Thomas Dick: científico creía que “22 mil millones de extraterrestres” viven en el Sistema Solar
Publicado el 16 Ago 2022
© Imagen: Wikimedia Commons / Pinterest

A lo largo de la historia, han surgido algunas personas que han afirmado que los extraterrestres existen, e incluso otros han manifestado que tuvieron contacto con “ellos”. Pero pocas veces un científico ha hablado acerca del tema. Una de esas mentes abiertas a esta posibilidad fue Thomas Dick, un científico escocés que creía que “22 mil millones de extraterrestres” viven en el Sistema Solar.

En 1837, el científico escocés Thomas Dick tuvo una gran idea. Una idea muy, muy grande: construir “un enorme triángulo o elipsis de muchos kilómetros de largo en Siberia o en cualquier otro país”. Calculó que debido a que alrededor de 22 mil millones de extraterrestres viven en nuestro sistema solar, 4.2 mil millones de los cuales están en la Luna, incluso si no tienen tecnología de telescopio para espiar la estructura triangular, seguramente algunos tendrían “ojos” o artefactos lo suficientemente potentes como para verlo, sin ayuda.

Tal vez al darse cuenta de lo “loca” que era la idea, agregó:

“En todas las épocas del mundo se han ideado e implementado planes mucho más tontos y pretenciosos que los que propongo”.

¿Cómo Dick calculó “22 mil millones de extraterrestres”?

Pero, ¿cómo llegó Dick a esas cifras? En ese momento, había un promedio de 280 personas por milla cuadrada en Inglaterra. Y debido a que pensaron que cada superficie de nuestro universo tiene vida, naturalmente ocurriría con aproximadamente la misma densidad de población. Entonces, desde cometas y asteroides hasta los anillos de Saturno, si supieras cuán grande es algo, podrías adivinar cuántos seres viven allí. Así, Júpiter sería el objeto más poblado del sistema solar, con 7 mil millones de seres. El menos poblado sería Vesta, el segundo asteroide más grande del cinturón de asteroides, con apenas 64 millones.

Y aunque Dick era un científico voraz, también era un hombre muy religioso, uno de los últimos llamados teólogos naturales, que buscaba señales de la influencia de Dios en la naturaleza, es decir, sin recurrir a ninguna revelación sobrenatural. Para este astrónomo, simplemente no tenía sentido que Dios hubiera creado el cosmos solo para tenerlo desocupado. Tenía que haber criaturas capaces de disfrutar de su belleza porque Dios quiere que toda su obra sea apreciada.

Thomas Dick calculó que existían millones de habitantes en otros planetas e incluso otras lunas

Thomas Dick calculó que existían millones de habitantes en otros planetas e incluso otras lunas.

En su libro Celestial Scenery —que cuando no está divagando es bastante interesante— Dick escribe:

“Esta es una conclusión que no es meramente probable, sino verdadera, porque la opinión contraria le robaría a la Deidad el atributo más distintivo de su naturaleza, negándole virtualmente la perfección de la sabiduría y la inteligencia infinitas”.

Una gran imaginación

Y si crees que las cascadas y los atardeceres aquí en la Tierra son asombrosos, el autor promete que te sorprenderá lo que verías en otros planetas:

“¿Qué debemos pensar de un globo que aparece en nuestro cielo nocturno 1.300 veces más grande que el tamaño aparente de la Luna, y que cada hora asume un aspecto diferente?.

¿Qué debemos pensar de un globo que llena la vigésima parte del cielo y está rodeado de inmensos anillos, en rápido movimiento, esparciendo un resplandor por todo el firmamento?”.

En el anterior comentario, Dick se refiere a las vistas desde una de las hipotéticamente habitadas lunas de Saturno o sus anillos, también poblado según Dick.

Thomas Dick

Thomas Dick. (Wikimedia Commons)

Sin duda, es una imagen preciosa. Una escena como la que vemos está hecha en la ciencia ficción moderna pero diseñada por un cerebro humano que funcionó hace dos siglos.

Uno podría pensar que vivir en otros mundos puede ser difícil, pero Dick nos asegura que están organizados como la Tierra, con montañas, valles, etc.

Dick dijo:

“La Luna, en particular, tiene una inmensa variedad de elevaciones y depresiones, y aunque, dada su distancia, no podemos observar directamente tales características en Júpiter, Saturno o Urano cuando la luz los incide, revela las manchas y diferencias en sombra y color que a veces se distingue en sus discos”.
revelando así las superficies irregulares que hay debajo. (Hoy sabemos, por supuesto, que todos estos son, de hecho, gigantes gaseosos).

Dick agrega:

“Dios también proporciona atmósferas en otros cuerpos planetarios, pero no tenemos motivos para concluir que son exactamente similares a las nuestras”.

La atmósfera de Marte, por ejemplo, es más densa que la nuestra, lo que le da al planeta ese hermoso tono rojo (en realidad, es menos denso). Otros pueden ser tan delgados que permiten a sus habitantes “penetrar en el espacio mucho más lejos que nosotros”, con la ventaja añadida de que tal atmósfera podría “elevar sus espíritus al más alto nivel de éxtasis, similar a algunos de los efectos producidos en nuestro planeta cuando inhalamos ese líquido gaseoso llamado óxido nitroso”.

Sin embargo, existe el problema bastante evidente de la aplastante gravedad de un planeta del tamaño de Saturno. Aunque Dick postula que “la densidad de Júpiter es poco mayor que la del agua, y la de Saturno aproximadamente la densidad del corcho”. Por lo tanto, Júpiter tendría una gravedad solo el doble de la de la Tierra, no tan terrible en el gran esquema de las cosas.

Por extraño que parezca todo esto, observe cuán científico fue este astrónomo escocés sobre su teoría. Esto no era un mero soñar despierto. Tenía números y principios, y con ellos formuló una idea tremendamente equivocada, pero la ensambló con bastante lógica.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

No fue el primero en postular la “vida en otros mundos”

Thomas Dick

Thomas Dick

Y ni siquiera fue el primer científico en argumentar que existía vida en otras partes de nuestro sistema solar. Ni mucho menos: fue nada menos que el famoso astrónomo William Herschel quien argumentó que no solo había vida en todos los planetas sino también en el Sol. Ese resplandor cegador que vemos no es más que una atmósfera luminosa que esconde una superficie rocosa repleta de vida.

Se puede decir que Thomas Dick fue una gran mente científica, pero que mezclaba los conocimientos de ciencia con algunos fundamentos de sus creencias personales. Exageró en ciertos aspectos, pero no dejó de tener razón en algunos otros. Lo más importante es que fue una mente adelantada a su tiempo y que allanó el camino para que otros pensadores descubran datos importantes.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestro Grupo oficial de Facebook, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Fuente: ufovni
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…