China acaba de anunciar que prohibirá todo comercio de Marfil a finales de 2017

China acaba de anunciar que prohibirá todo comercio de Marfil a finales de 2017

China acaba de anunciar que prohibirá todo procesamiento y comercio de marfil para finales de 2017, con las primeras fábricas programadas para cerrar en sólo tres meses, es decir, a finales de marzo.

«China detendrá gradualmente el procesamiento y las ventas de marfil con fines comerciales para finales de 2017», dijo la agencia oficial de noticias Xinhua, citando una declaración del gobierno.

El movimiento ha sido proclamado como un «cambio» por organizaciones medioambientales como el World Wildlife Fund y el Natural Resources Defence Council, ya que China es uno de los mayores mercados globales de marfil, donde se utiliza como material precioso en joyas, muebles , y a veces incluso en la medicina china.

«Esta es una gran noticia que cerrará el mayor mercado mundial de marfil de elefante», dijo Aili Kang, director ejecutivo de la Wildlife Conservation Society en Asia, en un comunicado.

Con menos de medio millón de elefantes africanos restantes, la cuestión es si este cambio será suficiente para salvar a esta especie vulnerable de una declinación constante hacia la extinción.

Más de 20.000 elefantes son asesinados por sus colmillos cada año, según el World Wildlife Fund for Nature, con gran parte de ella destinada a los mercados hambrientos de marfil en China, Hong Kong y los Estados Unidos. Algunos países africanos incluso han visto una disminución del 60 por ciento en el número de elefantes entre 2009 y 2014.

Desde 1989, existe un tratado internacional que prohíbe la venta de marfil recolectado después de 1975, conocida como «Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora (CITES)», en español: «Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres». Sin embargo, sin una legislación local para respaldar esto, el tratado a menudo es ignorado.

El año pasado, China se comprometió a detener lentamente el comercio interno de productos de marfil. «Controlaremos estrictamente el procesamiento y el comercio de marfil hasta que el procesamiento comercial y la venta de marfil y sus productos se detengan finalmente», anunció el Jefe de la Administración Estatal de Silvicultura de China, Zhao Shucong en mayo del año pasado.

Esto era sólo la parte de un plan de 10 puntos destinado a erradicar la venta y distribución de marfil en todo el país, que incluía campañas educativas y una mayor vigilancia en línea. Y hay indicios de que la demanda de marfil en el país ya ha caído.

En marzo de 2016, se amplió el control para detener la importación de marfil y productos de marfil adquiridos antes de 1975, que va más allá del acuerdo inicial de la CITES.

Pero ahora China prohibirá todo el comercio interno de marfil y su procesamiento para finales de 2017, con las primeras docenas de fábricas y puntos de venta próximos a cerrar a finales de marzo.

Si usted está en China y desea desprenderse de los dientes de marfil de la herencia de su abuela, necesitará una autorización especial. China también mantendrá una reserva de marfil que compró antes de que la CITES introdujera la prohibición de marfil, que podrá venderse.

Dado que la creciente clase media china tiene una inclinación por baratijas talladas en colmillos de elefante, se espera que esta prohibición nacional dé al tratado internacional más fuerza. En países como Australia, no existe una ley local que impida el comercio interno.

Una investigación sobre la venta de marfil y cuerno de rinoceronte en Australia y Nueva Zelanda a principios de este año encontró que sólo el diez por ciento de los artículos que se venden llevaban la documentación correcta.

Con el paso progresivo de China, todos los ojos están ahora observando a Hong Kong, a quien se le permite correr bajo sus propias leyes. El World Wildlife Fund for Nature está pidiendo al territorio chino que siga su ejemplo y termine su propio comercio de marfil para el 2021.

«Con el mercado de China cerrado, Hong Kong puede convertirse en un mercado preferido para los traficantes que blanquean el marfil ilegal bajo la cobertura del comercio legal de marfil», dijo Cheryl Lo, responsable de wildlife crime office a The Guardian.

Eliminar el comercio interno es un paso significativo, y además la única solución para acabar con la caza furtiva de los elefantes. Con su población disminuida de varios millones a 415.000 en menos de un siglo, el tiempo apremia para estos queridos animales.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0