Grand Finale: NASA finalmente destruirá la sonda Cassini en Saturno

Grand Finale: NASA finalmente destruirá la sonda Cassini en Saturno

Todo tiene su final. El 23 de abril, la sonda espacial Cassini comenzará su misión final hacia el olvido.

Volando a más de 122,300 kilómetros por hora, la nave espacial pasará a través de una brecha inexplorada entre Saturno y sus anillos, donde ninguna nave espacial ha volado antes. El viernes 15 de septiembre (2017), después de 22 vueltas por esta región, la nave espacial se sumergirá en la atmósfera del gigante gaseoso, donde «se desintegrará, se derretirá, se vaporizará y se convertirá en parte del mismo planeta por el que dejó la Tierra hace 20 años para explorarlo», dijo el director del proyecto Earl Maize en una conferencia de prensa el martes.

Será un triste final para una misión que nos trajo unas vistas increíbles de Saturno, sus anillos y lunas. Cassini reveló los géiseres de Encelado, que indican la existencia de un océano subsuperficial y mostró a los científicos lo muy terrestre -como alienígena- que es Titán.

Algunas sondas espaciales se pueden mantener orbitando sus objetivos en perpetuidad después del fin de su misión -como la nave espacial Dawn en el planeta enano Ceres. Pero las cosas son mucho más complicadas alrededor de Saturno.

Mientras que Ceres es esencialmente una roca realmente grande sin lunas, Saturno tiene 62 satélites, en el último recuento. El empuje gravitatorio de esas lunas -especialmente la más grande, Titan- causan estragos en la trayectoria de Cassini, que usualmente corrige quemando combustible.

Pero el combustible de la nave espacial se está agotando y, en última instancia, su destino está sellado por sus propios hallazgos; los científicos no quieren arriesgarse a que la nave espacial caiga en Titán o Encelado, que podrían ser capaces de soportar la vida.

«[Sin combustible], la órbita será cada vez menos predecible», dijo la científica del proyecto Cassini, Linda Spilker. «La órbita de Cassini cambiaría lentamente lo suficiente como para arriesgarse a estrellarse contra una de las lunas.»

Aunque el lanzamiento de Cassini fue hace 20 años, los experimentos en la Estación Espacial Internacional han sugerido que los microbios pueden sobrevivir durante años en las temperaturas extremas, la radiación y el vacío sin aire del espacio. Si la NASA pusiera accidentalmente osos de agua o «tardígrados» en Encelado, los pequeños terrícolas podrían acabar con cualquier forma de vida nativa que la Luna pueda albergar, o complicar la búsqueda de esos organismos alienígenas más tarde. Es por eso que Cassini debe morir ahora, mientras que la NASA todavía puede controlar su última inmersión.

Pero los científicos esperan obtener información nueva del dramático fin de la misión. Desean aprender más acerca de la composición de la atmósfera y los anillos de Saturno y averiguar qué tan grande es el núcleo del planeta, y qué tan rápido está girando. Cassini también obtendrá la vista más cercana de las auroras y la extraña tormenta hexagonal en el polo norte de Saturno.

Cassini seguirá transmitiendo datos hasta el final, cuando la tracción atmosférica corte la conexión de la nave espacial con la Tierra. Se espero que eso suceda cerca de tres minutos en la inmersión de Cassini el 15 de septiembre.

«Una vez que la señal se pierde», dijo Spilker en la conferencia de prensa del martes, “ese latido del corazón de Cassini se ha ido”.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0