Hiperbórea: la historia de una misteriosa civilización
Publicado el 11 Ago 2021
© Imagen: Youtube

Alrededor del mundo existen relatos sobre civilizaciones que desaparecieron de forma inminente, incluso sus registros quedaron borrados con pocas evidencias de su existencia. Las leyendas han surgido para argumentar una explicación no solo a las misteriosas desapariciones, también a su origen.

Así como Platón había citado la leyenda egipcia de la isla hundida de Atlántida, el historiador griego Herodoto mencionó la leyenda egipcia del continente de Hiperbórea en el extremo norte.

Cuando el hielo destruyó esta antigua tierra, se decía que su gente había emigrado al sur.

Escribiendo en 1679, el autor sueco Olaf Rudbeck identificó a los proto-Atlantes con los hiperbóreos y ubicó a estos últimos en el Polo Norte.

En la mitología griega, el pueblo hiperbóreo vivía «más allá del viento del norte».

Los griegos pensaban que Boreas, el dios del Viento del Norte (uno de los Anemoi, o «Vientos») vivía en Tracia, y por lo tanto, Hiperbórea indica una región que se encontraba muy al norte de Tracia.

Herodoto registró que tres fuentes anteriores habían mencionado a los hiperbóreos, incluidos Hesíodo y Homero.

Esta tierra fue descrita como perfecta, con el sol brillando las 24 horas del día, lo que sugiere una ubicación dentro del Círculo Polar Ártico. Según el poeta griego clásico Píndaro,

“Nunca la Musa está ausente de sus caminos: las liras chocan y las flautas lloran y por todas partes giran los coros de doncellas. Ni la enfermedad ni la amarga vejez se mezclan en su sagrada sangre; lejos del trabajo y la batalla viven”.

Mapa del Ártico por Gerardus Mercator. Primera impresión de 1595, esta edición en 1623

Mapa del Ártico por Gerardus Mercator. Primera impresión de 1595, esta edición en 1623.

Junto con Thule, Hiperbórea fue una de las varias «terrae incognitae» para los griegos y romanos, donde Plinio, Píndaro y Herodoto, así como Virgilio y Cicerón, informaron que la gente vivía hasta los mil años y disfrutaba de una vida de completa felicidad.

Hecateo de Abdera recopiló todas las historias sobre la corriente hiperbórea en el siglo IV a.C. y publicó un extenso tratado sobre ellos, perdido para nosotros, pero señalado por Diodoro Siculus:

“En las regiones más allá de la tierra de los celtas, hay en el océano una isla no más pequeña que Sicilia. Esta isla, continúa el relato, está situada en el norte y está habitada por los hiperbóreos, a quienes se les llama con ese nombre porque su hogar está más allá del punto de donde sopla el viento del norte (Boreas); y la isla es fértil y productiva con todos los cultivos, y tiene un clima templado”.

Hécateaus de Abdera también escribió que los hiperbóreos tenían un «templo circular» en su isla, y algunos eruditos han tratado de identificar esto con Stonehenge.

Tanto Ptolomeo como Marciano de Heraclea colocaron Hiperbórea en el Mar del Norte, al que llamaron el «Océano Hiperbóreo».

Además, se suponía que el sol salía y se ponía sólo una vez al año en Hiperbórea; que lo colocaría por encima o sobre el Círculo Polar Ártico, o, más generalmente, en las regiones polares árticas.

El enigma de Hiperbórea

Cortesía: Fandom

Solo entre los doce olímpicos, Apolo era venerado entre los hiperbóreos, pensaban los helenos: pasaba el invierno entre ellos.

El antiguo escritor griego Theopompus en su obra Philippica afirmó que una vez se planeó que Hiperbórea fuera conquistada por una gran raza de soldados de otra isla (algunos han afirmado que esta era la Atlántida).

Se decía que el plan había sido abandonado porque los soldados invasores se dieron cuenta de que los hiperbóreos eran demasiado fuertes para ellos y la gente más bendecida. Este cuento inusual, que algunos creen que era un mito, fue preservado por Eliano.

RELACIONADO: Efecto Janibekov: ¿pruebas de la existencia de civilizaciones antediluvianas?

La leyenda griega afirma que los Boreades, que eran descendientes de Boreas y la ninfa de las nieves Chione (o Khione), fundaron la primera monarquía teocrática en Hiperbórea. Esta leyenda se encuentra preservada en los escritos de Eliano:

“Este dios [Apolón] tiene como sacerdotes a los hijos de Boreas (Viento del Norte) y Chione (Nieve), de seis codos de altura [unos 3 metros]”.

Por lo tanto, se creía que los Boreades eran reyes gigantes, de aproximadamente 3 metros de altura, que gobernaban Hiperbórea.

Elio Herodiano en el siglo III escribió que los míticos Arimaspi eran idénticos a los hiperbóreos en apariencia física (De Prosodia Catholica, 1. 114) y Stephanus de Bizancio en el siglo VI escribió lo mismo (Ethnica, 118. 16). El antiguo poeta Calímaco describió a los Arimaspos como de cabello rubio.

Los europeos del norte (escandinavos), cuando se enfrentaron a la cultura clásica grecorromana del Mediterráneo, se identificaron con los hiperbóreos, a menudo descuidando el aspecto antiguo y tradicional de una tierra perpetuamente soleada MÁS ALLÁ del norte.

Representación de Hiperbórea

Cortesía: mysteryscience.net

The Smoky God – Voyage to the Hollow Earth, es la historia de un noruego, Olaf Jansen, y su padre, y su viaje en un velero al interior de la Tierra, a través de los glaciares de la región del polo norte.

Olaf Jansen nació en 1811 y tenía diecinueve años cuando realizó ese fatídico viaje de pesca con su padre entre abril y junio de 1829. Fue después de que llegaron a Franz Josef Land desde Estocolmo que los dos decidieron aventurarse aún más al norte, donde creían encontrarían la tierra de los «Elegidos».

Después de escapar de una feroz tormenta y peligrosos icebergs, navegaron sin problemas durante once días, siempre en lo que parecía ser una dirección norte.

Unos días más tarde llegaron a las orillas de un caudaloso río que los llevó tierra adentro durante otros diez días, aproximadamente el primero de septiembre. Anclaron en una playa de arena, después de lo cual fueron recibidos por seis hombres gigantes que se hicieron amigos de ellos.

Según el padre de Olaf, la gente tenía casas grandes y hermosas adornadas con oro, que era un metal muy común allí. La ocupación principal era la agricultura, tenían viñedos y cultivaban cereales.

RECOMENDADO: Zelandia, el continente perdido que fue encontrado luego de casi 400 años

Las verduras y frutas eran exuberantes, enormes y exquisitamente deliciosas. Los árboles, los bosques y los animales también eran enormes y el aire era estimulante.

John G. Bennett escribió un artículo de investigación titulado «El origen hiperbóreo de la cultura indoeuropea» en el que afirmaba que la patria indoeuropea estaba en el extremo norte, al que consideraba la hiperbórea de la antigüedad clásica.

Esta idea fue propuesta anteriormente por Bal Gangadhar Tilak (a quien Bennett atribuye) en su obra The Arctic Home in the Vedas (1903), así como por el etnólogo austrohúngaro Karl Penka (Origins of the Aryans, 1883).

Tule también identificado como Tile, Thule, Thila, o Thyïlea es un término usado en las fuentes clásicas para referirse a un lugar, generalmente una isla, en el norte lejano

Tule también identificado como Tile, Thule, Thila, o Thyïlea es un término usado en las fuentes clásicas para referirse a un lugar, generalmente una isla, en el norte lejano.

HP Blavatsky, René Guénon y Julius Evola compartían la creencia en los orígenes hiperbóreos y polares de la humanidad y una posterior solidificación y devolución.

Hiperbórea fue el centro polar de civilización y espiritualidad de la Edad de Oro; la humanidad no surge del mono, sino que progresivamente se convierte en un simio a medida que se aleja física y espiritualmente de su tierra natal en el norte.

Robert Charroux relacionó por primera vez a los hiperbóreos con una antigua raza de astronautas de «personas supuestamente muy grandes y muy blancas» que habían elegido «la zona menos cálida de la Tierra porque correspondía más estrechamente a su propio clima en su planeta de origen».

Platón dijo en :

“Recuerdas sólo un diluvio, aunque ha habido muchos … Tú y tus conciudadanos descienden de los pocos supervivientes que quedaron, pero no sabes nada al respecto porque muchas generaciones sucesivas no dejaron ningún registro por escrito. El cambio en la salida y puesta del sol y los otros cuerpos celestes, cómo en aquellos tiempos solían ponerse en el cuarto donde ahora se levantan, y solían levantarse donde ahora se ponen… De todos los cambios que tienen lugar en los cielos, esta inversión es la más grande y completa … En ese momento hay una gran destrucción de animales en general, y solo una pequeña parte de la raza humana sobrevive”.
Critias de Platón 360 a. C.

Los misterios del origen de la humanidad podrían estar ocultos en las raíces perdidas de Hiperbórea. Existe la posibilidad que en tiempos remotos la humanidad se haya expandido a diversos lugares del planeta, fundado nuevas civilizaciones y en el camino perdiendo la memoria de sus orígenes.

Como lector de CODIGO OCULTO, lo invitamos a unirse a la comunidad NadaEstaDicho.com, nuestro foro oficial, para debatir sobre enigmas, ciencia y actualidad con personas de ideas afines de todo el mundo. ¡Unirse es gratis, regístrese ahora!

Te recomendamos leer:

Fuente: atlanteangardens
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

2 Comentarios

  1. ALBERTO

    Interesante Historia.!!

    Responder
  2. Joaquin

    Y muchos piensan que somos los primeros…

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

¡DALE AL PLAY! ▶

También te podría interesar…

Azrael, el ángel de la muerte

Azrael, el ángel de la muerte

Numerosas creencias cuentan en su haber con una figura encargada de guiar a los difuntos al otro lado. En muchas ocasiones, se indica que el alma o la esencia del recién descarnado no aparecería directamente en su lugar de destino una vez ocurrida la muerte del...