Mira este fin de semana a Júpiter y sus lunas, ¡sin usar telescopio!
Publicado el 23 Sep 2022
© Imagen: Mariano Ribas / Youtube

Esta será una semana bastante buena para los amantes del cielo y la astronomía, ya que podremos ver a Júpiter tan grande y tan brillante, junto a sus lunas, y sin usar telescopio.

En las últimas noches ha habido una luz brillante que ha estado llamando la atención a baja altura en el cielo del este alrededor de las 7:30 P.M. hora local. Brilla con un resplandor plateado constante y un par de horas después, cuando ha subido notablemente en la parte este-sudeste del cielo, parece llamar la atención.

Por supuesto, eso tiene cierto sentido porque está mirando al objeto que lleva el nombre del rey de los dioses y también del rey de los planetas: El poderoso Júpiter.

Observando a Júpiter

Esta es una semana bastante auspiciosa, ya que veremos a Júpiter tan grande y tan brillante como puede ser desde nuestro punto de vista terrestre, porque se está acercando al perihelio: ese punto de su órbita de 12 años que lo sitúa más cerca del Sol.

A las 10 de la noche, hora del este, del domingo (25 de septiembre), Júpiter hará su mayor aproximación a la Tierra desde 1963. Estará entonces a 591.168.168 km de distancia. Esto puede no parecer exactamente “cercano”, pero Júpiter es tan grande y brillante que no sólo es fácilmente visible a simple vista, sino que a través de un pequeño telescopio de sólo 36 aumentos, parece tan grande como la Luna a simple vista.

Un gigante entre gigantes

Júpiter tiene un diámetro casi once veces superior al de la Tierra, con 142.984 km de ancho. Tarda casi 12 años en completar un viaje alrededor del Sol. Pero si el año de Júpiter es largo, su día es corto. El gran planeta gira una vez en poco menos de 10 horas. Para un planeta de este tamaño, esta velocidad de rotación es sorprendente. Un punto en el ecuador de Júpiter se mueve a una velocidad de 22.000 m.p.h. frente a los 1.000 m.p.h. de un punto en el ecuador de la Tierra. Esta rápida velocidad de giro da a Júpiter el aspecto de una bola ligeramente aplanada. Tiene un núcleo rocoso encerrado en un grueso manto de hidrógeno metálico envuelto en un enorme manto atmosférico de nubes multicolores de hidrosulfuro de amonio.

Una imagen de Júpiter y su Gran Mancha Roja

Una imagen de Júpiter y su Gran Mancha Roja. Cortesía: NASA

Júpiter es un planeta gigantesco, con una masa que duplica la de los otros siete planetas juntos. Tiene una de las manchas más misteriosas de la faz de cualquier planeta: la Gran Mancha Roja, que aparece y desaparece de forma imprevisible y es tan ancha como la Tierra. También hay pruebas de que Júpiter pierde por radiación más energía calorífica de la que adquiere del Sol, y por lo tanto puede estar produciendo energía propia, actividad normalmente más característica de una estrella que de un planeta.

Júpiter también posee un tenue sistema de anillos, aunque a diferencia de los famosos anillos de Saturno, que son muy reflectantes porque están compuestos de hielo, los anillos de Júpiter están formados principalmente por una miríada de diminutas partículas de polvo.

Y al igual que la Tierra, Júpiter tiene un campo magnético; un vasto cinturón en forma de rosquilla de partículas cargadas eléctricamente que rodea el planeta, un anillo similar a los cinturones de Van Allen de partículas solares cargadas que se mantienen prisioneras por el campo magnético de la Tierra.

La danza de las lunas

No olvidemos las cuatro lunas principales de Júpiter, que fueron descubiertas hace 412 años por Galileo Galilei. Son un tesoro telescópico. Las cuatro -Io, Europa, Ganímedes y Calisto- corren una alegre carrera entre sí y orbitan alrededor de Júpiter tan rápidamente (1.68 días para Io y 16.7 días para Calisto) que cambian de aspecto de hora en hora y de noche en noche, proyectando sus sombras sobre el planeta, desapareciendo detrás de su disco gigante o sumergiéndose en su sombra.

Las lunas de Júpiter Ío, Europa, Calisto y Ganímedes

Las lunas de Júpiter Ío, Europa, Calisto y Ganímedes. Cortesía: NASA

El domingo (25 de septiembre), por ejemplo, se podrán ver tres lunas en un lado de Júpiter (Io, Europa y Calisto) y la cuarta luna (Ganímedes) sola en el otro lado. El lunes (26 de septiembre), Ganímedes se unirá a Europa e Io; ahora será Calisto la que se encuentre sola en el otro lado de Júpiter. Finalmente, el martes (27 de septiembre) se verán dos lunas en un lado (Europa y Ganímedes) y dos (Io y Calisto) en el otro.

De hecho, a las 12:08 A.M. EDT del miércoles (28 de septiembre) (9:08 P.M. hora del Pacífico del día 27), Ganímedes parecerá cruzar por delante de Júpiter, lo que se denomina tránsito. Además de “Los Cuatro Grandes”, Júpiter tiene otros 76 satélites. Muchos de ellos son excepcionalmente pequeños y han sido descubiertos gracias a las sondas espaciales que han pasado cerca de Júpiter durante las décadas de los 70, 80 y 90.

Actualmente, Júpiter brilla en la constelación de Piscis, un patrón estelar formado principalmente por estrellas débiles. Bajo un cielo claro y oscuro, sin luna cerca, Júpiter parecerá brillar con poca o ninguna competencia de otras estrellas cercanas. Si una persona mira constantemente a Júpiter durante un periodo de 15 a 30 segundos, es muy posible que el efecto autocinético entre en acción y haga que Júpiter gire o describa un pequeño círculo.

Esta semana, durante las últimas horas de la tarde, pruebe a mirar fijamente a Júpiter y vea si se mueve por usted.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

¿Cómo ver Júpiter sin un telescopio?

Júpiter y sus cuatro lunas alineadas

Júpiter y sus cuatro lunas alineadas. Cortesía: josevicentediaz.com

Adam Kobelski, astrofísico investigador del Marshall Space Flight Center de la NASA en Huntsville, Alabama, dijo en un comunicado:

“Con unos buenos prismáticos, las bandas (al menos la banda central) y tres o cuatro de los satélites galileanos (sus lunas) deberían ser visibles. Es importante recordar que Galileo observó estas lunas con óptica del siglo XVII”.

Para que nos hagamos una idea de su proximidad, en su punto más lejano, Júpiter se sitúa a 965 millones de kilómetros, pero este lunes 26 de septiembre estará solo a unos 590 millones de kilómetros. Esto permitirá contemplarlo con unos simples prismáticos, hasta el punto de que se podría distinguir alguna de sus características bandas de nubes y también sus lunas más grandes: Io, Europa, Ganímedes y Calisto.

De esta manera, Júpiter se convertirá en el segundo objeto más brillante del firmamento, después de la Luna. Para realizar la mejor observación posible, se recomienda situarse en una gran elevación y en un área oscura, sin contaminación lumínica. No es necesario realizar la observación el mismo lunes, sino también unos días antes o después.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestro Grupo oficial de Facebook, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Fuente: space.com
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…