El “platillo volante” de Nikola Tesla. Una nave sin alas, sin propulsión ni combustible
Publicado el 07 Nov 2022
© Imagen: Ivarvw / WIkimedia Commons - Twitter

Nikola Tesla dejó decenas de patentes de artefactos sorprendentes. El gran genio incluso también pensó en una maquina voladora, similar a un platillo volante y que podría surcar no solo el aire, también en el espacio interplanetario.

Tesla declaró que uno de los objetivos de su vida era crear una máquina voladora que pudiera funcionar sin el uso de un motor de combustión interna ni alas, alerones, propulsores o cualquier fuente de combustible. Tesla pensó inicialmente en un avión que pudiera volar gracias a un motor eléctrico alimentado por un generador en tierra. Con el tiempo, especuló que este avión podría moverse de forma totalmente mecánica. La forma que se supuso para la aeronave fue la de un típico cigarro o salchicha.

“Ahora estoy planeando máquinas aéreas desprovistas de planos de sustentación, alerones, hélices y otros accesorios externos, que serán capaces de alcanzar velocidades inmensas”
– Autobiografía de Tesla

A un directivo de Westinghouse, Tesla le escribió:

“No debería sorprenderse en absoluto si algún día me ve volar de Nueva York a Colorado Springs en un artilugio que se parecerá a una estufa de gas y pesará lo mismo… y podrá, si es necesario, entrar y salir por una ventana”. (7-7-1912)
[será una caja pequeña, no un enorme “cigarro”]
pág. 198 Tesla: Man Out of Time por Margaret Cheney

Tesla pretendía que el mundo dispusiera de una fuente de energía gratuita e inalámbrica:

“Mi generador de energía será del tipo más simple: sólo una gran masa de acero, cobre y aluminio que comprende una parte fija y otra giratoria, peculiarmente ensamblada”.

La nave interplanetaria de Nikola Tesla

La nave interplanetaria de Nikola Tesla

Según los responsables del museo de Nikola Tesla en Belgrado, “dejó bocetos de naves interplanetarias“. Esta información, sin embargo, “no ha sido puesta a disposición de los estudiosos occidentales”.

“Después de estos experimentos planeaba construir una máquina voladora, que pudiera volar no sólo en el aire sino en el espacio interplanetario. El principio de funcionamiento de la máquina voladora es el siguiente: hacia la dirección de vuelo, la compresión del éter debe hacerse más débil por el generador instalado en la máquina voladora. Como el éter sigue presionando con la intensidad anterior de todos los otros lados, entonces la máquina voladora comenzó a moverse. Estando dentro de esta máquina voladora usted no sentirá su aceleración ya que el éter no va a obstaculizar su movimiento. Tuve que abandonar mis planes de crear la máquina voladora. Hubo dos razones para ello: primero, no tengo dinero para trabajar en secreto. Pero la razón principal es que la gran guerra comenzó en Europa y no me gustaría que mis inventos se utilizaran para matar. ¿Cuándo van a parar estos locos?”.

LECTURA RECOMENDADA: Nikola Tesla: El Hombre que cayó en la Tierra

Así que, de nuevo, la forma en que esta nave espacial se movería es gracias al éter, o a la rarefacción del mismo en la dirección del movimiento, porque desde todos los demás lados, al ser constante en el espacio, ejercerá un empuje sobre la nave, moviéndola en el verso deseado. Aquí hay una entrevista en la que habla más a fondo:

“La máquina voladora del futuro -mi máquina voladora- será más pesada que el aire, pero no será un avión. No tendrá alas. Será sustancial, sólida, estable. No se puede tener un avión estable. El giroscopio nunca podrá aplicarse con éxito al avión, pues le daría una estabilidad que haría que la máquina se hiciera pedazos por el viento, igual que el avión desprotegido en tierra se hace pedazos por un viento fuerte. Mi máquina voladora no tendrá ni alas ni hélices. Se podría ver en el suelo y nunca se adivinaría que es una máquina voladora. Sin embargo, podrá desplazarse a voluntad por el aire en cualquier dirección con perfecta seguridad, a velocidades superiores a las que se han alcanzado hasta ahora, sin importar el tiempo y sin tener en cuenta los ‘agujeros en el aire’ o las corrientes descendentes. Si lo desea, puede ascender en esas corrientes. Puede permanecer absolutamente inmóvil en el aire, incluso con viento, durante mucho tiempo. Su poder de elevación no dependerá de ningún dispositivo delicado que tenga que emplear el pájaro, sino de una acción mecánica positiva. [Aquí está de nuevo: “mecánica”]

El éter y el platillo volador de Nikola Tesla

¿Conseguirá la estabilidad mediante giroscopios?” pregunté. “Mediante la acción giroscópica de mi motor, ayudada por algunos dispositivos de los que aún no estoy preparado para hablar”, respondió. El Dr. Tesla esbozó una sonrisa inescrutable. “Todo lo que tengo que decir al respecto es que mi dirigible no tendrá ni bolsa de gas, ni alas, ni hélices”, dijo. “Es el hijo de mis sueños, el producto de años de intenso y doloroso trabajo e investigación. No voy a hablar más de ello. Pero, sea cual sea mi aeronave, aquí hay al menos un motor que hará cosas que ningún otro motor ha hecho nunca, y eso es algo tangible”.
– Del libro Tesla’s Engine – A New Dimension For Power

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La ciencia detrás del platillo volador de Nikola Tesla

Aquí está la ciencia detrás de este principio:

“La capacidad de un giroscopio para ‘desafiar la gravedad’ es desconcertante”, y “cuando se aplica una fuerza para tratar de girar el eje de giro de un giroscopio, el giroscopio reacciona a la fuerza de entrada a lo largo de un eje perpendicular a la fuerza de entrada”, “de acuerdo con la regla de la mano derecha”. Esto se llama “precesión giroscópica”.

Tesla había contratado tanto con Allis Chalmers como con la división de ferrocarriles y alumbrado de Westinghouse la construcción de una turbina de 36.000 rpm para “volar desde Nueva York a Colorado Springs en un aparato que se asemejará a una estufa de gas” –
7 de julio de 1912.

¿No se parece esta nave espacial al funcionamiento y también al diseño de algunos de los OVNIs vistos en todo el mundo? Tal vez conocía la tecnología que había detrás de estas máquinas, no porque estuviera en contacto con extraterrestres, como quieren pensar algunos ufólogos de la nueva era, sino porque era un hombre adelantado a su tiempo, tristemente no apreciado por las “mentes miopes” de su época. Como dijo Nietzsche: “Seré contemporáneo dentro de cien años”. Por desgracia, ya ha pasado casi ese tiempo, pero se le sigue considerando un simple inventor, nada más.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario aquí en codigooculto.com. También puedes unirte a nuestro Grupo oficial de Facebook, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Fuente: medium.com
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

1 Comentario

  1. Alexander

    Tesla fue un hombre adelantado a su tiempo y un excepcional inventor, muchos tenemos razones para considerarlo una inteligencia venida de un planeta más adelantado que el nuestro o alguien que logró rebasar las fronteras del tiempo y el espacio y pertenece a un futuro que no imaginamos, sus aportes amerita a ello…

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…

El misterio de los antiguos monumentos megalíticos

El misterio de los antiguos monumentos megalíticos

Los monumentos o construcciones megalíticas son grandes construcciones de más de 5000 años de antigüedad que se encuentran en la zona atlántica de Europa. No se sabe quiénes los construyeron y ni el motivo, aunque se presumen varias funciones de estos magníficos...