NASA localiza el cráter de impacto y los restos de la sonda Schiaparelli

Una imagen en alta resolución muestra los restos de una explosión y la localización de los componentes del módulo de aterrizaje experimental de la ESA en la misión ExoMars.

Descubren el cráter de impacto y los restos de la sonda Schiaparelli

El satélite «Mars Reiconaissance Orbiter» de la NASA ha captado una imagen en alta resolución de lugar de impacto de la sonda Schiaparelli, el módulo de aterrizaje que la Agencia Espacial Europea (ESA) trató de posar en Marte el pasado 19 de octubre como parte de la misión ExoMars.

La fotografía fue tomada el pasado 25 de octubre, y proporciona un alto nivel de detalle del lugar del impacto. En el centro se aprecia lo que parecen ser los restos expulsados por el módulo de aterrizaje, probablemente tras la explosión de los tanques de hidracina de los nueve retrocohetes de Schiaparelli. A la derecha se encuentra el escudo térmico, desprendido en una de las primeras estapas del aterrizaje, y abajo se ve el paracaidas anclado a un bloque del blindaje superior.

Según ha calculado la NASA, la zona oscura mide unos 15 por 40 metros, y está centrada en un punto negro de unos 2,4 metros de ancho, «consistente con el cráter de un objeto de unos 300 kilogramos impactanto a unos pocos cientos de kilómetros».

Tal como explicaron fuentes de la ESA, la maniobra de aterrizaje del pasado 19 de octubre funcionó bien durante las primeras etapas: Schiaparelli entró en la atmósfera correctamente, y tanto el escudo térmico como el paracaidas funcionaron bien. Pero probablemente un problema informático, tal como informaron científicos del programa ExoMars, provocó que el paracaidas se desprendiera antes de tiempo y, sobre todo, que los cohetes que debían posar al módulo sobre Marte después de 30 segundos de ignición, apenas funcionaran durante dos o cuatro segundos.

A pesar del inconveniente fallo en el aterrizaje, el 19 de octubre la Agencia Espacial Europea afirmó haber logrado un importante éxito al poner en órbita marciana al satélite «Trace Gas Orbiter», una nave que en los próximos años investigará el posible origen biológico del metano en Marte. Además, tal como recalcó la ESA, Schiaparelli era un módulo de pruebas para el aterrizaje, y pudo enviar muchos e importantes datos antes de ser destruida. Ambas, Schiaparelli y Trace Gas Orbiter, son parte de la primera misión del programa ExoMars, que tiene previsto posar un sofisticado rover de exploración en Marte en 2020, para buscar huellas de vida pasada o presente hasta en los dos primeros metros del subsuelo marciano.

La semana pasada, la sonda «Mars Reiconaissance Orbiter» de la NASA ya publicó una primera imagen, más borrosa, de lugar del impacto. En aquella ocasión lo importante era barrer una amplia superficie, así que se usó la cámara de contexto (CTX). Pero el pasado 25, usó una cámara capaz de obtener imágnees en alta resolución, la HiRISE; exactametne la misma cámara que le permitió a la NASA detectar la presencia de agua líquida en la superficie de Marte el año pasado.

Portavoces de la ESA explicaron recientemente que el error de Schiaparelli se produjo probablemente por un error informático, pero aún no han concluido el análisis de todos los datos recogidos para reconstruir todo lo ocurrido en el accidente.

Ver imagen en alta resolución aquí.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: