Peste bubónica: Confirman primer caso en humanos luego de 30 años


565 shares
Peste bubónica: Confirman primer caso en humanos luego de 30 años

Un azote a la humanidad del pasado ha vuelto a aparecer, aunque a menor escala, haciendo revivir el terror ante una posible pandemia que podría afectar globalmente.

De acuerdo a últimos reportes, un niño de la localidad de Idaho en EE.UU., viene recuperándose tras haber contraído la peste bubónica; el primer caso en humanos desde hace más de dos décadas, según informan funcionarios de salud.

La portavoz del Central District Health Department (CDHD), Christine Myron, ha comunicado este miércoles que el niño (no identificado públicamente) se encuentra recuperado, ya en su hogar, luego de haber superado la etapa crítica de la enfermedad, gracias al uso de antibióticos.

Se sabe que el niño contrajo la enfermedad a fines del mes pasado y, solo a inicios de esta semana, las autoridades de salud confirmaron que se trataba de peste bubónica.

La peste bubónica es una infección producida por la bacteria yersinia pestis en la que predomina la inflamación de ganglios linfáticos en ingles y axilas (bubones). Cuando predomina la afectación pulmonar la enfermedad recibe el nombre de peste neumónica. Se propaga principalmente por la picadura de pulgas infectadas que habitan en roedores.​ También se puede propagar mediante la exposición a los fluidos corporales de un animal infectado con peste. [Wikipedia]

Aunque la peste bubónica es la forma más común, la peste neumónica es la forma más virulenta de la peste, y puede llegar a ser fatal al no ser diagnosticada a tiempo.

En el caso del niño, aún no se tiene confirmación si contrajo la enfermedad en el condado de Elmore o si fue durante un reciente viaje a Oregon, comunicó el Departamento de Salud.

Las autoridades de salud recomiendan no tocar ni manipular roedores silvestres ni sus cadáveres, para evitar contraer la enfermedad
Las autoridades de salud recomiendan no tocar ni manipular roedores silvestres ni sus cadáveres, para evitar contraer la enfermedad.

 

De acuerdo al organismo, la enfermedad ya había sido detectada en 2015 y 2016 en ardillas de tierra en el condado de Elmore y en vecino condado de Ada; aunque no se había reportado otros casos este año.

Los principales síntomas dela peste bubónica son: dolor de cabeza, fiebre,escalofríos y debilidad extrema. Además, las personas con peste bubónica pueden experimentar inflamación de los ganglios linfáticos; y aquellos con peste neumónica pueden experimentar neumonía junto con dolor en el pecho, tos y dificultad para respirar; según han informado los CDC (Centers for Disease Control and Prevention).

La enfermedad puede transmitirse a los humanos al ser mordidos por pulgas infectadas. Es posible disminuir el riesgo tratando a las animales en casa contra las pulgas y evitando el contacto con la vida silvestre. Además, es recomendable el uso de repelente de insectos, pantalones largos y medias cuando se visiten las áreas afectadas por la peste.

Para protegerse y proteger a sus mascotas (que también pueden enfermarse o transmitírselo) contra la peste bubónica, el CDHD recomienda:

  • No toque ni manipule roedores silvestres ni sus cadáveres.
  • Evite que sus mascotas vaguen y cacen roedores.
  • Use un producto de control de pulgas aprobado por un veterinario en sus gatos y perros.
  • No alimente a los roedores en campamentos, áreas de picnic o cerca de su hogar.
  • Evite que los roedores se acerquen a su hogar al eliminar las fuentes de alimentos accesibles y las ubicaciones de los nidos, como los alimentos para mascotas o las pilas de madera.
  • Si encuentra un grupo de ardillas terrestres muertas, repórtelo a las autoridades de salud correspondientes.

Una publicación de CodigoOculto.com – Autor: Fernando T. – Todos los derechos reservados.


Like it? Share with your friends!

565 shares
Fernando T.

Editor en CodigoOculto.com / Investigador de MUFON / Ingeniero informático. Me encanta obtener y difundir conocimiento, escribo sobre ciencia y acerca de muchos de los misterios de nuestro Universo.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *