Científicos descubren cómo «resucitar» las células muertas

Científicos descubren cómo «resucitar» las células muertas

Un grupo de científicos de la Universidad de California, en EEUU, llegó a la conclusión de que la muerte de las células podría ser reversible a nivel molecular.

De acuerdo con los autores del estudio, el proceso —denominado anastasis, del griego «ἀναστὰς», que significa «levantarse, recuperarse»— tiene dos etapas principales. Durante la primera fase, las células con un ADN dañado se preparan para la división mientras que en la segunda, las «células hijas» abandonan la célula anterior.

La muerte celular programada —o apoptosis— ayuda a nuestro organismo a deshacerse de las células dañadas, viejas o sobrantes. Tras la muerte de una célula, sus fragmentos son digeridos por los macrófagos.

Sin embargo, el anastasis es capaz de revertir el proceso de destrucción de las células. Así, en 2012, los científicos llegaron a la conclusión de que una parte de las células dañadas resultó ser más útil y viable de lo esperado gracias a un misterioso proceso que incluso «resucitó» las células cuyo ADN estaba seriamente dañado.

Anteriormente se creía que era imposible revertir el apoptosis celular ya que la destrucción del ADN nuclear y mitocondrial, así como la activación de las caspasas —una familia de proteínas que está implicada en la ruptura de aminoácidos y otras proteínas—, siempre llevan a la muerte de las células.

Según los biólogos, el anastasis constituye un mecanismo evolutivo muy antiguo, ya que está presente en los mamíferos y las moscas de la fruta. De acuerdo con los investigadores, este proceso nos ayuda a preservar las células del músculo del corazón, así como las neuronas cerebrales.

Los expertos subrayan que este mecanismo podría también explicar las recaídas en las enfermedades oncológicas, ya que el procedimiento salva algunas células cancerosas, que vuelven a desarrollarse después. De este modo, el nuevo estudio permitirá a los biólogos aumentar la eficacia de los tratamientos contra el cáncer.

El estudio ha sido publicado en bioRxiv.

Vía: Sputnik

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0