Ugha Mongulala

“Personalmente, no me sorprendo con facilidad, ya que estoy habituado a lo fantástico, y siempre preparado para lo más extraordinario. Pero he de confesar, que me sentí extrañamente conmovido por La Crónica de Akakor. Nos descubre una dimensión, que hará incluso los escépticos, verán lo inconcebible, es a menudo imaginable”. Erich Von Däniken. La Crónica de Akakor, 1976.

En 1977 la popular revista española Mundo Desconocido publicó en sus páginas, sorprendentes declaraciones de Erich Von Däniken, anunciando una expedición al Amazonas, con el fin de dar a conocer un misterioso legado extraterrestre.

El anuncio de Erich Von Däniken en 1977, anunciando su viaje hacia Akakor
El anuncio de Erich Von Däniken en 1977, anunciando su viaje hacia Akakor. Cortesía: issu.com

Para Däniken aquel intento, representaba la culminación de un largo sueño acariciado desde su juventud, que desde sus inicios buscó convencer al mundo, sobre la existencia de una historia alternativa, plagada de antiguos viajeros interplanetarios, quiénes en un pasado remoto, según su osada tesis, arribaron a la Tierra.

Sin embargo, poco después de conocerse esta sensacional noticia, el intrépido escritor suizo volvió a conmocionar a los medios del misterio, cuando se retiró del proyecto selvático, alegando percibir fraude por parte de su informante indígena, el enigmático Tatunca Nara.

Däniken se retira del proyecto Akakor
Däniken se retira del proyecto Akakor. ¿Qué pasó? Cortesía: issu.com

Pero para entender esta historia debemos remontarnos a un año antes, cuando un reputado periodista germano, Karl Brugger da a luz un libro sorprendente, La Crónica de Akakor. Allí por primera vez se enuncia, la existencia de una tribu desconocida habitando las selvas del Brasil, los Ugha Mongulala, quién según sus textos secretos, serían descendientes de una antigua raza estelar, que 13.000 a.C. colonizaron la Tierra.

Aquel trabajo fue el resultado de 12 cintas de grabación, que Brugger obtuvo de sus conversaciones con el enigmático Tatunca Nara, un indio blanco que además de expresarse en perfecto alemán, se tituló como líder de los Ugha Mongula, conocidos como pueblo de los servidores escogidos por los extraterrestres. Examinemos algunos puntos de este polémico documento.

Schwerta. La Constelación de los Maestros Antiguos

“Después hubo otra guerra en Gath, donde hubo un hombre de grande altura, el cual tenía doce dedos en las manos, y otros doce en los pies, veinticuatro en todos: y también era de los hijos del gigante.” Samuel 2. Capítulo 21. Versículo 20. Antiguo Testamento. La Biblia.

Según se describe en La Crónica de Akakor, la constelación de Schwerta, «constituía un enorme imperio formado por múltiples planetas», y que cada seis mil años los extranjeros visitan nuestro mundo, cuando ambos «sistemas solares llegan a su máxima aproximación».

Esquema de la misteriosa Schwerta, cuyas ciudades subterráneas se construyeron a su imagen y semejanza. ¿Constelación de mundos, u otra cosa?
Esquema de la misteriosa Schwerta, cuyas ciudades subterráneas se construyeron a su imagen y semejanza. ¿Constelación de mundos, u otra cosa? Cortesía: bibliotecapleyades.net

Al parecer, físicamente los alienígenas son muy parecidos a los humanos, aunque con la única diferencia de poseer seis dedos en cada mano. En la Tierra descendieron 130 familias de Schwerta, que luego sellaron su alianza con nuestro mundo, a través de la unión física con los seres humanos. De esta fusión nació la tribu de los Ugha Mongulala, cuyo aspecto físico recuerda a los visitantes de Schwerta.

Supuesto miembro de la tribu Waorani en Ecuador, con seis dedos en manos y pies.
Supuesto miembro de la tribu Waorani en Ecuador, con seis dedos en manos y pies. Cortesía: historia sobre el origen del hombre

Esta interpretación hace rememore, un libro muy reconocido dentro del mundo andino, y comentado más de una vez en artículos pasados, El Secreto de los Andes, obra del afamado contactado y estudioso norteamericano, George Hunt Williamnson. Veamos este pasaje.

Después de haberse enfriado el planeta Tierra y estar pronto para recibir habitantes, llegó del espacio una raza que no era humana, aunque era de la raza del verdadero hombre original. Era la raza llamada Ciclópea, y esta es conocida con el secreto y arcano conocimiento como la Raza «L» o, simplemente, los «Eles». Antes de venir al planeta Tierra atravesaron el espacio siguiendo todos los grandes ciclos del Tiempo; eran Titanes que viajaban por el camino de las estrellas, (y lo siguen haciendo en otra dimensión de Tiempo y Espacio), y que siempre buscaban las mejores pasturas del espacio para su ganado”.

Extraño retrato de la emperatríz austríaca María Teresa, S.XVII, de quién se sospecha, tenía seis dedos
Extraño retrato de la emperatríz austríaca María Teresa, S.XVII, de quién se sospecha, tenía seis dedos. Cortesía: vienadirecto.com

Se dice que esta raza Eles poseían también seis dedos, como los de Schwerta. Otra referencia vinculante, recuerda al errante Niburu, descrito por Zecharia Sitchin, con su órbita también peculiar, que cada 3.600 años permite su acercamiento con la Tierra.

Los extranjeros de Schwerta fundaron luego de su aterrizaje en Sudamérica, una serie de sorprendentes ciudades tecnológicas, y más tarde entregadas a sus «servidores escogidos», los Ugha Mongulala.

Ciudadelas Subterráneas de los Dioses

“Grande era el conocimiento de los Maestros Antiguos, grande su sabiduría. Erigieron Akanis, Akakor y Akahim. Sus trabajos era poderosos, la forma como predeterminaron las cuatro esquinas, y los cuatro lados del Universo”. La Crónica de Akakor. Karl Brugger, 1976.

Los dioses venidos de Schwerta edificaron 26 ciudades, en su mayoría asentamientos subterráneos, erigiendo tres de ellas, como fortalezas principales.

La primera es Akanis (Fortaleza 1), «edificada sobre una estrecha lengua de tierra», cercana a México donde se enfrentan los dos océanos ¿Tal vez el istmo de Panamá, se pregunta esta escritora?

Cómic recreando algunos pasajes, de La Crónica de Akakor
Cómic recreando algunos pasajes, de La Crónica de Akakor. Cortesía: taringa.net

Le sigue Akakor (Fortaleza 2). Esta ciudad se extendía más allá del río Purus, en un alto valle situado en la frontera que divide Brasil con Perú. La Región de Madre de Dios (Perú), y Acre (Brasil), señalarían los límites de su territorio. Akakor se ve flanqueada por una gran muralla de piedra, rodeada por trece puertas muy estrechas. Toda la ciudad tiene forma rectangular, dividida en cuatro partes (cursiva mía, cuatro, número sagrado por excelencia, y que recuerda a la Atlántida en el imaginario).

Dentro de Akakor el edificio más impresionante es el Templo del Sol, construido a cielo abierto, y coronado en su interior, por un espejo de oro que recoge los rayos del sol. Finaliza con Akahim (Fortaleza 3), quizás la ciudad más misteriosa, y que se alza al norte de Brasil, lindante con Venezuela. Su estructura se asemeja a la de Akakor, y se accede a través de una inmensa cascada oculta.

Tanto Akahim como Akakor se comunican entre sí «mediante un pasadizo subterráneo, y sistema de espejos. El túnel, comienza en el Gran Templo del Sol de Akakor, y continúa por debajo del cauce del Gran río, finalizando en Akahim».

Fotograma del film, La Leyenda del Tesoro Perdido 2. El Libro de los Secretos, 2007. La Construcción recuerda, lo narrado sobre Akakor
Fotograma del film, La Leyenda del Tesoro Perdido 2. El Libro de los Secretos, 2007. La Construcción recuerda, lo narrado sobre Akakor. Cortesía: basementrejects.com

Tecnología Extraterrestre Oculta en Akakor

Tatunca Nara reveló a Erich Von Däniken, la existencia de un impactante material, que los Ugha Mongulala habrían heredado de sus maestros superiores, ocultos en su mayoría dentro de Akahim. Tatunca detalló, la existencia de un «disco volador de brillo dorado, construido de material desconocido», otro vehículo, que puede atravesar las montañas y las aguas, y un tercero, denominado, tractor oruga.

Akakor, y sus misterios alienígenas
Akakor, y sus misterios alienígenas. Cortesía: ufospain.com

En Akahim existirían también pergaminos de escritura indescifrable, grabados sobre un material desconocido, e indestructible. Mapas, mostrando la Tierra con una conformación diferente al actual, evidenciando la existencia de antiguas lunetas, (lo cual me recuerda la hipótesis nazi, esbozada por Hanns Hörbiger). Lo más impactante, evidencia de «cuatro sarcófagos conteniendo cuerpos en estados de letargo, cubiertos, por un líquido que les llega hasta el pecho». Serían los descendientes de los antiguos señores, llegados de las estrellas.

Vamos hacer un alto. Debemos decir que esta información brindada por Tatunca Nara, derivó en un intento temprano de expedición durante en 1972, que tuvo a Karl Brugger como promotor, finalizando en un desastre aquella exploración. Ya desde entonces, un sino trágico parecía perseguir, a quiénes trataban de verificar las impactantes declaraciones del caudillo de los Ugha Mongulala. Cuatro años después, en 1976, sería el turno de Erich Von Däniken, quién abortaría su viaje a Akahim, convencido de ser objeto de timo por parte de Tatunca Nara. Y es que como veremos a continuación, en esta historia, nada es lo que parece.

Tatunca Nara. Biografía no autorizada de un indio blanco con acento alemán

“Tatunca fue uno de los visitantes ilustres de San Gabriel de Cachoeira. Me dijo uno de los concejales de la Ciudad, que el místico solía relatar hechos curiosos ocurridos en Ugha Mongulala y Akakor, reinos encantados que afirmaba estaban ubicados en las brumas perdidas de aquella región. Tatunca Nara describió aquellos augustos páramos con tal riqueza de detalles, que impresionaban a cualquier persona. Más aún, él hablaba en primera persona del singular, transmitiendo impresiones de quién había visto las acuarelas extra-sensoriales de aquellos mundos. Tal era la fama de Tatunca Nara, que acabó de impresionar al famoso Erich Von Däniken, quién llegó a viajar al Amazonas solo para conocerlo”. Amazonía en los Campos de la Coca. Altino Berthier Brasil.

El misterioso líder de los Ugha Mongulala, Tatunca Nara
El misterioso líder de los Ugha Mongulala, Tatunca Nara. Cortesía: descubriramerica

Desde que en 1976 Tatunca Nara saltara a la fama mundial, luego de la publicación de La Crónica de Akakor, la figura del proclamado líder de los Ugha Mongulala, alimentó a sus biógrafos con una historia de película. Esto es lo que contó a Cícero Nuevo Fornari, coronel del ejército brasileño quién se topó con Tatunca en el Cuartel General del Comando militar de la Amazonía, narrando lo siguiente.

Tatunca Nara contemplando sus dominios
Tatunca Nara contemplando sus dominios. Cortesía: irisfilm.de

Dijo pertenecer a la etnia inca Kichwa, habitantes del estado de Acre en el noreste amazónico. Su padre, habría sido un alto dignatario de esta tribu, quién en una de sus incursiones localizó una misión católica, la cuál atacó, logrando huir con varios prisioneros, entre ellos, una monja alemana que hizo su esposa, y más tarde madre de Tatunca. Ella lo habría educado en su lengua materna.

Después de obtener un diploma como mecánico, marchó hacia Alemania donde se especializó en motores Diesel. Pasado un tiempo, regresó a Sudamérica, estableciéndose en Venezuela, (y atendamos este país que después vamos a retomar). Allí habría trabajado como veterinario, realizando tareas de inseminación artificial en animales. Aunque no se establecen fechas de estos movimientos, un acontecimiento singular, lo va a posicionar en el radar público, cuando al estrellarse un avión en Acre durante la década del sesenta, Tatunca logre el rescate de doce oficiales militares, iniciando un vínculo que lo llevarían más tarde, a involucrase en forma activa, en tareas de inteligencia gubernamental.

Fotograma de Indiana Jones, y el Reino de la Calavera de Cristal, uno de los peores films de la saga, transmutando Akakor, por obra y magia de su director Steven Spielberg, en Akator. ¿Negando derechos de autoría? ¡Hollywood todo lo puede!
Fotograma de Indiana Jones, y el Reino de la Calavera de Cristal, uno de los peores films de la saga, transmutando Akakor, por obra y magia de su director Steven Spielberg, en Akator. ¿Negando derechos de autoría? ¡Hollywood todo lo puede! Cortesía: elmundo.es

Pero esta aparente normalidad empieza adquirir toques místicos, cuando Tatunca menciona que su padre, moribundo en un recinto subterráneo, le ordenó regresara a su tribu para asumir con Jefe de los Ugha Mongulala.

El explosivo libro de Rüdiger Nehberg, que destapó el affaire Tatunca Nara
El explosivo libro de Rüdiger Nehberg, que destapó el affaire Tatunca Nara. Cortesía: iberlibro.com

El tatuaje que portaba (una tortuga), era el santo y seña de su tribu. Pero esta historia pronto se iba a resquebrajar. Sucedió, cuando dos investigadores alemanes, un reputado explorador, Rüdiger Nehberg, junto a un prestigioso cineasta, Wolfgang Brög, decidieron investigar el tema. El resultado fue explosivo. Los documentos obtenidos en Alemania demostraban Tatunca Nara era en realidad Hansi Richard Günter Hauck, nacido el 05 de octubre de 1941, en Grub am Forst, Coburg, Baviera, Alemania. Hijo de Johan Hauck y Meta Hauck. Desde muy joven aprendió el oficio de albañil.

Hansi Richard Günter Hauck, quién huyó de Alemania, para evitar pagar la mantención de su primera familia. Aquí posando con su famoso tatuaje, la serpiente de Agua (Tatunca Nara)
Hansi Richard Günter Hauck, quién huyó de Alemania, para evitar pagar la mantención de su primera familia. Aquí posando con su famoso tatuaje, la serpiente de Agua (Tatunca Nara). Cortesía: johannesarlt.com

En 1962 contrajo matrimonio con Crista Hauck con quién tuvo tres hijos. Y aquí encontramos la pista real que detonaron las andanzas de Günter Hauck, quién sin miramientos decidió abandonar un año después de su enlace, a la pobre Cristal, quién jamás volvió a tener noticias sobre su esposo, y tampoco ayuda familiara. A Günter Hauck se lo tragó la tierra.

Ahora bien tenemos un pasaje poco resuelto sobre una ficha criminal localizada en Nüremberg, que señala estuvo un tiempo en prisión, ¿detenido por adeudar la cuota alimentaria?, donde habría adquirido el apodo con el cuál luego se hará famoso, Tatunca Nara (Serpiente de Agua en idioma mongulala).

Los documentos alemanes, que prueban sus fraudes
Los documentos alemanes, que prueban sus fraudes. Cortesía: cronicasubterranea

Finalmente huye a Brasil en 1969. Quiénes conocieron a Tatunca durante sus años en Alemania, lo recuerdan como un gran fanático de las novelas de Tarzán, explicando en parte su atuendo tan característico. También un rumor no controlado, sobre encuentros con extraterrestres durante su niñez.

La historia que habría narrado a Karl Brugger según se cree habría surgido de literatura circulante durante «primera mitad del siglo pasado».

Otros afirman, la invención de su historia sobre Akakor responde a la necesidad de obtener fondos, para la búsqueda de diamantes, incautando a pobre ingenuos con sus asombrosos relatos. Pero estas aparentes soluciones al enigma representado por Tatunca Nara, no responden enigmas aún pendientes.

Karl Brugger – Muerte en el Amazonas

La misteriosa muerte de Karl Brugger. Expediente abierto
La misteriosa muerte de Karl Brugger. Expediente abierto. Cortesía: youtube

Considerado una de las primeras víctimas de Tatunca Nara, a quién se dice enloqueció con sus fantásticas descripciones de ciudades perdidas, un año después de publicarse su libro 1977, fue asesinado cruelmente en las calles de Río de Janeiro, por un tirador solitario empuñando un arma de guerra. Se declaró su muerte, como producto de un simple asalto. Algunos amigos cercanos refirieron Karl Brugger, había renunciado a su puesto como corresponsal en Alemania, para dedicarse a encontrar esas ciudades perdidas, que lo tenían obsesionado, llegándose a tatuar el sello mítico de los Ugha Mongulala la tortuga.

Un desdeñoso Tatunca Nara declaró después de su muerte, que un ochenta por ciento de libro era una mentira, fruto de la invención del propio periodista. Estas mismas conclusiones fueron emitidas por un medio europeo, Spekula, que realizó un artículo sumamente crítico sobre Akakor, señalando Brugger pudo haber manipulado mucho de la historia, en base a la inclusión de viejas leyendas mitológicas. Pero la muerte de Brugger sigue siendo un capítulo inconcluso. Al parecer el periodista nunca perdió su cordura como muchos creen, sino que antes de fallecer andaba tras la pista de asentamientos nazis en el Amazonas, tema que el mismísimo Tatunca le habría confiado, y que dentro de esta montaña de mentiras camufladas, encontró como una verdad real.

El Proyecto Guyana-Jari, que durante la Segunda Guerra, permitió la entrada de nazis en el Amazonas
El Proyecto Guyana-Jari, que durante la Segunda Guerra, permitió la entrada de nazis en el Amazonas. Cortesía: bpguayanavzla

Según el investigador Rodrigo García Veronezi, Brugger «mientras investigaba archivos de la Alemania Nazi, desenterró una película de 1945, documentado la construcción de una base secreta en el corazón del Amazonas, por unidades de élite de las SS, equipadas con submarinos y aviones marinos». Este plan que se desarrolló desde 1935- hasta 1939, se conoció como el Proyecto Guyana, o Jari, que se dice fuera financiado por Heinrich Himmler.

Otro rumor no menos inquietante, involucrando la muerte de Brugger, señala el periodista estaba por denunciar la existencia de la macabra Operación Cóndor, que operó en Sudamérica durante la Dictadura. Esta última tesis encuentra enorme sustento si pensamos, un colega de Brugger, Ulrich Enchke, señala la existencia de un memorando emitido por Augusto Pinochet, «nombrando a los corresponsales extranjeros en América del Sur para que fueran espiados. Brugger, estaba en la parte superior de esta lista». El informe se transmitió tan solo una vez por una radio bávara, y jamás se volvió a escuchar.

Hilda Torpe – La extraña abducción hacia Akakor

Este caso que vamos a comentar, sucedió años antes de conocerse los sucesos de Akakor, en 1966, y abre nuevos interrogantes dominados por la extrañeza del reporte. El expediente, fue investigado por el famoso ufólogo rioplatense Fabio Zerpa, siendo conocido como el caso de Hilda Torpe (nombre oculto tras un alias). Refiere un matrimonio argentino, que fueron raptados por un ovni en las cercanías de Pinamar popular playa turística, provincia de Buenos Aires. Los ocupantes, condujeron al matrimonio argentino hacia el interior de unos túneles dentro del Mato Grosso amazónico, camuflado por una enorme cascada. El ser que interactúo con ellos, presentado con el exótico nombre de Turnelde, les realizó varios experimentos, y fue descrito como un hermoso humanoide de seis dedos.

La Pista Akakor – Tayos

Una segunda extrañeza, tiene cierto paralelismo de lo narrado en Akakor con el misterio de Tayos. Es interesante señalar Tatunca Nara habla de haber conocido a János Móricz en 1967, durante su estancia venezolana. Examinemos este pasaje sobre una de las ciudadelas subterránea mencionadas por Tatunca, irónicamente llamada Mu.

Solamente Mu, la decimotercera y la más pequeña de las ciudades, tiene chimeneas que llegan hasta la superficie. Un enorme espejo de plata dispersa la luz del sol sobre el conjunto de la ciudad”.

Por supuesto esta pista lleva hacia nuevos terrenos a explorar a futuro. Hasta aquí.

Este Expediente hoy resumido, y que en 2005 realicé un extenso artículo narrando todas sus peripecias, como digo aún tiene muchas aristas para investigar. Especialmente porque uno de sus principales protagonistas continúa activo, me refiero a Tatunca Nara. Son muchas las preguntas, especialmente porque a Nara se lo cree responsable de varias desapariciones de personas, vinculadas a este enigma.

También, acusaciones de tráficos de flora y fauna, aunque jamás haya sido arrestado. En reportajes recientes, el falso Tatunca Nara ya no oculta su admiración por Adolf Hitler (y esto puede explicar algunas incongruencias del propio relato). Actualmente reside en el distrito de Barceló, Manaus. Está casado en segundas nupcias, y tiene varios hijos. Ya no habla de Akakor sino de los misterios de las Sierras de Aracá, donde dice se encuentra la verdadera ciudad perdida.

Tatunca Nara hoy día, aún fascinando con sus extraños relatos
Tatunca Nara hoy día, aún fascinando con sus extraños relatos. Cortesía: johannesarlt.com

Curiosidades

En 1983 el famoso oceanógrafo francés Jacques Costeau, requirió de su experta guía en su exploración por el Amazonas. Y lo mismo ocurrió en 1978 cuando Brasil, se conmocionó con el anuncio de la existencia de Pirámides en Amazonas, capítulo que pronto prometemos abordar a futuro, involucrando también a Tatunca en sus andanzas.

En el 2000, se decretó el inicio de polémico proyecto SIVAM, que pretende el monitoreo del Amazonas. Muchos se preguntan si la existencia de ciudades perdidas, y raros avistamientos ufos reportados en lo profundo de la zona, pudieran incidir en su implementación ¿Alguna vinculación con los fenómenos de Colares – Operación Platillo que en 1977 oh casualidad, atemorizó a Brasil? Continuará.

Aunque Schwerta se relaciona con una constelación o sistema de mundos en La Crónica de Akakor, su nombre aparece vinculado a unas viejas ruinas polacas, el castillo de de Świecie. ¿Será?

Akakor: Tatunca Nara, y las Ciudadelas «Extraterrestres» Perdidas del Amazonas
Cortesía: Wikimedia Commons

Bibliografía:

Libros:

  • Egido, J.M.
    Akakor. Verdades a medias y mentiras incompletas. Espana: Lulu, 2016 (Enlace)
  • Brugger, K.
    La Crónica de Akakor. Barcelona: Pomaire, 1976 (Enlace)
  • Nehberg, R.
    Der selbstgemachte Häuptling Tatunca Nara alias Günther Hauck oder der Mörder im Regenwald. Alemania:
    München Droemer Knaur, 1993. (Enlace)
  • Zerpa, F.
    El Reino Subterráneo. Buenos Aires: Planeta, 1991 (Enlace)

Sitios web:

  • As We Walked Through The Tunnels of Gold (Enlace)
  • Die Geschehnisse um die “Chronik von Akakor” (Enlace)
  • Expedition nach Akakor (Enlace)
  • Goldstern, D.
    Akakor. La Leyenda de los Ugha Mongulala (Enlace)
  • Heat & Orage, J.
    Black Sun Rising 2 (Enlace)
  • Krassa, P.
    Daniken ¿Trampas en el Amazonas?
    https://issuu.com/indix/docs/md17
  • Instrumental Exterraterrestre en las Selvas del Amazonas (Enlace)
  • OS GRANDE SEGREDO DA AMAZÔNIA ACOBERTADO PELOS MILITARES BRASILEIROS E NORTE AMERICANOS (Enlace)
  • Pemberton, B.
    The-mystery-lost-underground-Amazonian-city-didn-t-exist-explorers-DIED-trying-find (Enlace)
  • Reis e Silva, H.
    Uma fraude chamada ‘Tatunca Nara’ (Enlace)
  • Slama, V.
    Tatunca Nara – amazonská legenda, pábitel a tak trochu možná i vrah (Enlace)
  • Smoltczyk, A.
    World the Fantasy Life of Tatunca Nara in the Amazonian Rainforest (Enlace)

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.


Like it? Share with your friends!

1 comment, 15.8k shares
Débora Goldstern
Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

One Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *