¿Dónde están los extraterrestres? En un universo de al menos 100 mil millones de galaxias, ¿por qué nadie se ha comunicado? ¿por qué no hemos encontrado otra civilización inteligente?

La respuesta depende de a quién se le pregunte. Algunos favorecen la noción de tiempo y distancia: la vida extraterrestre puede no saber que estamos aquí, o puede estar limitada de manera similar a su sistema solar local por la velocidad finita de la luz. Otros hacen predicciones más espantosas sobre el destino de la vida avanzada en el universo: eventos catastróficos como guerras, enfermedades o mala suerte estelar que eliminan efectivamente la vida en evolución una vez que alcanza un cierto umbral.

Pero, ¿y si la verdad está más cerca de casa? ¿Qué pasaría si los extraterrestres invisibles existieran entre nosotros, ya aquí pero no vistos por los ojos humanos?

La astrobióloga Samantha Rolfe de la University of Hertfordshire tomó esta idea y la siguió explorando la posibilidad de una «biosfera de sombra» capaz de sustentar la vida extraterrestre en la Tierra, pero no la vida como la conocemos.

Biósfera de sombra

El fósforo representa un bloque de construcción bioquímico clave para la formación de ARN y ADN en la vida terrestre. Todos los organismos, vegetales y animales, necesitan una fuente de fósforo para sobrevivir, a pesar de su relativa escasez. Como señaló Matthew Pasek de la University of South Florida, «el fósforo es el elemento menos abundante cósmicamente en relación con su presencia en biología».

Investigadores sugieren: «Existen extraterrestres invisible entre nosotros»
Un ejemplo de Biósfera en la sombra (Shadow biosphere). Crédito: sciencemag

La teoría de la biósfera de sombra postula que otras formas de vida pueden existir junto con organismos conocidos, pero operan de formas que no reconocemos como vida.

Considere los microorganismos del lago Mono, que utilizan arsénico en lugar de fósforo para generar energía esencial; si bien su adaptación al arsénico proviene de condiciones ambientales muy específicas, también es posible que hayan existido biósferas de sombra a mayor escala a lo largo de la historia de la Tierra.

Según la revista Astrobiology Magazine, la Tierra podría haber tenido varias «cunas de vida» durante sus 4 mil millones de años de historia; algunos pueden haber colapsado debido al cambio de las condiciones ambientales, mientras que otros pueden haber sido invadidos por nuestros progenitores amantes del fósforo.

Te podría interesar: Millones de extraterrestres podrían vivir en la Tierra con forma humana

También es posible que los impactos de meteoritos, o aterrizajes extraterrestres encubiertos, introdujeran vida en nuestro ecosistema que requería una nueva fuente de energía, y las biósferas de sombra han estado presentes sin ser detectadas y sin perturbaciones durante siglos o incluso milenios.

¿Qué significa esto para nuestra teoría de los extraterrestres invisibles?

Investigadores sugieren: «Existen extraterrestres invisible entre nosotros»
Crédito: Pixabay

La buena noticia es que ya existe una biósfera de sombra de prueba de concepto en los organismos que utilizan arsénico. ¿Las malas noticias? Si bien los microbios biológicos de la sombra pueden ser extraños para nosotros, probablemente no sean de una galaxia muy, muy lejana.

Otro tipo de vida

Si bien la creación de energía es una forma de abordar la búsqueda de vida, también vale la pena echar un vistazo a nuestro mayor contribuyente químico: el carbono. Toda la vida en la Tierra está basada en carbono, ya que el carbono facilita la creación de los fuertes enlaces dobles y triples necesarios para las paredes celulares, y también es soluble en agua, otro compuesto esencial para la vida, cuando se convierte en dióxido de carbono.

Pero, ¿y si el carbono no es todo lo que parece? Rolfe considera la posibilidad de una bioquímica alternativa basada en silicio. Como señala, el silicio está ampliamente disponible en la superficie de la Tierra y, al igual que el carbono, tiene cuatro electrones para crear enlaces con otros átomos. Hay desafíos: el silicio es más pesado, tiene dificultades para crear enlaces fuertes y no es soluble en agua. Aún así, los científicos han demostrado que es posible crear proteínas bacterianas que se unan con el silicio, creando efectivamente una vida diminuta basada en el silicio.

Investigadores sugieren: «Existen extraterrestres invisible entre nosotros»
Representación artística de vida basada en silicio. Cortesía: youtube

Sin embargo, las posibilidades de visitantes basados ​​en silicio siguen siendo escasas aquí en la Tierra. Aún así, se especula que las lunas intrasolares o los planetas exosolares podrían tener una composición química que favorezca la vida del silicio sobre su compañero de carbono. Aquí, salir del valle centrado en la Tierra de la clasificación de la vida común significa pensar fuera de la caja biológica para priorizar la acción colectiva de los extraterrestres potenciales en lugar de su composición química.

Te podría interesar: Dr. Ellis Silver afirma que humanos somos «extraterrestres» y fuimos transportados a la Tierra

Parada interestelar

¿Qué pasa si los alienígenas invisibles no viven entre nosotros en biósferas de sombra o usan diferentes bloques de construcción? ¿Qué pasa si ya han visitado y no van a volver? ¿Y si no son alienígenas en absoluto?

Como señaló Business Insider, es posible que viajeros interestelares visitaron la Tierra hace miles de millones de años cuando su propio sistema estelar estaba más cerca del nuestro. Tal vez vieron cómo se formaban las primeras moléculas orgánicas o caminaron entre los dinosaurios. ¿Quizás empujaron accidentalmente un asteroide hacia la Tierra cuando salían de la ciudad?

Otros expertos como Avi Loeb de Harvard se preguntan si los objetos interestelares extraños como ‘Oumuaumua, el primer objeto interestelar conocido que pasó a través de nuestro sistema solar, detectado a fines de 2017, fueron de origen extraterrestre y fueron enviados a la Tierra deliberadamente.

Investigadores sugieren: «Existen extraterrestres invisible entre nosotros»

Profundice en la especulación de que no estamos solos aquí y encontrará teorías como la de Michael Masters de la Montana Technological University en Butte. Señala que si bien la evidencia colectiva de objetos voladores no identificados (OVNI) continúa creciendo, los detalles sobre extraterrestres reales están casi por completo ausentes. Él postula que la aparente existencia de tecnología avanzada sin operadores extraterrestres podría sugerir un futuro en el que la humanidad descubre los viajes en el tiempo, los humanos visitan regularmente el pasado y ocasionalmente cometen el error de dejar que su avanzada nave sea notada. Dado que son física y visualmente humanos, cualquier aterrizaje forzoso o infiltración de personas del futuro pasaría desapercibido. De hecho, son visitantes temporales; extraterrestres por eones en lugar de elementos.

No estamos solos

¿Somos la única casa en el vecindario galáctico? Tal vez no. Aunque las biósferas de sombra y los extraterrestres invisibles no son las soluciones probables para nuestro aislamiento basado en el carbono, son pasos críticos para cambiar la forma en que vemos la vida, el universo y todo. Las perspectivas más amplias y los pensamientos más importantes hacen que sea más probable que reconozcamos los signos reveladores de la vida, incluso si no es lo que esperamos.

Vía: the conversation

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here