Científicos han descubierto un extraño «embudo» en Marte

Científicos han analizado una extraña depresión en la superficie de Marte, y dicen que podría ser el lugar perfecto para buscar signos de vida, ya que podría contener tres ingredientes clave para que esta ocurra: agua, calor y nutrientes.

Científicos han descubierto un extraño «embudo» en Marte

La estructura en forma de embudo se parece a los «ice cauldrons» o «calderos de hielo» antiguos que tenemos en la Tierra, que se formaron cuando los volcanes estallaron bajo las capas de hielo de Islandia y Groenlandia. Si el mismo proceso ocurrió en Marte, podría haber dejado atrás un ambiente cálido y rico en nutrientes.

«Nos atrajo este sitio porque parecía que podría albergar algunos de los ingredientes clave para la habitabilidad – agua, calor y nutrientes», dijo el investigador líder Joseph Levy, de la Universidad de Texas.

El embudo se encuentra dentro de un cráter en el borde de la región de Hellas Planitia en el hemisferio sur de Marte.

La cuenca de Hellas Planitia es en realidad sólo un gran cráter en sí mismo – el cráter de impacto visible más grande que se haya encontrado en el Sistema Solar, de hecho – pero está lleno de muchos cráteres más pequeños, lo que sugiere que es una formación muy antigua en el Planeta Rojo.

El embudo fue detectado por primera vez por Levy en 2009, y fotografiado por la NASA Mars Reconnaissance Orbiter.

Luego encontró una estructura similar en la región de Galaxias Fossae de Marte, ubicada en otra cuenca gigante llamada Utopia Planitia.

«Estos relieves nos llamaron la atención porque son extraños», dice Levy. «Están concéntricamente fracturados, así que parecen un ojo de buey.»

No era hasta este año que Levy tenía los datos para analizar realmente los embudos correctamente, y gracias a las nuevas fotografías estereoscópicas – que permiten a los investigadores extraer información tridimensional a partir de una imagen bidimensional – su equipo pudo trazar lo que buscarían por debajo de la superficie.

Resulta que ambos tienen forma de embudos:

Crédito: Joseph Levy

«Eso nos sorprendió, y nos llevó a pensar si eso significaba que había un derretimiento concentrado en el centro que eliminaba el hielo y permitía que las cosas se vieran por los lados», dice Levy.

«O si tuviera un cráter de impacto, empezó con un cráter mucho más pequeño en el pasado, y por la sublimación del hielo, el tamaño aparente del cráter se amplió».

A continuación, los investigadores llevan a cabo una serie de escenarios de formación para los dos embudos, y dicen que el resultado más probable es que se formaron de diferentes maneras para llegar a la misma forma de embudo.

Estiman que aproximadamente 2,4 km3 y 0,2 km3 de material fueron removidos para formar las depresiones de Hellas Planitia y Galaxias, respectivamente – y esto parece haber sido predominantemente hielo de agua.

Mientras que el embudo Galaxias parece haberse formado debido a un impacto en la superficie de Marte, el Hellas Planitia muestra signos de actividad volcánica.

El equipo encontró indicios de que el aumento de las temperaturas de una erupción antigua podría haber derretido o empujado grandes placas de hielo para formar el embudo – muy parecido a lo que ocurre en la Tierra cuando las capas de hielo y los volcanes se mezclan:

Un caldero de hielo en la capa de hielo Vatnajökull de Islandia.

Un caldero de hielo en la capa de hielo Vatnajökull de Islandia. Crédito: Joseph Levy

El equipo calcula que se habrían requerido 105 m3 de magma para derretir o cambiar tanto hielo, pero podría haber dejado atrás condiciones tan habitables en el proceso, con hielo derretido para proporcionar agua y el magma dejando atrás nutrientes y calor .

«La posibilidad de formación de agua líquida durante o después del volcanismo o de un impacto podría generar condiciones habitables mejoradas localmente, lo que hace que estas características favorezcan los objetivos de exploración geológica y astrobiológica», concluyen en su informe.

La esperanza ahora es que cuando la NASA envíe un rover al Planeta Rojo en 2020 para buscar signos de vida, este podría ser uno de los lugares que investiguen.

«Estas características realmente se parecen a los calderos de hielo conocidos de la Tierra, y sólo desde esa perspectiva deberían ser de gran interés», dijo el volcanólogo Gro Pedersen de la Universidad de Islandia, que no participó en el estudio.

«Tanto porque su existencia puede proporcionar información sobre las propiedades del material subterráneo – la posible existencia de hielo – y debido a la posibilidad de revelar las interacciones hielo-volcán».

El estudio se ha publicado en Icarus.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0