Antiguo cofre hallado en un templo en China podría contener el cráneo de Buda

Los supuestos fragmentos del cráneo se escondían en un cofre de piedra encontrado debajo de un templo budista en Nankín, China.

Arqueólogos chinos creen que los fragmentos del hueso parietal de un cráneo encontrado bajo un templo budista en Nankín, podrían pertenecer a Buda.

Arqueólogos chinos creen que los fragmentos del hueso parietal de un cráneo encontrado bajo un templo budista en Nankín, podrían pertenecer a Buda.

En una cripta bajo el templo budista de Qixia en Nankín los arqueólogos descubrieron en 2010 una estupa con restos humanos, cuyas inscripciones los identifican como santos budistas. Entre ellos hay un hueso parietal de un cráneo que, según lo inscrito sería el del mismísimo Sidarta Gautama, el Buda.

La estupa es de madera de sándalo, recubierto de oro, plata y piedras preciosas, como ágatas y lapislázulis. Se halló dentro de otro mayor de piedra con inscripciones que sitúan su construcción durante el reinado del emperador Zhenzong (997-1022 d.C.) de la dinastía Song. También aparecen los nombres de las personas que donaron el dinero y los materiales, así como de los artesanos que lo fabricaron, según informa Live Science.

Aunque estas inscripciones afirman que el hueso craneal pertenece a Buda, los arqueólogos no se atreven a afirmalo con rotundidad hasta examinarlo.

La estupa tiene unas medidas de 117 por 45 centímetros y se halló dentro de una caja de hierro que a su vez estaba dentro de otro cofre mayor de piedra. Una de las inscripciones en este último está escrita por alguien que firma como Deming y dice ser el Maestro de la Iluminación Perfecta, abad del monasterio de Chengtian, titular de la Túnica Púrpura y a continuación cuenta cómo el hueso de Buda llegó a China.

Según esta historia el cuerpo de Buda fue incinerado cerca del río Hirannavati en la India. Luego sus restos fueron divididos por el rey Ashoka (que gobernó entre el 268 y el 232 a.C.) en 84.000 partes iguales, y fueron repartidas y enviadas a diferentes lugares del mundo budista. China recibió 19 partes, incluyendo el hueso parietal.

Los supuestos restos óseos de Buda

Los supuestos restos óseos de Buda

Este hueso se guardó en un templo destruido hace unos 1.400 años. Reconstruido por el emperador Zhenzong, las reliquias fueron enterradas en la nueva cripta el 21 de julio del año 1011 d.C., con una gran ceremonia solemne, en un cofre de oro dentro de otro de plata, ambos decorados con imágenes de loto, aves fénix y dioses guardianes.

Junto al hueso craneal se colocaron tres frascos de cristas y una caja de plata, que contienen restos de otros santos budistas.

La cripta fue excavada por arqueólogos del Instituto Municipal de Arqueología de Nanjing entre 2007 y 2010, año este último en que se habría producido el hallazgo, que pasó inadvertido para la comunidad científica, aun cuando el posible hueso de Buda se expuso en Hong Kong y en Macao en 2012.

El cofre principal, confeccionado de oro

El cofre principal, confeccionado de oro

No es la única reliquia de Buda supuestamente hallada en China, donde en los últimos años han aparecido fragmentos de huesos de dedos e incluso dientes asociados con Sidarta Gautama. La identificación de todos ellos es, evidentemente, difícil más allá de lo que indican las inscripciones encontradas con algunos de ellos.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0