Hay muchos interesados en comunicarse con alienígenas, y como informa The Huff Post, un jesuita y astrónomo argentino se encuentra estudiando nuevas formas para comunicarse con posibles seres extraterrestres.

Una nueva forma de intentar comunicarse con los extraterrestres viene siendo estudiada por el padre José Gabriel Funes, astrónomo argentino, jesuita, y hasta 2015 director del Observatorio Vaticano, el observatorio astronómico de la Santa Sede.

Ex director del Observatorio Vaticano está estudiando formas para comunicarse con alienígenas
José Gabriel Funes, jesuita y astrónomo argentino.

Se trata de una investigación muy seria. Los resultados se publicarán en la edición de octubre de 2020 de la revista de Astrobiology de la Universidad de Cambridge.

Funes y los otros dos autores del estudio (Lares y Gramayo) llegaron a la conclusión de que la mejor forma de contactar con una civilización extraterrestre sería cambiar los programas SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre).

Funes y sus coautores proponen no confiar más en la ecuación de Drake (introducida en 1961) en la investigación, sino en el método matemático aleatorio «Monte Carlo», que es capaz de estimar la probabilidad de contactos casuales entre civilizaciones extraterrestres en nuestra galaxia. En esta perspectiva, el factor tiempo es la clave de todo, porque los mensajes están sujetos a la ley de Einstein: la velocidad máxima que puede existir tiene un límite: la velocidad de la luz. Nada puede ir más rápido.

Por ejemplo, un mensaje de una civilización que se encuentra a 500 años luz de la Tierra necesitaría una civilización milenaria para tener un primer intercambio de señales. Medio milenio para llegar a nosotros y, asumiendoque pudiéramos responder instantáneamente, otro medio milenio para que ellos escuchen nuestra respuesta.

Según la nueva simulación matemática, uno de los resultados obtenidos es que el momento de mayor probabilidad de recibir una señal es el momento en que se conecta el receptor. Desafortunadamente, «el breve intervalo entre el ascenso y la caída de las civilizaciones, en comparación con la extensión de nuestra Galaxia, es un límite fundamental para el número de posibles contactos».

Ex director del Observatorio Vaticano está estudiando formas para comunicarse con alienígenas
Funes en el Observatorio Vaticano.

¿Existe vida extraterrestre? Como director del Observatorio Vaticano, Funes ya ha manifestado que la existencia de vida extraterrestre es una teoría científica que merece ser considerada. Esta fue una de las conclusiones de una conferencia de 2009 de la Pontificia Academia de Ciencias de la Santa Sede.

Su sucesor, todavía en el cargo, el hermano jesuita Guy Consolmagno, un estadounidense que pasa gran parte de su tiempo en un observatorio astronómico de la Santa Sede en Arizona, insinuó que creía en extraterrestres y que estos podrían potencialmente ser bautizados, convirtiéndose en cristianos y declarando públicamente que el Papa Francisco estaba interesado en la astrofísica y un meteorito que cayó en Argentina.

Ex director del Observatorio Vaticano está estudiando formas para comunicarse con alienígenas

Después de todo, los jesuitas han estado a la vanguardia de la investigación astronómica desde el siglo XVII. Sin embargo, la nueva investigación de Funes, que da tanta importancia al factor tiempo y considera las enormes dimensiones de la Vía Láctea, subraya que la esperanza de vida de una civilización inteligente resulta ser una magnitud demasiado limitada para afrontar el viaje de nuestro «mensaje» y de su respuesta. Pero ahora, con el nuevo método matemático, tenemos algunas oportunidades más de descubrirlo.

La investigación titulada «Monte Carlo estimation of the probability of causal contacts between communicating civilizations» fue publicada en la revista Astrobiology.

Fuente: The Huff Post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here