JIll Tarter, ex directora de SETI: «Una señal alienígena no llega a los EE.UU, llega al planeta Tierra»

JIll Tarter, ex directora de SETI: «Una señal alienígena no llega a los EE.UU, llega al planeta Tierra»

Jill Tarter, es una leyenda viva en la Búsqueda de Vida Extraterrestre. Como ex directora de SETI ha dedicado su vida en desarrollar diversos proyectos para encontrar vida fuera de nuestro planeta. Aunque posiblemente no hayas escuchado de ella antes, es muy posible que ya sepas algo de ella; debido a que justamente en ella fue que Carl Sagan se inspiró para escribir su novela Contact y crear al personaje principal Ellie Arroway. Esta novela fue llevada al cine e interpretada por Jodie Foster.

Ahora, Tarter ha brindado una gran entrevista a la revista WIRED, donde habla claro de algunos aspectos de actualidad y cómo la ciencia ha ayudado a enfrentar los mayores desafíos de la humanidad y en la búsqueda de vida alienígena.

Durante casi tres décadas, Jill Tarter fue la persona más propensa a saber si habíamos contactado con una civilización alienígena. Como directora de SETI de 1984 a 2012, Tarter estuvo a la cabeza de una organización encargada de buscar en el cosmos cualquier señal de que la vida en la Tierra no es una anomalía completa.

Y continúan buscando. En tres ocasiones durante su carrera, Tarter pensó que había hecho contacto. Pero las lecturas resultaron ser engañosas. Su vasta experiencia en una de las misiones más profundas y potencialmente infinitas de la humanidad le da una perspectiva única de nuestro lugar en el universo y del futuro para la raza humana.

Escena de película «Contact», donde la actriz Jodie Foster interpretó a Ellie Arroway, el personaje creado por Carl Sagan e inspirado en la astrónoma Jill Tarter

Escena de película «Contact», donde la actriz Jodie Foster interpretó a Ellie Arroway, el personaje creado por Carl Sagan e inspirado en la astrónoma Jill Tarter. Crédito: Warner Bros

Tarter, que ahora tiene 73 años pero todavía está muy involucrada en el campo de la astronomía, habló con WIRED sobre la responsabilidad algorítmica, cómo la ciencia puede elevarse para enfrentar nuestros mayores desafíos y la importancia de nuestra búsqueda continua de vida alienígena.

Jill Tarter explica por qué la ciencia debe llegar más allá de la academia

Necesitamos estar contando historias. Necesitamos contar historias de una manera que el público pueda relacionarse. Creo que debemos contar algunas de las historias positivas que acompañan a los retos asociados con el cambio climático global. Parte del retroceso, creo, es que todo es fatalidad. Las personas que rara vez salen a tomar aire no quieren simplemente escuchar cosas negativas.

En lo que ella le diría a Donald Trump

Yo le diría que este planeta, todo el planeta, enfrenta desafíos que las naciones individuales no van a poder resolver por sí mismas y que es mejor que retroceda en esta cuestión de “«hacer que Estados Unidos vuelva a ser bueno». Pensemos en hacer que la vida en este planeta sea ideal para tantas personas como podamos.

Sobre la responsabilidad de los algoritmos

Estos son algoritmos que nadie ve y no hay responsabilidad. Al mismo tiempo, estamos teniendo un enorme éxito en el aprendizaje profundo, pero cuando construyes estas redes neuronales, son esencialmente una caja negra. Son muy, muy difíciles de entender y es igualmente difícil entender qué has construido. Así que me pongo nervioso cuando nos apresuramos a adoptar lo que hemos creado y decir: «Esto es maravilloso» y lo usamos aquí, lo usamos allí.

Escuché a alguien hablar sobre el uso del aprendizaje automático para tomar decisiones de contratación. La idea era que construyeses todas las reglas que quisieras y luego eliminaras el sesgo del proceso al dejar que la máquina lo hiciera. Pero el problema es que los sesgos se han incorporado y no se puede arrojar luz sobre ellos. Te metes en más problemas.

En hacer que la ciencia sea importante para todos

La ciencia trata de lo que no sabemos, la ciencia trata de resolver acertijos, la ciencia es un privilegio y la ciencia es algo que todos necesitamos. Ha sido el más exitoso de los esfuerzos humanos, desde las edades oscuras. Es terrible pensar en lo que hubiera sido antes de que la ciencia comenzara a cambiar la forma en que vivimos nuestras vidas, antes de que la ciencia comenzara a ayudarnos a vivir más allá de nuestros años reproductivos y atacar las enfermedades. Eso es lo que siempre me impresionó, que las personas que pueden decir: «No creo en la ciencia» y «La ciencia está haciendo todas las cosas incorrectas y causando todos estos problemas», y sin embargo están vivos y su salud es mucho mejor que las generaciones anteriores debido a la ciencia. No puedo entender cómo las comunidades que han sufrido estos grandes aumentos en los incidentes de enfermedades debido a la pérdida de la inmunidad colectiva con la vacunación.

«Earthrise» o «Salida de la Tierra», tomada en 1968

«Earthrise» o «Salida de la Tierra», tomada en 1968. Crédito: NASA

En encontrar vida extraterrestre

Siempre hay una advertencia con Marte de que la vida que encontramos allí podría estar relacionada con nosotros, pero suponiendo que sea una segunda génesis, entonces ese número dos es lo más importante. Si hemos tenido dos orígenes de vida independientes en este pequeño sistema solar, entonces será omnipresente. Marte es un caso especial porque a comienzos de la historia de la formación del sistema planetario Marte, la Tierra, Venus, intercambiaron rocas entre todas y por lo tanto podrían haber intercambiado microbios dentro de esas rocas y si hay vida en Marte podríamos relacionarnos con ellos o nosotros podríamos ser marcianos

A menudo empiezo las charlas públicas diciendo: «Estoy aquí en una misión para cambiar su punto de vista», porque tienen que ver los desafíos que todos enfrentamos como un problema global, no vamos a resolverlo nacionalmente. Si alguna vez llega una señal de una civilización extraterrestre, inteligente, no está viniendo a los Estados Unidos, está llegando al planeta Tierra. Caleb Scharf, quien es el presidente del Departamento de Astrobiología en Columbia, tiene un maravilloso dicho: «En un mundo finito, una perspectiva cósmica no es un lujo, es una necesidad», y al ver la imagen de Earthrise de 1968 que tomó Bill Anders, si eso no te despierta para decir: «Este es nuestro mundo y mira lo frágil que es», no sé lo que pasará.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0