Podría existir un océano subterráneo en planeta enano Ceres

Podría existir un océano subterráneo en planeta enano Ceres

Dos nuevos estudios han proporcionado evidencia de que el planeta enano Ceres podría haber tenido un océano líquido global en su superficie en el pasado, y que tal vez parte de esta agua todavía está presente debajo de su corteza.

Los investigadores observaron la composición de la corteza de Ceres y descubrieron que es una mezcla de hielo, sales y material hidratado. Los científicos planetarios consideran que un océano de agua perdida es el escenario más probable para explicar esto.

«Cada vez más, estamos aprendiendo que Ceres es un mundo complejo y dinámico que puede haber albergado una gran cantidad de agua líquida en el pasado, y todavía puede tener algo bajo la superficie», dijo en un comunicado Julie Castillo-Rogez, científica del proyecto Dawn y coautora de los estudios, basados ​​en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA.

El primer estudio, publicado en el Journal of Geophysical Research: Planets, usó las anomalías gravitacionales del planeta enano para establecer su composición y estructura interior. Los científicos tenían una idea general de cómo debería ser Ceres, pero hay algunas discrepancias. «Ceres tiene una gran cantidad de anomalías gravitacionales asociadas con características geológicas excepcionales», agregó el autor principal de este estudio, Anton Ermakov, también en el JPL.

Estudio científico ha establecido que Ceres podría tener aún un océano subterráneo, que en el pasado habría sido un océano global.

Estudio científico ha establecido que Ceres podría tener aún un océano subterráneo, que en el pasado habría sido un océano global.

El cráter Occator, la ubicación de los puntos brillantes de Ceres o la montaña alta y solitaria Ahuna Mons son buenos ejemplos. Estos y muchos otros parecen estar asociados con los fenómenos criovoluntarios, insinuando un mundo geológicamente activo.

Este enfoque también descubrió que la corteza tiene una densidad más cercana al hielo que la roca. Esto fue un problema ya que estudios previos sugieren que la corteza es mucho más fuerte que el hielo común. Ahí es donde entra el segundo estudio, publicado en Earth and Planetary Science Letters.

El análisis sugiere que la corteza de Ceres es una mezcla de hielo, sales, roca e hidrato de clatrato, un sólido cristalino con propiedades muy interesantes, que está hecho de agua y pequeñas moléculas gaseosas. Los hidratos de clatrato tienen la misma densidad que el hielo de agua, pero pueden ser entre 100 y 1.000 veces más fuertes que el hielo común.

Esta composición encaja bien con el escenario de Ceres que cambia lentamente. El planeta enano tenía características más pronunciadas que han desaparecido con el tiempo. La corteza probablemente descansa sobre una capa más deformable, que aún podría contener un componente líquido. Esto podría ser los restos de un océano que podría haber cubierto el planeta enano hace 4 mil millones de años.

Ceres es el objeto más grande en el cinturón de asteroides y el único planeta enano en el sistema solar interior. La misión Dawn acaba de ser extendida para continuar estudiando el planeta por un año más.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0