Uno de los peores varamientos de ballenas de la historia ha ocurrido en Australia, y ahora funcionarios de dicho país han informado que podría tomar muchos días retirar los cadáveres de cientos de animales y además, las más débiles que aún sobreviven, serán sacrificadas.

Más de 450 ballenas piloto de aleta larga han varado en las costas del puerto de Macquarie, Tasmania, un estado insular de Australia ubicado al sur del continente, desde el lunes.

Aproximadamente 380 de estas ballenas han muerto y ahora las autoridades tendrán que deshacerse de los cadáveres. El plan que se está desarrollando implica remolcar a los animales muertos al mar o cargarlos en un bote antes de arrojarlos al agua.

Nic Deka, funcionario del Servicio de Parques y Vida Silvestre del gobierno de Tasmania, dijo en un comunicado, según informa Reuters:

“De manera realista, podría llevar varios días. Tenemos la intención de comenzar mañana. Si obtenemos un método que funcione de manera eficiente, es posible que a principios de la próxima semana habremos hecho una mella”.

Hasta ahora, un equipo de rescate que involucra a más de 60 funcionarios gubernamentales y voluntarios ha logrado devolver alrededor de 90 de las ballenas al mar colocando eslingas a los animales y tirando de ellos con botes.

Tras el varamiento de ballenas en Australia: las más débiles serían sacrificadas. Cientos ya han muerto
Los rescatistas ayudan a una ballena varada, una de las cientos que quedaron varadas en lo que se convirtió en la peor varamiento de ballenas de la historia de Australia. Crédito: Policía de Tasmania

Y los rescatistas esperan salvar a un pequeño grupo de ballenas que aún están vivas, esfuerzos que podrían llevar otro día, dijeron las autoridades.

Y aunque existe la posibilidad de salvar a algunas ballenas, las autoridades dijeron que cuatro ballenas que estaban demasiado exhaustas para ponerse a salvo y tuvieron que ser sacrificadas. El número podría aumentar en los siguientes días.

Una ballena varada puede tardar desde varios días hasta semanas en morir, ya que el animal varado muere aplastado lentamente bajo el peso de su propio cuerpo, sin la flotabilidad del agua de mar para mantenerse.

Craig Harms, veterinario de animales acuáticos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Morehead City, dijo a National Geographic:

“La mayoría de las ballenas grandes, cuando llegan a la costa, ya están muertas. Es una asfixia larga y lenta”.

Para empeorar las cosas, la piel de las ballenas se ampolla cuando se expone a la luz solar durante largos períodos, mientras que los carroñeros como las gaviotas a veces pican los cuerpos, incluso cuando los animales aún están vivos.

Harms dijo:

“Lamentablemente a las gaviotas realmente les gusta ir por los ojos y no se preocupan por esperar hasta que el animal esté muerto”.

Tras el varamiento de ballenas en Australia: las más débiles serían sacrificadas. Cientos ya han muerto
Las ballenas piloto han quedado varadas en la costa oeste de Tasmania. Crédito: Rashid Bilal / Reuters

En los casos en que los rescatistas creen que una ballena no se puede salvar, se toma la decisión de sacrificar al animal para aliviar su sufrimiento. Esto se puede hacer administrando medicamentos para la eutanasia, cortando una arteria principal o incluso usando explosivos para ballenas grandes. A las ballenas más pequeñas a veces se les dispara con armas de fuego.

Mike Double, zoólogo que dirige Australian Marine Mammal Center, dijo a Reuters:

“En el caso de las ballenas grandes, lamentablemente, podrían pasar semanas antes de que mueran y se ampollen con el sol, por lo que estaría pensando en una cosa ética y humana”.

El esfuerzo de rescate y la eutanasia han sido física y emocionalmente agotadores para los involucrados, según Deka, quien dijo que se proporcionarían servicios de salud mental a quienes los necesitaran.

Tras el varamiento de ballenas en Australia: las más débiles serían sacrificadas. Cientos ya han muerto
Rescatistas deslizan alfombras debajo de las ballenas para que puedan ser izadas en un remolque y conducidas a un punto de liberación desde donde puedan nadar de regreso al océano. Crédito: Policía de Tasmania / EPA

Kris Carlyon, biólogo del Servicio de Parques y Vida Silvestre de Tasmania, dijo a Reuters:

“El costo emocional puede ser significativo. La mayoría de la tripulación está realmente concentrada en hacer el trabajo, por lo que podría ser un poco más tarde cuando realmente empiecen a pensar en ello y empiecen a asimilarlo”.

Como informamos anteriormente, este es uno de los peores varamientos de ballenas en la historia de Australia y uno de los más grandes ocurridos en el mundo.

Son varios los héroes que han venido trabajando desde el pasado lunes tratando de salvar al mayor número posible de ballenas. Se ha logrado salvar  a varias decenas de ellas, pero lamentablemente muchas han muerto, y las que ya se encuentran en pésimo estado y que no podrán ser devueltas al océano tendrán que ser sacrificadas, o posiblemente ya se hizo. 

Imagen de portada: Es como si la ballena estuviera llorando ante una lenta muerte que se muestra inminente. Crédito: Rashid Bilal / Reuters

Fuente: the guardian / newsweek / reuters

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here