Un grupo de investigadores han logrado recrear una «ola anormal» en laboratorio por primera vez, y descubrieron que refleja perfectamente una famosa pintura japonesa de 1800.

Las olas anormales, conocidas oficialmente como «olas de Draupner», son inesperadamente grandes en comparación con las olas circundantes.

Son difíciles de predecir, a menudo aparecen repentinamente sin previo aviso, y se suelen atribuir como causas probables de catástrofes marítimas, como el hundimiento de grandes barcos.

Los más famosas fueron capturadas en «The Great Wave off Kanagawa», también conocida como «The Great Wave», un grabado en madera publicado a principios del siglo XIX por la artista japonesa Katsushika Hokusai.

La primera «ola anormal»

La ola de Draupner fue una de las primeras observaciones confirmadas de una «ola anormal» en el océano; se observó el 1 de enero de 1995 en el Mar del Norte mediante mediciones realizadas en la plataforma petrolera Draupner.

La famosa pintura de la artista japonesa Katsushika Hokusai, conocida como «Under the Wave off Kanagawa» y «The Great Wave» se cree que es la recreación de una ola monstruosa
La famosa pintura de la artista japonesa Katsushika Hokusai, conocida como «Under the Wave off Kanagawa» y «The Great Wave» se cree que es la recreación de una ola monstruosa. Crédito: Katsushika Hokusai; Colección Henry L. Phillips, legado de Henry L. Phillips, 1939

Son difíciles de predecir, a menudo aparecen repentinamente sin previo aviso, y se suelen atribuir como causas probables de catástrofes marítimas, como el hundimiento de grandes barcos.

Para recrearlos en el laboratorio, el equipo de la University of Oxford recreó la ola utilizando dos grupos de olas más pequeñoas y variando el ángulo de cruce, el ángulo al que viajan los dos grupos.

El Dr. Mark McAllister, del Departamento de ciencia de la ingeniería de la University of Oxford, dijo en un comunicado:

La medición de la ola de Draupner en 1995 fue una observación que inició muchos años de investigación sobre la física de las olas anormales y cambió su posición del mero folklore a un fenómeno creíble del mundo real.

Al recrear la ola de Draupner en el laboratorio, hemos avanzado un paso más para comprender los mecanismos potenciales de este fenómeno”.

¿Cómo lo hicieron?

Los investigadores descubrieron que solo era posible reproducir la ola anormal cuando el ángulo de cruce entre los dos grupos era de aproximadamente 120 grados.

Cuando las olas no se cruzan, la ruptura de las olas limita la altura que puede alcanzar una ola.

Sin embargo, cuando las ondas se cruzan en ángulos grandes, el comportamiento de rompimiento de onda cambia y ya no limita la altura que una ola puede alcanzar de la misma manera.

El profesor Ton van den Bremer, de la University of Oxford, dijo en un comunicado:

Esta observación de laboratorio no solo arroja luz sobre cómo pudo haber ocurrido la famosa ola de Draupner, sino que también resalta la naturaleza y el significado de la ruptura de olas en las condiciones del mar.

El último de estos dos hallazgos tiene amplias implicaciones, que ilustran el comportamiento de ruptura de ola no observado anteriormente, que difiere significativamente de la comprensión actual de la ruptura de ola oceánica”.

La ola anormal creada en el laboratorio también se parece mucho a las fotografías de olas anormales en el océano.

Recreación en laboratorio de la ola Draupner
Recreación en laboratorio de la ola Draupner. Crédito: McAllister, ML et al. J. Fluid Mech. (2019); CC BY 4.0

Experimentos previos realizados en una instalación de investigación oceánica mostraron que cuando las olas se cruzan en un ángulo mayor de aproximadamente 60 grados, causan que el nivel de la superficie de la superficie del océano suba.

El experimento

Los experimentos se llevaron a cabo en las instalación de investigación de energía del océano FloWave en la University of Edinburgh.

El tanque de prueba es capaz de simular corrientes oceánicas y olas de cualquier tipo, que se monitorean utilizando sensores en la parte superior.

La naturaleza impredecible de las olas es un problema particular para las plataformas petrolíferas y otras estructuras marinas y puede tener consecuencias devastadoras.

Los científicos denominan a las olas rebeldes como «olas de tormenta extremas» y tienen una pendiente pronunciada, tienen profundos valles y pueden llegar a ser el doble del tamaño de las olas circundantes.

El estudio científico ha sido publicado en Journal of Fluid Mechanics.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here