Hallan criaturas marinas atrapadas en ámbar ¡de 100 millones de años!


520 shares
Hallan criaturas marinas atrapadas en ámbar ¡de 100 millones de años!
Crédito: Bo Wang

El ámbar de Myanmar en el sudeste asiático se está convirtiendo en un recurso increíblemente rico para examinar el mundo natural de hace 100 millones de años. En el último año, han aparecido ranas, caracoles, una serpiente, plumas extrañas y algunos insectos bastante sorprendentes. ¿Qué tienen todos en común? Son habitantes de la Tierra.

Pero ahora los paleontólogos han descubierto algo realmente extraño en una pequeña parte del ámbar cretácico de Myanmar: criaturas marinas, al lado de criaturas terrestres.

Se trata de cuatro caracoles de mar y una amonita marina juvenil del océano. También quedaron atrapados cuatro isópodos intermareales (y posiblemente tres isópodos más), que habitan en la zona entre la marea alta y baja, junto con la arena de la playa.

Crédito: Bo Wang

El ámbar también contiene 22 ácaros, lo que parece ser una araña goblin, 12 insectos adultos (ocho moscas, dos escarabajos, una avispa parásita y una cucaracha) y un milpiés. Y todo está en un trozo de solo 33 milímetros por 9,5 milímetros por 29 milímetros.

Un extraordinario conjunto de criaturas

Los investigadores escribieron en su artículo:

Es raro encontrar organismos acuáticos en ámbar, y es extremadamente raro encontrar organismos marinos en ámbar, por no hablar de organismos marinos macroscópicos mezclados con organismos acuáticos intermareales, terrestres y potencialmente de agua dulce”.

La pieza es ciertamente misteriosa. Los paleontólogos, por ejemplo, no han podido averiguar qué edad tiene.

La datación de circonio con plomo y uranio en la matriz de roca volcánica en la que se encuentra el ámbar lo ubica en un máximo de aproximadamente 98.8 millones de años, pero una capa de arenisca sobre el ámbar contenía una amonita fosilizada que se cree que llegó a la escena hace 113 millones de años, y no pudo haber existido hace más de 100.5 millones de años.

Crédito: Yu et al., PNAS, 2019

La amonita en cuestión no fue descrita ni representada en el documento que la menciona, y nadie ha podido encontrar el fósil para realizar un nuevo examen.

Mucho más antiguo de lo que se cree

Es posible que el ámbar en sí sea más viejo que el lugar del que se recolectó, por lo que podría tener más de 113 millones de años. Es un problema que sigue sin resolverse en este momento.

Afortunadamente, exactamente con la gran variedad tan diversa de criaturas que terminaron en la misma pieza de ámbar es un poco más fácil de reconstruir.

Aquí está la clave: las conchas de la amonita y los gasterópodos marinos están ligeramente desgastados, se perdió una parte importante de la concha de amonita y la abertura se obstruyó con arena; tampoco hay signos de tejido blando perteneciente a amonita o gasterópodos.

Isópodos intermareales
Isópodos intermareales. Crédito: Yu et al., PNAS, 2019

Y la resina no se solidifica adecuadamente cuando está sumergida en agua, por lo que es poco probable que una gota haya caído al agua y recogido a los animales marinos allí antes de convertirse en ámbar.

Y así es como han permanecido durante millones de años, enterrados bajo un lecho de piedra arenisca en Myanmar. Es posible que no podamos aprender más sobre cómo se producen tales inclusiones de ámbar hasta que se hayan encontrado otras que contienen animales marinos.

La investigación ha sido publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences.


Like it? Share with your friends!

520 shares
Redacción CODIGO OCULTO
La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *