La selva se ha convertido en un campo de batalla para miles de especies animales, quienes ven sus territorios invadidos por la agricultura y el cultivo de palma.

Indonesia no es la excepción, y sus antiguas selvas tropicales son cada vez más asediadas por la industria del aceite de palma que acaban con los territorios y dejan sin hogar a las especies que habitan allí. La última víctima que hemos podido conocer es un orangután de Sumatra que fue encontrada ciega, con los huesos rotos y acribillada con decenas proyectiles de aire comprimido.

La orangután, llamada «Esperanza», fue encontrada junto a su bebé de un mes en las cercanías de una plantación de aceite de palma en el distrito de Subulussalam de la provincia de Aceh en la isla de Sumatra.

Gravemente herida

Esperanza fue llevada a la clínica veterinaria el 10 de marzo por miembros del Orangutan Information Centre and BKSDA Aceh. La orangután fue diagnosticada con varias fracturas de huesos, una herida hecha con un objeto afilado en su brazo derecho. Además, los rayos X revelaron que tenía 74 balas de rifle de aire comprimido en su cuerpo. Varios de estos proyectiles fueron hallados en sus ojos, causando una ceguera total.

Según un informe de los rescatistas, el bebé murió por desnutrición en el camino a la clínica, debido a que su madre se encontraba ciega y no pudo alimentarlo. A pesar del intenso dolor causado por sus heridas, la orangután se las arregló para no soltar a su bebé.

Esperanza ha sido sometida a una cirugía para recuperar su brazo severamente roto y para remover los proyectiles de aire comprimido.

El Sumatran Orangutan Conservation Programme (SOCP) dijo en un comunicado:

Según nuestro veterinario, ‘Esperanza’ necesitará un tratamiento de recuperación y cuidado prolongado. Especialmente por su rehabilitación mental, ya que sabemos que este orangután hembra adulta acaba de perder a su pequeño bebé cuando aún está amamantando. Ella está empezando a comer algunas frutas y beber leche. Pero ella todavía está en las jaulas de cuidados intensivos”.

Lamentablemente, Esperanza se encuentra en un estado crítico, pero el equipo confía en que podrá recuperarse.

El causante: aceite de palma

Indonesia es el mayor productor mundial de aceite de palma, un aceite vegetal barato y versátil que se puede usar como biocombustible, alimento para animales y se agrega a muchos alimentos y productos para el hogar. De hecho, aproximadamente del 50 por ciento de los productos envasados ​​que encontramos en los supermercados, desde champú hasta chocolate, contienen aceite de palma.

La intensa demanda de este producto es el causante de la deforestación de algunos de los bosques con mayor biodiversidad del mundo. Las regiones tropicales, como Indonesia y Malasia, son ideales para el cultivo de esta planta. Sin embargo, estos lugares también son el hogar de animales en peligro de extinción, incluidos orangutanes, elefantes pigmeos y rinocerontes de Sumatra.

Las cifras alarmantes muestran que solo quedan 13.500 orangutanes de Sumatra en la naturaleza, y la escasa población está siendo diezmada en un hábitat cada vez más pequeño.

Esperanza es una más de las víctimas de la deforestación y del excesivo uso de aceite de palma.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here