La historia del hombre que visitó 1966: El misterio de los “desplazamientos temporales”
Publicado el 26 Feb 2024
© Imagen: Stamble Diffusion XL - Edición: codigooculto.com

Los lapsus temporales (time slips), también conocidos como desplazamientos temporales, son un fenómeno en el que una persona experimenta un cambio repentino en el tiempo y el espacio. Puede manifestarse como una sensación de ser transportado a otro periodo o lugar, o incluso como una breve visión del pasado o el futuro. Este fenómeno se ha registrado a lo largo de la historia y en distintas culturas, y ha sido objeto de numerosos debates y especulaciones.

El miércoles 11 de junio de 1997, violentas tormentas eléctricas se abatieron sobre Wirral, en el noroeste de Inglaterra, y se produjo un espectacular espectáculo de luces en los cielos de Hoylake, mientras extraños relámpagos bifurcados se desplazaban lateralmente de un lado a otro de las nubes con un fuerte sonido crepitante y efervescente.

Desaparición

Mientras los truenos sacudían las cuatro esquinas de la península, un hombre viudo de 67 años llamado Jimmy desapareció de su casa y fue visto por última vez caminando cerca del paseo marítimo de Hoylake.

Jimmy estaba recibiendo tratamiento para la depresión clínica en ese momento y sus dos hijos, Roger y Martin, condujeron en su busca.

Viaje en el tiempo

Crédito de imagen: DALL-E / IA

Roger pensó que su padre podría haber decidido “irse de marcha” para embarcarse en una ruta de bares, pero Martin, siempre pesimista, temía que su padre se fuera a vivir “fuera de la red” como un vagabundo, sólo para ser independiente.

Los hijos no pudieron encontrar a su padre ausente. Al día siguiente, emprendieron una nueva búsqueda, mientras los bomberos de la zona se veían desbordados por las llamadas para bombear el agua de los locales inundados por la tormenta bíblica y hacer frente al atasco de las alcantarillas.

La policía también estaba muy ocupada con la gigantesca operación de limpieza y el caos que estaba causando en las carreteras de Wirral.

De repente, Roger vio a su padre Jimmy paseando por The King’s Gap con una sonrisa en la cara, algo que no había visto en mucho tiempo. Se detuvo, gritó a su padre y salió del coche, y Jimmy se quedó allí, todavía con esa sonrisa.

Roger abrazando a su padre, le dijo:

“Papá, ¿dónde demonios has estado? Martin y yo te hemos estado buscando por todas partes”.

Su padre respondió de forma extraña y chocante:

“Creo que me he muerto y me he ido al cielo”.

Roger casi lo apartó de un empujón al retroceder sorprendido:

“¿Qué?”.

Jimmy no era muy coherente y divagaba sobre Hoylake Sands, los helados y cómo había vuelto al pasado.

Roger, guiando suavemente a su sonriente y animado padre hasta el interior del vehículo, le dijo:

“Sube al coche, papá”.

Cuando llegaron a casa, Martin estaba muy enfadado con su padre por haber salido sin dejar una nota que dijera adónde iba, pero Roger suplicó a su hermano que se callara un momento para que su padre pudiera decir dónde había estado.

Una historia muy extraña

Jimmy se había escabullido de su casa de Hoylake a las once de la noche y le había sorprendido el aguacero torrencial.

Se había sentido casi hipnotizado por los relámpagos que atravesaban las nubes negras y grises y había visto una luz brillante en lo alto que supuso que formaba parte de una experiencia cercana a la muerte; la luz era cegadora y caliente, y Jimmy se dio cuenta poco a poco de que era el sol, un sol de verano feroz y abrasador en un cielo que ahora era azul celeste.

Vio una cometa roja en forma de diamante colgando en el cielo y entonces Jimmy bajó los ojos: allí estaba Hoylake Sands, abarrotada de gente vestida con los coloridos atuendos de antaño; a Jimmy le parecieron los años cincuenta o sesenta.

No podía creer lo que veían sus ojos. Por un momento pensó que aquello era el paraíso: todo era como lo recordaba cuando era joven, allá por la treintena, cuando nunca había tenido problemas de salud y la vida era tan maravillosamente sencilla.

Jimmy se apresuró a bajar a la arena y sintió el calor del sol secándole la ropa mojada, y no pudo dejar de sonreír; la horrible depresión que había asolado su vida se había evaporado.

¿Jimmy había retrocedido en el tiempo?

Viaje en el tiempo

Crédito de imagen: Ziyaul Haque

La convicción religiosa inicial de que se trataba de una especie de paraíso nostálgico acabó por desvanecerse y Jimmy se dio cuenta de que, de algún modo, había retrocedido en el tiempo, y descubrió, hablando con gente desconcertada, que se encontraba en el año 1966.

Las personas que me informan de sus viajes en el tiempo parecen pertenecer a dos grupos: los que tienen miedo de quedarse varados en el pasado (y a veces en el futuro) y los que quieren quedarse en una época pasada porque creen que entonces los tiempos eran mejores.

Tenía dos hijos y sabía que los echaría mucho de menos, pero ver Hoylake en 1966 en un día de calor abrasador y vislumbrar algunos de los personajes que había conocido de joven (como el viejo Sr. Prescot de la cercana Market Street) era simplemente una utopía para él.

Jimmy oía la música de los Beatles en una pequeña radio de transistores junto a una señora que tomaba el sol, y le entraron ganas de llorar. ¿Era sólo un sueño?

Se agachó y fue a agarrar un poco de arena para asegurarse de que era real cuando un niño le lanzó accidentalmente una pelota de playa a la cara.

Se rió mientras el niño se disculpaba. Miró el puesto de helados y supo que con la tarjeta de crédito que llevaba en el bolsillo no podía comprarse un Ninety-niner: técnicamente estaba sin dinero. Jimmy pasó algún tiempo en aquella playa, temiendo todo el tiempo la llegada de 1997.

Se alejó y finalmente se dirigió a Market Street y se detuvo frente a la tienda Woolcraft, donde la madre y la tía de Jimmy siempre compraban lana para tejer jerseys para él y sus hermanos, y echó un vistazo a la Caja de Ahorros Trustee en la esquina de Wood Street, antes de visitar la tienda de bricolaje donde su tío siempre le enviaba a por tornillos y clavos.

Y entonces, cuando una furgoneta de Parafina Rosa pasó junto a Jimmy, todo desapareció.

Justo como había temido, el aburrido y lloviznoso 1997 había vuelto, y al principio quiso intentar dar media vuelta y volver corriendo a 1966, pero luego sintió como si alguna inteligencia superior -quizá Dios- le hubiera dejado volver a 1966 sólo para mostrarle qué tipo de persona seguía siendo en el fondo, a pesar de los años de depresión y ansiedad.

Bueno, los hijos de Jimmy insistieron en que visitara a su “curandero” porque después de oír hablar de su “viaje en el tiempo” temían de verdad por su salud mental, pero cuando Jimmy habló tranquilamente de su experiencia con su médico, éste pareció fascinado y dijo que creía que Jimmy no había alucinado con el viaje al pasado, sino que de alguna manera -mediante algún fenómeno que la ciencia aún no ha descubierto- había visitado 1966.

Jimmy, pensativo, dijo:

“Aún conservo las zapatillas con la arena, las arenas de 1966, el único trozo de mi pasado que pude salvar, y guardaré esa arena como un tesoro, y sé que algunos dirán que estoy chiflado, pero no me importa lo que digan o piensen, he vuelto allí, doctor”.

Los desplazamientos temporales ya han sido reconocidos por la ciencia: se trata de pequeños deslices en el continuo espacio-tiempo causados por ondas gravitatorias que se observaron por primera vez en septiembre de 2015 y, desde entonces, los científicos no han dejado de aprender más sobre cómo estas ondas pueden alterar el tiempo y el espacio.

También han descubierto que, a pesar de lo que dice la gente sobre que nada puede moverse más rápido que la luz, que el propio espacio-tiempo puede expandirse más rápido que la luz: Esto no viola las reglas de la Relatividad, ya que nada se está moviendo físicamente por el espacio, sino que el propio espacio se está estirando, y algunos físicos piensan que estos pequeños descubrimientos nos llevarán algún día a una máquina tan sofisticada y potente como el Gran Colisionador de Hadrones que nos permitirá primero televisar el pasado, y luego permitirnos visitar el pasado en persona.

Espero sinceramente que utilicen dicha máquina con fines pacíficos.

Autor: Tom Slemen, escritor de Liverpool, conocido sobre todo como autor de la serie de libros superventas Haunted Liverpool, que documenta incidentes paranormales y crímenes sin resolver o insólitos. 

Tenemos algo para decirte: Visítanos en Facebook. Únete a la discusión en nuestra comunidad en Telegram. Y si te es posible, apoya nuestro trabajo invitándonos un café. ¡Te lo agradecemos!

Te puede gustar:

Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Apoya nuestro trabajo

Con tu ayuda podremos seguir creando contenidos e informándote a diario. Apoya nuestro trabajo. ¡Gracias!

SUSCRÍBETE GRATIS A NOTICIAS

Síguenos en Telegram
Síguenos en TikTok / codigoocultocom

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine

También te podría interesar…