Donald Trump, presidente de EE.UU. ha solicitado una flota de rompehielos para brindar a EE.UU. una fuerte presencia en las regiones árticas y antárticas.

En un memorándum con fecha 9 de junio (2020), la Casa Blanca ha solicitado rompehielos armados y de propulsión nuclear que participan en operaciones de seguridad nacional e intereses comerciales.

Cabe resaltar que el pedido del presidente Trump es realmente muy ambicioso, debido a que en estos momentos EE.UU. solo cuenta con un antiguo rompehielos no nuclear, mientras que Rusia ha venido expandiendo su enorme flota de rompehielos nucleares.

Carrera de rompehielos

Durante muchos años, Rusia ha visto las aguas frente a su costa norte como un activo económico clave, para la exploración de petróleo o gas y como una ruta de envío para el comercio haciendo los viajes más cortos desde Europa a Asia.

Estas son algunas de las razones por las que Rusia ha incrementado su presencia militar en el Ártico en los últimos años. Ha implementado nuevas bases aéreas, barcos y fuerzas terrestres para apoyar estos intereses.

Y sin duda, los rompehielos son una estrategia clave para operar en estas aguas. En la actualidad, Rusia posee cuatro rompehielos de propulsión nuclear. Entre ellos destacan Yamal y 50 Let Pobody, con 25.000 toneladas y de romper hielo de hasta nueve metros de espesor para crear un canal. El siguiente impresionante vídeo muestra un rompehielos realizando su trabajo.

Y se sabe que barcos aún más grandes están en camino de entrar en escena, con el primero de cinco de la clase Artika de propulsión nuclear sometidos a pruebas en el mar. Destacan: Arktika con más de 33.000 toneladas, pero no será la más grande por mucho tiempo. En abril, Rusia encargó el primer rompehielos de clase Leader de 69.000 toneladas y se espera que sigan dos más. Este último tendrá un costo estimado de $ 1.7 mil millones (cada uno), y la capacidad de  atravesar más de 3 metros de hielo y hacer frente a las peores inclemencias que pueda encontrar en el Ártico.

También se tiene conocimiento que Rusia está construyendo buques de guerra especiales para las operaciones en el Ártico, y el primero de los dos buques patrulleros de hielo de la Clase Ivan Papanin se entregará el próximo año. Estos barcos de 8.000 toneladas llevan un arma y dieciséis lanzadores de misiles de crucero capaces de apuntar a barcos u objetivos terrestres, así como a un helicóptero armado.

Situación de EE.UU.

Al lado de Rusia la situación de EE.UU. luce preocupante: su único rompehielos, el USCGC Polar Star, de solo 3000 toneladas (la mitad del tamaño de los rompehielos rusos más pequeños) y no posee propulsión de energía nuclear. Esto quiere decir que si Polar Star se descompone en medio del mar, ningún otro barco podrá rescatarlo. Debido a esto la Guardia Costera ha advertido por muchos años esta deficiencia.

La Guardia Costera encargó un reemplazo para Polar Star en 2019 con entrega prevista para 2024, y planea dos más en los próximos cuatro años. Sin embargo, el nuevo memorándum de la Casa Blanca se inclina más hacia la actividad militar y económica y alejándose de la ciencia.

Rompehielos estadounidense Polar Sea. (Public domain)

En particular, el Memorandum busca nuevas características como ‘armamento defensivo adecuado para defenderse de las amenazas de competidores cercanos’. Los rompehielos estadounidenses como Polar Star no están armados y otros buques de la Guardia Costera portan armas de pequeño calibre adecuadas para acciones contra contrabandistas, piratas y criminales, no batallas navales.

El Memorándum también solicita que los rompehielos desplieguen «sistemas de aviación, superficie y submarinos no tripulados». Además serían utilizado como naves espías con «sistemas de recopilación de inteligencia», «comunicaciones seguras y transferencia de datos» y «sensores y otros sistemas para lograr y mantener la conciencia del dominio marítimo». Claramente esto podría generar problemas con las fuerzas árticas rusas.

Lo más importante de todo es que sugiere explorar el «potencial de propulsión nuclear», lo que sugiere una nueva generación de rompehielos estadounidenses mucho más grandes.

Ante la preocupación generada, un portavoz del gobierno de EE.UU. dijo que los rompehielos solicitados no tienen que ver principalmente con el equilibrio de poder con Rusia. Aunque esto es bastante difícil de creer, al ver las razones por las que se han solicitado estas nuevas naves.

Fuente: Forbes.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here