Instalan una Segunda «Bóveda del Juicio Final» en Svalbard, Noruega

Instalan una Segunda «Bóveda del Juicio Final» en Svalbard, Noruega

En el lado de una montaña en lo alto de las frágiles tierras baldías del archipiélago de Svalbard, en Noruega, se encuentra la «bóveda del juicio final» del Ártico, una ominosa instalación que está contiene cerca de un millón de muestras de semillas de casi todos los países de la Tierra.

Diseñado para mantener las semillas a salvo de una guerra nuclear o de alguna otra catástrofe mundial, el Svalbard Global Seed Bank acaba de conseguir un nuevo vecino, con una segunda bóveda del día del juicio final que se encuentra cerca. Pero en lugar de almacenar semillas, esta vasta biblioteca se ha construido para garantizar la supervivencia de los libros, documentos y datos más importantes del mundo.

«Creemos que podemos guardar los datos utilizando nuestra tecnología durante un total de 1.000 años», dijo Katrine Loen Thomsen, de la compañía noruega de tecnología Piql, a la emisora ​​local NRK.

Conocida como «Arctic World Archive», esta nueva instalación se ha construido en la misma montaña congelada que la bóveda de semillas original y está abierta a los gobiernos e instalaciones de investigación de todo el mundo como un lugar para almacenar sus registros.

Empresas y particulares también pueden pagar por el privilegio de tener su información bajo tierra por lo menos durante el próximo milenio, en el interior de una mina abandonada y congelada en el permafrost ártico.

Curiosamente, en lugar de aprovechar los sistemas de seguridad de datos más avanzados disponibles, los investigadores de Piql han optado por un enfoque más analógico: almacenan todo en película fotosensible, que dicen que es una opción mucho más segura que cualquier otra cosa digitalizada.

La película fotosensible de Piql está recubierta de plata a diferencia de la usada en cámaras antiguas.

La película fotosensible de Piql está recubierta de plata a diferencia de la usada en cámaras antiguas. Crédito: Colouxbox

«Se conservan los datos digitales, escritos en películas fotosensibles», dijo Rune Bjerkestrand, fundadora de Piql, a Live Science.

«Así que escribimos datos como códigos QR básicamente grandes en películas.»

La idea es que mientras los datos digitales se almacenan en nuestros ordenadores como códigos de 1s y 0s, los datos analógicos se graban físicamente en bobinas de película y pueden ser «leídos» como se hace con un disco de vinilo.
Como observa Bjerkestrand, es como tener sus datos «tallados en piedra».

Es un enfoque sorprendentemente anticuado, pero los expertos en seguridad de Piql dicen que es mucho más seguro que mantenerlo en línea, donde es vulnerable a ataques cibernéticos y hackers, y las condiciones de permafrost garantizarán una temperatura constante durante siglos.

Los datos son almacenados en carretes de películas, como este, almacenados bajo tierra.

Los datos son almacenados en carretes de películas, como este, almacenados bajo tierra. Crédito: Piql

Según NRK, la compañía ha llevado a cabo experimentos para demostrar que incluso si las temperaturas externas aumentan dramáticamente – en el caso de una guerra nuclear, por ejemplo – la película sobrevivirá por lo menos 500 años.

Pero sospechan que todavía sería posible leerlas luego de 1.000 años a partir de ahora, y ahora están ejecutando experimentos para demostrarlo.

Otro de los beneficios de alojar los archivos del mundo en Svalbard, una isla que se asienta entre Noruega y el Polo Norte, es que está cerca de ser una zona desmilitarizada, lo que significa que los países de todo el mundo han acordado mantenerlo libre de instalaciones militares.

Este es el World Arctic Archive, localizado en Svalbard.

Este es el World Arctic Archive, localizado en Svalbard.

«Podemos estar razonablemente seguros de que no habrá ningún ataque militar», dijo Pål Berg de una firma noruega de minería de carbón llamada SNSK, a NRK.

Desde su lanzamiento la semana pasada, National Archives de Brasil y México han enviado datos para ser almacenados en el Underground Arctic World Archive, y se espera que más instituciones sigan el ejemplo.

«En su caso, lo que se almacena es documentos, diferentes tipos de documentos de sus historias nacionales, como, por ejemplo, la Constitución brasileña», dijo Bjerkestrand a Live Science.

«Para México, son documentos importantes, incluso del período pre-colonial, que es una memoria histórica muy importante».

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0