Parte de Texas en riesgo de ser tragada por gigantescos sumideros

Parte de Texas en riesgo de ser tragada por gigantescos sumideros

En un informe publicado hace algunas semanas se informó, con una gran cantidad de razones, que el fracking representa una amenaza creciente para millones de pobladores estadounidenses. Ahora, según un nuevo estudio, los peligros planteados por la industria petrolera no serían perceptibles hasta que no sea demasiado tarde.

La ciudad de West en el estado de Texas se encuentra en la cima de una gran reserva de petróleo y gas natural, que es saqueada de forma indiscriminada. Debido a estos actos se está produciendo una reorganización de los geología de la zona, lo cual aumenta el riesgo de que aparezcan gigantescos sumideros que podrían tragarse todo lo que se encuentra en la superficie.

El fenómeno de la deformación del suelo alrededor de los sitios de extracción de petróleo y gas no es algo nuevo. Las aguas residuales de las operaciones de petróleo, gas y fracking se inyectan en el suelo, lo que a menudo genera levantamiento. Luego de un tiempo, los fluidos avanzan, desencadenando la descomposición y el colapso en estos pozos de inyección.

El estado de Texas es uno de los lugares que presunta mayores problemas relacionados con partes de sus terrenos que se elevan o se hunden. Durante el año 2008, un sumidero del tamaño de un estadio apareció en el condado petrolero del sur de Texas; cerca de una instalación de eliminación de aguas residuales en el yacimiento petrolífero. Las investigaciones determinaron que se había inyectado el doble de aguas residuales en el suelo, a pesar que no estaba legalmente permitido.

El nacimiento de un nuevo sumidero (rojo) cerca de dos ya existentes

El nacimiento de un nuevo sumidero (rojo) cerca de dos ya existentes. Crédito: SMU

Geofísicos de la Southern Methodist University usaron datos de los satélites de radar Sentinel-1A / B para medir los cambios topográficos a lo largo del tiempo, con el objetivo de encontrar las posibles causas del hundimiento local, el levantamiento y los microsismos.

Los investigadores examinaron cuatro franjas masivas del oeste de Texas. Esto les permitió concluir que la extracción de hidrocarburos, la disolución de sal en instalaciones petroleras abandonadas y la inyección de fluidos en el suelo están causando «impactos negativos en la superficie del suelo y las infraestructuras, incluida la posible sismicidad inducida».

El estudio también indicó que los peligros relacionados al levantamiento, hundimiento y los sumideros en la región son abundantes. El estudio ha mostrado que «la mayoría los problemas existentes fueron inducidos por, o al menos influidos por, las actividades humanas».

Según los autores, esta parte de la costa del Golfo es vulnerable al hundimiento debido a razones naturales, como la carga de sedimentos y los cambios a largo plazo en respuesta a la desaparición de los glaciares regionales. Lamentablemente, los cambios topográficos causados por el hombre, están ocurriendo 10-100 veces más rápido, algunas veces en un orden de decenas de centímetros por año, y ocurren en un área más pequeña.

Es necesario priorizar esfuerzos de monitoreo para garantizar la seguridad de la humanidad, preservar la propiedad y mantener el crecimiento de la industria de producción de hidrocarburos.

El estudio concluye haciendo hincapié en que sus esfuerzos de monitoreo son «esenciales para garantizar la seguridad de la humanidad, preservar la propiedad y mantener el crecimiento de la industria de producción de hidrocarburos».

El estudio científico ha sido publicado en Scientific Reports.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0