Un equipo de sismólogos japoneses han lazado una preocupante advertencia: un terremoto de magnitud 9 grados y un tsunami de hasta 30 metros de altura, podría golpear las costas del norte de Japón.

La noticia ha sido propalada recientemente por The Japan Times, y da cuenta cómo el grupo de científicos utilizando una simulación basada en análisis de tsunamis de los últimos 6.000 años, determinó la posible ocurrencia de una catástrofe.

La simulación de terremoto y posterior tsunami sugirió que podría afectar las costas del norte de Japón y siete prefecturas del país: Hokkaido, Iwate, Miyagi, Fukushima, Ibarak, Aomori y Chiba.

Las noticias de advertencias de tsunami para las prefecturas de Fukushima y Miyagi se muestran en la televisión en un refugio en Sendai el 22 de noviembre de 2016, después de un poderoso terremoto que sacudió el noreste del país. Crédito: KYODO

De acuerdo a los científicos es posible que este evento pueda ocurrir pronto, debido a que cada 300 a 400 años se ha producido un terremoto de gran magnitud en la región, siendo el último de ellos en el siglo XVII.

Kenji Satake, profesor de la Universidad de Tokio y líder del equipo, dijo en un comunicado:

“Un terremoto masivo de esta clase [que se muestra en la simulación] sería difícil de tratar mediante el desarrollo de infraestructura dura (como diques costeros). Para salvar la vida de las personas, la política básica sería una evacuación”.

Las estimaciones realizadas por los investigadores, se basaron en distribuciones de intensidad sísmica y alturas de tsunamis. Las previsiones apuntan a a la ocurrencia de un terremoto en la parte norte de la fosa de Japón y la fosa de las Kuriles. Dicha área se sitúa cerca de la zona donde se produjo el terremoto y tsunami en marzo de 2011 que causó destrozos en el norte de Japón.

Crédito: KELLEPICS / Pixabay

El pasado terremoto de 2011 destruyó más de 100.000 edificios y acabó con la vida de 15.000 personas, 6.000 heridas y 2.000 desaparecidos. El desastre también provocó el accidente nuclear de la central de Fukushima.

Se espera que las simulaciones puedan ayudar a evitar una tragedia como la ocurrida en Japón hace algunos años.

Fuente: The Japan Times

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here