En la búsqueda de la verdadera tumba del legendario Rey Arturo, en el año 1190, se desenterró en Glastonbury, Somerset, Inglaterra, unos misteriosos restos. Este hallazgo hace pensar en cuántos misterios más se esconden bajo tierra. Repasemos brevemente el enigmático caso del Gigante de Glastonbury, intentando responder la pregunta: ¿a quién pertenecían los enormes huesos?

Un intento más por ubicar la verdadera tumba del Rey Arturo

Como seguramente ya sabes, por siglos se ha intentado hallar la verdadera tumba del legendario Rey Arturo, de Gran Bretaña. Se han propuesto decenas de ubicaciones como el auténtico lugar donde yacen sus restos. Con todo, al momento de excavar para hacer el descubrimiento, los resultados han sido infructuosos.

Gigante de Glastonbury: ¿a quién pertenecían estos enormes huesos?
Representación del Rey Arturo

Ahora bien, no siempre se han ido con las manos vacías quienes han usado pico y pala para cavar. En uno de tantos intentos, por allá en 1190 en Glastonbury, Inglaterra, los trabajadores cavaron hasta una profundidad de 2 metros y encontraron un objeto interesante. Una pesada cruz de plomo que tenía la inscripción:

“Aquí yace enterrado el renombrado Rey Arturo en la Isla de Avalon”.

Cavaron hasta encontrar la tumba de… ¿un gigante?

En vista de la específica inscripción que leyeron en la cruz encontrada, los encargados de develar el misterio siguieron cavando con mayor entusiasmo. Su interés era encontrar pruebas solidas de que la leyenda del Rey Arturo era cierta. Cuando llevaban unos cinco metros de profundidad, sus herramientas dieron con un gran ataúd, tallado en un tronco de un viejo roble.

Gigante de Glastonbury: ¿a quién pertenecían estos enormes huesos?
Sitio de lo que se suponía que era la tumba del rey Arturo y la reina Ginebra en los terrenos de la antigua abadía de Glastonbury, Somerset, Reino Unido. Crédito: Thor NL / Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)

Así es, un ataúd hecho de madera, en cuyo interior se encontraban los restos, no de una persona, sino de dos cuerpos. Uno de los restos era femenino, de tamaño promedio, y se supuso de inmediato que eran de la reina de Arturo, Ginebra. El otro cuerpo debía ser del Rey Arturo, pero las dimensiones de los huesos decían otra cosa.

El acompañante de la supuesta reina no era otro que un hombre de aproximadamente 9 pies de altura (unos 2.70 metros). Sí, los restos de un verdadero gigante, como los muchos otros que, en distintas épocas y lugares, se han encontrado. Especialmente en tierras estadounidenses, los hallazgos de cadáveres con tamaño excepcional han sido una constante.

También te podría interesar: «Gente Azul» de Kentucky: rara condición genética causa que humanos con piel azul sean reales

¿Era el Rey Arturo un gigante?

Entonces, ¿era el Rey Arturo un gigante? Ni mucho menos. En realidad, la tumba del renombrado monarca aun no se ha encontrado. Se han propuesto muchos lugares, pero ninguno ha sido absolutamente confirmado. ¿Y qué hay de la cruz de plomo que identificaba la tumba como perteneciente al Rey?

Según la mayoría de los investigadores que han estudiado el caso del Gigante de Glastonbury, la cruz hallada sobre la tumba no es más que un fraude. Al parecer, fue dejada allí deliberadamente por unos monjes de la cercana abadía benedictina. Con ello pretendían llamar la atención y cosechar fama, alentando a los nobles a hacer donaciones para apoyar el lugar sagrado donde se había encontrado la tumba de tan ilustre personaje.

Pero, ¿de quiénes eran los cuerpos entonces?

De tal manera que, si quieres ver la tumba del Rey Arturo, no hace falta que viajes a Glastonbury, Inglaterra. Pero, ¿de quiénes eran los cuerpos encontrados en el singular ataúd de madera? Pues bien, a juzgar por el diseño del ataúd, los desafortunados ocupantes no eran ni siquiera miembros de la realeza.

Gigante de Glastonbury: ¿a quién pertenecían estos enormes huesos?
Ataúdes de madera medievales – Siglos IX-X. Crédito: Erica Guilane-Nachez / Adobe

Muchos historiados han encontrado ataúdes tallados en robles ahuecados, en las antiguas comunidades celtas. De tal manera que, la pareja dispareja encontrada en Glastonbury bien pudieron ser miembros de alguna antigua comunidad de esta cultura. De lo que si podemos estar seguros es que no se trataban del Rey Arturo y su reina, Ginebra.

También te podría interesar: Ancianos indígenas y sus historias sobre «gente de las estrellas» que viven dentro de la Tierra

Cientos de misterios aun se esconden bajo tierra

Claro está, hay quienes todavía dudan de que los restos encontrados sean o no del legendario Rey Arturo. De hecho, algunos hasta afirman que la misma existencia del Rey aun está en entre dicho. De lo que no cabe duda es de la presencia de un gigante en el interior de la tumba. Personas de tal tamaño parece que convivían sin problemas en las sociedades de antaño. ¿Cuántos misterios más se hallan todavía sepultados bajos metros de tierra?

Por: Luisa Lugo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here