Meteoritos marcianos podrían revelar que el planeta rojo era más húmedo de lo que pensábamos

Meteoritos marcianos podrían revelar que el planeta rojo era más húmedo de lo que pensábamos

Los investigadores simularon condiciones que ocurren cuando una pieza del planeta es expulsada al espacio, y sus hallazgos podrían alterar las suposiciones acerca del agua de Marte.

Estudio realizados a meteoritos marcianos han revelado que su composición mineral puede demostrar que el planeta rojo fue húmedo y posiblemente habitable en el pasado. Es lo opuesto a lo que los investigadores han pensado anteriormente basándose en exámenes pasados ​​de meteoritos, lo que sugirió una historia seca y polvorienta.

Los resultados provienen del estudio de una versión sintética de la Whitlockita, un mineral raro en la Tierra. El equipo de investigación realizó experimentos de compresión de choque para simular las condiciones que ocurren cuando una muestra marciana es expulsada de Marte hacia el espacio. Una fracción de estos meteoritos entonces hacen su manera a tierra, donde caen en la superficie y son recogidos.

Los científicos estudiaron la muestra utilizando experimentos en el Berkeley Lab’s Advanced Light Source and y en el Argonne National Laboratory’s Advanced Photon Source. Los resultados muestran que la Whitlockita se deshidrata y crea un mineral llamado Merrillite, que se ha encontrado muchas veces en meteoritos marcianos.

«Si incluso una parte del Merrillite había sido Whitlockita anteriormente, esto cambia las suposiciones acerca del agua de Marte de manera espectacular», dijo Oliver Tschauner, co-líder del estudio y profesor de investigación en el Departamento de Geociencias de la Universidad de Nevada en Las Vegas en una declaración.

Si el estudio de los meteoritos marcianos se demuestra como verdadero, esto ayudaría a resolver una discrepancia entre los estudios de los meteorito y los exámenes en el planeta en sí mismo. Mientras que los estudios de meteoritos mostraron que Marte estaba seco, los exámenes de los exploradores marcianos muestran abundantes evidencias de agua. Ciertos minerales (como la Hematita) se formaron en presencia de agua. El rover Curiosity también ha visto guijarros redondeados y otras pruebas de antiguos arroyos.

El cráter del Mojave en Marte, que se cree que es la fuente de algunos meteoritos marcianos que se encuentran en la Tierra, se muestra aquí en una representación producida por la cámara HIRISE en el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA.

El cráter del Mojave en Marte, que se cree que es la fuente de algunos meteoritos marcianos que se encuentran en la Tierra, se muestra aquí en una representación producida por la cámara HIRISE en el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA. Crédito: NASA JPL-Caltech, University of Arizona

Desde la órbita, las imágenes han mostrado antiguos barrancos que probablemente se desgastaron por el flujo de agua, aunque otras explicaciones, como la lava, también han sido propuestas. En 2015, la NASA anunció, basándose en los exámenes de la Mars Reconnaissance Orbiter, que el agua salobre puede incluso fluir hoy en día. Las recurrentes líneas en las pendientes en Marte, que tienden a aparecer en el clima más cálido, parecen coherentes con el flujo de agua.

La Whitlockita contiene fósforo – un elemento necesario para la vida en la Tierra – y también puede disolverse en el agua. Puesto que la Merrillita se encuentra en tantos meteoritos marcianos, el estudio sugiere que las condiciones habitables para la vida en Marte eran comunes, por lo menos en la región de donde vinieron los meteoritos.

«El único eslabón perdido ahora es probar que la Merrillita, de hecho, había sido Whitlockita marciana anteriomente», dijo Tschauner. «Tenemos que regresar a los meteoritos reales y ver si existen rastros de agua».

Una limitación clave del estudio es el origen de los meteoritos marcianos. Muchos recogidos en la Tierra probablemente provenían de una región de Marte, y sólo durante un estrecho período de tiempo: 150-586 millones de años. Estos meteoritos representan muestras existentes debajo de la superficie que fueron excavadas cuando un impacto en Marte las envió fuera del planeta. Debido a que estas muestras se encontraban enterradas, se cree que son indicio del medio ambiente marciano en el pasado más antiguo.

Los investigadores planean estudios de seguimiento con muestras reales de meteoritos marcianos a finales de este año. Se están realizando estudios independientes para aprender más sobre la habitabilidad pasada de Marte. La NASA planea enviar otro rover en 2020 para recolectar muestras y posiblemente almacenarlas para una futura misión de muestreo-retorno. Tal muestra podría entonces ser examinada en la Tierra con sofisticados instrumentos de laboratorio que son imposibles de enviar a Marte debido a su tamaño, entre otros factores.

La investigación fue publicada en Nature Communications.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0