Misteriosas cantidades de radiación han aparecido en toda Europa, y nadie puede explicarlo

Misteriosas cantidades de radiación han aparecido en toda Europa, y nadie puede explicarlo

Pequeñas cantidades de radiación nuclear se extendieron por toda Europa el mes pasado, y nadie puede entender por qué.

Se detectó por primera vez sobre la frontera entre Noruega y Rusia en enero (2017). Más tarde, floración de yodo-131 radiactivo se encontró entonces en varios países europeos, y aunque los rumores sin fundamento de las pruebas nucleares realizadas por Rusia han estado apareciendo, diversos funcionarios dicen que es más probable que esté vinculado a un accidente farmacéutico no declarado.

Mientras que el aumento de la radiación ocurrió en enero, funcionarios de Finlandia y Francia acaban de publicar información sobre el incidente, anunciando que después de que el pico fuera detectado en Noruega, apareció en Finlandia, Polonia, República Checa, Alemania, Francia y España, hasta finales de enero.

Cuando se les preguntó por qué Noruega no informó al público el mes pasado, a pesar de que fue la primera en detectar la radiación en su condado más septentrional, Finnmark; Astrid Liland de la Autoridad Noruega para la Protección contra las Radiaciones declaró a Barents Observer:

«Las mediciones en Svanhovd en enero fueron muy, muy bajas, así como las mediciones realizadas en países vecinos, como Finlandia. Estos niveles no generaron preocupación por daños a los seres humanos o el medio ambiente. Por lo tanto creímos que esto no tenía ningún valor en las noticias».

Como anunció la semana pasada la Autoridad de Seguridad nuclear de Francia, el IRSN, la cantidad real de yodo-131 radiactivo en la atmósfera terrestre de Europa en enero «no planteaba problemas de salud», y desde entonces ha vuelto a la normalidad.

Pero lo más desconcertante del evento no es el nivel de radiación que se propagó por Europa, sino el hecho de que nadie puede decir lo que realmente sucedió.

Niveles de Yodo-131 en las atmósfera.

Lo que sí sabemos es que el yodo-131 tiene una vida media de sólo ocho días, por lo que la detección en la atmósfera es prueba de un reciente lanzamiento.

«Es probable que el lanzamiento haya sido de origen reciente y, además, es imposible especular», dijo Brian Gornall, de la Sociedad Británica de Protección Radiológica, a Motherboard.

En este momento, el origen del yodo-131 está en algún lugar de Europa del Este, y debido a esto algunos han apuntado que sería evidencia de que Rusia realizó un ensayo nuclear en el Ártico.

Pero no hay evidencia de que esto haya ocurrido, y el hecho de que sólo el yodo-131 – y ninguna otra sustancia radiactiva – se detectara fuertemente sugiere que esta no es la respuesta.

«Fueron tiempos difíciles en el período en que se hicieron las mediciones, por lo que no podemos rastrear la liberación de nuevo a un lugar en particular. Las mediciones de varios lugares en Europa podría indicar que viene de Europa del Este», dijo Liland a Barents Observer.

Sobre la base del isótopo en particular, los expertos están diciendo que es mucho más probable que el pico de radiación sea el resultado de algún tipo de fuga de fábrica farmacéutica, ya que el yodo-131 se utiliza ampliamente en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer.

«Ya que sólo se midió el yodo-131, y no hay otras sustancias radiactivas, creemos que se originó en una compañía farmacéutica que produce drogas radioactivas», dijo Liland a la Motherboard. «El yodo-131 se utiliza para el tratamiento del cáncer.»

Y, por extraño que parezca, el caso de los productos farmacéuticos que están detrás de este desorden tiene un paralelo sorprendentemente similar para respaldarlo – un evento casi idéntico ocurrió en 2011, cuando se detectaron niveles bajos de yodo-131 en varios países europeos durante unas semanas.

En el momento del anuncio, los funcionarios también no podían explicar a que se debía el pico de yodo-131, pero rápidamente se descartó un enlace a las centrales nucleares.

«Si viniera de un reactor encontraríamos otros elementos en el aire», dijo Didier Champion, entonces parte de IRSN, a Reuters en 2011.

Curiosamente, un documento apareció la semana pasada confirmando que la fuente de la filtración del Yodo-131 fue un sistema de filtro defectuoso en el Institute of Isotopes Ltd en Budapest, Hungría, que produce una amplia variedad de isótopos radiactivos para el tratamiento médico y la investigación.

La investigación sigue en curso, con la Fuerza Aérea de los EE.UU. desplegando sus aviones WC-135 al Reino Unido la semana pasada para ayudar a detectar la fuente.

Esperemos que los investigadores puedan averiguar qué sucedió exactamente aquí, por lo que los propietarios de las fábricas -si es que tienen la culpa esta vez- puedan asegurar que este tipo de filtraciones no continúen.

Porque mientras que ambos acontecimientos no plantearon ningún riesgo para la salud de los seres humanos, realmente no es algo que cualquier fabricante debería estar arriesgando.

COMMENTS

WORDPRESS: 3
  • comment-avatar
    Nicolas 6 meses

    Creo que los mas probable es que donde la planta nuclear de fukushima solto esa radiacion al oceano la evaporacion del agua proboco lluvias sobre lugares de europa y asi se esta propagando deverian hacer algo contra eso

  • comment-avatar
    Nestor arias 6 meses

    Eeuu mando aviones a ayudar?, entonces ellos estan involucrados, vamos no sean ilusos, eeuu esta metido en esto

  • comment-avatar

    Acaban con la población y ellos siguen su vida como si nada… Nadie los acusa ni nadie los condena. Asi es cuando unos cuantos tienen el sartén agarrado por el mango.

  • DISQUS: 0