Cómo murió Jesús: Confirman nuevas evidencias de la brutal crucifixión romana


1 comment, 1 share

Un estudio científico ha confirmado que un esqueleto romano de 2.000 años, con un agujero en el pie, es ahora la segunda evidencia de una brutal crucifixión, bajo la cual también murió Jecucristo.

Encontrado durante una excavación de una tumba en el norte de Italia, el esqueleto mostró signos de «lesiones particulares» en el talón derecho que sugieren que el hombre fue crucificado.

A pesar de que los romanos practican crucifixiones durante casi un milenio en decenas de miles de personas, incluido Jesús, la evidencia de la técnica es rara.

El único otro ejemplo es un clavo de 19 cm (7,5 pulgadas) encontrado en el cuerpo de un hombre judío descubierto en una tumba en Jerusalén en 1968.

La evidencia de crucifixiones es tan rara porque las cruces de madera que los romanos usaron para la práctica se desintegraron rápidamente.

También se creía que las uñas tenían propiedades mágicas, por lo que a menudo se tomaban de una víctima.

El orador romano Cicerón señaló que «de todos los castigos, es el más cruel y el más aterrador».

El esqueleto fue encontrado a unos 96 kilómetros de Venecia en el valle del Po.

Esqueleto hallado en 2007 que muestra evidencias de una posible crucifixión;sin embargo esto recién fue demostrado en el presente estudio.
Esqueleto hallado en 2007 que muestra evidencias de una posible crucifixión;sin embargo esto recién fue demostrado en el presente estudio.

Ursula Thun Hohenstein de la Universidad de Ferrara y coautora de la investigación,dijo al periódico Estense:

“La importancia del descubrimiento radica en el hecho de que es el segundo caso documentado en el mundo”.

No fue posible datar el esqueleto por radiocarbono porque las superficies de los huesos se han conservado mal.

Sin embargo, los restos se encontraron junto a ladrillos y azulejos típicos romanos, lo que sugiere que proviene del período romano.

Los investigadores escribieron en su investigación:

Aquí sugerimos la crucifixión como posible causa de la lesión, pero esta interpretación se complica por la pobre preservación de las superficies óseas y el daño y los agujeros en otras partes del esqueleto”.

El hombre crucificado tendría entre 30 y 34 años, según sus hallazgos.

Las imágenes tridimensionales del agujero en el talón se crearon utilizando un microscopio digital de alta tecnología, según informa The Times of Israel.

Descubrieron que la lesión pasaba por todo el ancho del hueso del talón.

Los autores escribieron:

La perforación (longitud 24 mm) muestra un orificio redondo y regular que pasa desde el lado medial (diámetro 9 mm) al lateral (diámetro 6.5 mm). El patrón de la lesión de sección transversal es lineal en la primera parte, girando ligeramente hacia abajo en la última parte”.

Dicen que esto es evidencia de que el talón fue clavado en una superficie dura antes de que la víctima muriera.

Los científicos sugieren que los miembros superiores se «fijaron a la cruz con clavos a través de la muñeca, según fuentes históricas antiguas».

Hasta antes de este hallazgo, este talón con un clavo atravesado era la primera y única evidencia de una crucifixión.
Hasta antes de este hallazgo, este talón con un clavo atravesado era la primera y única evidencia de una crucifixión.

Fue encontrado «con las extremidades superiores a los lados y las extremidades inferiores extendidas», lo cual era una posición inusual.

El modo en que el individuo está enterrado, solo y sin bienes, sugiere que era parte de una población marginada o en condiciones de cautiverio.

Esto también aumenta la probabilidad de que este daño se relacione con la crucifixión.

La primera evidencia de la crucifixión, que literalmente significa «fijo a una cruz», fue encontrada en 1968 por el arqueólogo Vassilios Tzaferis, quien recibió un Ph.D. de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Excavó el cuerpo de un judío que se cree que proviene de una familia adinerada que probablemente fue condenada por un crimen político.

Vivió en Jerusalén en algún momento entre el cambio de la era y 780 d.C.

Las tumbas se encontraron en un gran cementerio judío del Segundo Templo en el barrio de Giv’at HaMivtar.

Los investigadores encontraron los huesos de dos generaciones de hombres, uno de 20-24 años y el otro de tres o cuatro.

El hombre mayor tenía una uña de 18 cm en el talón.

Se adjuntó a ella un trozo de madera de olivo que habría sido restos de la cruz a la que estaba clavado, afirma el Dr. Tzaferis.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Archaeological and Anthropological Sciences.

Fuente: Daily Mail


Like it? Share with your friends!

1 comment, 1 share
CodigoOculto.com
La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes.

One Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Los romanos crucificaron cientos de miles de victimas, solamente cuando le ganaron la batalla a Espartaco crucificaron 10 000 de sus seguidores, es una estúpida comparación, o sea que ahora cada vez que aparezca los restos de un crucificado es de Jesús, es una inútil forma de los ateos de tratar de desacreditar la resurrección de Jesús,