Días después del catastrófico paso del huracán Iota por varios países, la destrucción y muerte empieza a salir a la luz. El alcance de la categoría 5 en algunas regiones nos decía que su impacto iba a ser letal, y así ocurrió.

Surgieron centenares de fotografías de montañas de escombros en ciudades de Nicaragua, enormes inundaciones en Honduras y la devastación casi total de la isla de Providencia en Colombia.

En Puerto Cabezas (Nicaragua) miles de personas han quedado sin un techo bajo el que protegerse, después de que el huracán destruyera sus casas. El resto de la población no cuentan con electricidad ni agua potable, y estuvieron incomunicados por varias horas debido a la destrucción de los caminos o vías de acceso, lo que también dificultó que la ayuda (tan necesaria) llegue a tiempo.

Las declaraciones obtenidas por algunos valientes reporteros en la misma escena evidenciaban el alarmante nivel de tragedia. Una residente de Puerto Cabezas relató:

“El viento estaba demasiado fuerte. Sentía como mi casa ya estaba así (agita fuertemente las manos para mostrar cómo se movía su casa) Yo tuve que salir con mi hijo. Se lo llevó todo. Sentía que toda la casa se me venía encima”.

Otro residente dijo:

“El huracán vino y botó mi casa y la casa de mi hija. Se llevó todo de cinco casas. Así que estoy fuera. ¿Dónde voy a vivir?”.

Se ha dado a conocer que al menos hay 18 muertos en Nicaragua, y siete de ellos son niños. La mayoría de las víctimas se debieron a deslizamiento de tierras e inundaciones. El país soportó a Iota con categoría cinco (la máxima) con vientos de 260 kilómetros por hora.

Luego de destruir todo a su paso en Nicaragua, Iota siguió para Honduras ya convertido en tormenta tropical, donde devastó sin clemencia regiones que habían sufrido el destructivo paso de la tormenta Eta hace solo 2 semanas, como el valle de Sula.

En Honduras se han registrado al menos 15 muertos, y la mayoría se debieron a los derrumbes causados por las lluvias torrenciales en el occidente del país. Los albergues han tenido que acoger a decenas de miles de personas que han perdido completamente sus hogares. Los afectados ya se cuentan por cientos de miles.

En Colombia la isla de Providencia, antes un paraíso de 17 kilómetros cuadrados en el mar Caribe, fue devastada casi totalmente por el poderoso huracán, destruyendo sus infraestructuras y dejando al menos dos muertos y un desaparecido.

Destrucción y muerte tras el devastador paso del huracán Iota en Nicaragua, Honduras, Colombia, Guatemala y Panamá
Cortesía: Twitter

El presidente Iván Duque que estuvo el martes en el lugar pudo constatar los daños que dejó el paso del huracán Iota en las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Duque declaró:

“Tenemos una afectación severa de la infraestructura, es cierto; tenemos una destrucción de gran parte de la infraestructura habitacional”.

Providencia fue uno de los lugares más devastados, con un 98% de la infraestructura de la isla destruida, según dijo Duque.

Iota también ha dejado dos muertos en Guatemala, y un fallecido en Panamá y otro en el El Salvador.

El paso destructivo de las tormentas Iota y Eta ha causado daños descomunales en viviendas, infraestructuras y cultivos, que se temen tengan un impacto por varios años en el futuro de la región y, sobre todo, de su población más joven.

Cómo ayudar a los afectados por el huracán Iota

Para ayudar a los afectados en Nicaragua:

Donación económica: Puede ayudar a las víctimas del huracán Eta realizando donaciones en efectivo. Para hacer una donación, visita: FoodForThePoor.org/eta

Las personas que deseen donar artículos de ayuda también pueden hacerlo a través de la lista de Food For The Poor en Amazon: FoodForThePoor.org/hurricanesupplies

Para ayudar a los afectados en Colombia:

Debe entrar al sitio web de Colombia Cuida Colombia o a las cuentas a de la Asociación Bancos de Alimentos de Colombia (NIT 900326456-1): Bancolombia- Cuenta de Ahorros 04895966431 O Davivienda: Cuenta de Ahorros 456300124504

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here