Cerebros humanos muestran una “actividad superior” a la normal en el momento de la muerte
Publicado el 08 May 2023
© Imagen: depositphotos.com

Los cerebros de los moribundos pueden “cobrar vida” repentinamente en sus últimos momentos. Investigadores han detectado que el cerebro humano presenta una “actividad superior” a la normal en el momento de la muerte.

Según un estudio publicado recientemente, dos personas con muerte cerebral aparente a las que se les retiró el soporte vital mostraron picos repentinos de actividad neuronal.

Los resultados, publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences, respaldan científicamente los relatos de “experiencias cercanas a la muerte”, vivencias poderosas y a menudo místicas que se producen cuando un paciente está a punto de morir.

Pero también arrojan nueva luz sobre la sorprendentemente turbia cuestión de cómo morimos, afirma Jimo Borjigin, profesora asociada de Neurología de la Universidad de Michigan.

Actividad cerebral se incrementó

En un pequeño estudio de cuatro pacientes a los que se les había retirado el soporte vital, el equipo de Borjigin descubrió algo sorprendente: los cerebros de dos de los cuatro volvieron a la vida en los momentos previos a la muerte.

En concreto, los pacientes mostraron un repentino aumento del tipo específico de ondas cerebrales que suelen indicar pensamiento consciente.

La producción de esas ondas cerebrales -llamadas ondas gamma- aumentó hasta trescientas veces sus niveles anteriores en un paciente en los momentos previos a la muerte.

Los patrones de ondas gamma de ese paciente moribundo alcanzaron niveles superiores a los encontrados en cerebros conscientes normales.

Actividad cerebral

Crédito de imagen: depositphotos.com

El proceso por el que pasan nuestros cuerpos y cerebros cuando morimos sigue siendo poco conocido. Según la teoría convencional, la muerte es simplemente el final repentino de los procesos vitales, en particular de la actividad cerebral y cardiaca.

Por ejemplo, los científicos no entienden muy bien qué ocurre en el interior cuando una persona aparentemente sana sufre un traumatismo repentino -como un accidente de coche, una caída o un infarto- y muere rápidamente.

Borjigin pregunta:

“Si no se sabe cómo mueren exactamente, ¿cómo se les salva?”.

En la práctica, una persona está legalmente muerta cuando un profesional médico la declara muerta.

Ese profesional no hace esa declaración basándose en un inventario exhaustivo del estado mental subjetivo del paciente, sino en la ausencia persistente de latidos cardíacos u ondas cerebrales.

Tras un largo periodo de inactividad, los familiares suelen optar por desconectar al paciente de los respiradores, momento en el que su cuerpo muere lentamente por falta de oxígeno.

Conciencia encubierta

En últimos hallazgos sugieren que ocurre algo más complejo y difícil de detectar. Borjigin señala que sigue existiendo la posibilidad de que una “conciencia encubierta” -una experiencia consciente que actualmente no somos capaces de detectar- continúe bajo la superficie y cobre vida urgente cuando se acerca la muerte.

Según Borjigin, podría tratarse de una respuesta adaptativa similar a la oleada de actividad cognitiva que despierta a una persona dormida (o, tal vez, a una foca) con apnea del sueño -en la que el cuerpo deja de respirar mientras duerme- a tiempo para recuperarse.

Borjigin explica:

“El cerebro tiene un mecanismo extremadamente sensible para detectar los niveles de oxígeno en el cuerpo. Incluso las caídas más pequeñas de los niveles de oxígeno: el cerebro lo sabe y regula constantemente el suministro de oxígeno”.

Esto va en contra de la idea de que el cerebro es un pasajero pasivo, lo cual, según Borjigin, tiene sentido.

Borjigin afirma:

“¿Pensar que cuando se sufre un paro cardiaco -en la que el corazón se detiene o no bombea sangre- y el cerebro no hace nada? No lo entiendo. El cerebro debería enloquecer, que es exactamente lo que ocurre”.

Su siguiente hipótesis es que “el cerebro deja todo lo demás que es discrecional para centrarse en esta función esencial que es la supervivencia, o la autorresucitación”.

Actividad cerebral

Crédito de imagen: depositphotos.com

Ciencia del sueño

Esta exploración del territorio interior de la muerte es una incursión muy alejada del área de especialización original de Borjigin: los ritmos circadianos y la ciencia del sueño.

En 2008, estaba estudiando el impacto de un ictus en la producción cerebral de hormonas que favorecen el sueño, cuando descubrió accidentalmente algo impactante.

En los instantes previos a la muerte, los cerebros de las ratas conectadas a sus máquinas mostraban un repentino aumento de serotonina, una sustancia química cerebral profundamente implicada en los procesos del pensamiento y la percepción.

Borjigin explicó a The Hill:

“La serotonina, como probablemente sepa, es un neurotransmisor esencial para el funcionamiento del cerebro que, cuando funciona mal, puede provocar trastornos psiquiátricos.

Así que lo primero que pensé fue: ‘Vaya. Me pregunto si las ratas están teniendo alucinaciones'”.

Su segundo pensamiento fue que este aumento de serotonina era probablemente un fenómeno bien entendido. Se equivocaba, tanto en eso como en la comprensión de la mecánica general de la muerte.

Borjigin dijo:

“Empecé a estudiar la bibliografía y me sorprendió descubrir que, literalmente, no sabemos casi nada”.

Según la concepción convencional de la muerte, el cerebro es un pasajero semipasivo transportado por el corazón y que muere cuando éste muere, explica Borjigin.

Sin embargo, en ese modelo no hay mucho espacio para lo que Borjigin había descubierto: un repentino aumento de la actividad en los cerebros moribundos. Borjigin se basó en esos hallazgos en un estudio de PNAS de 2013 que descubrió que los cerebros de las ratas moribundas producían un aumento de las ondas gamma -el patrón indicativo de la conciencia- cuando sufrían ataques al corazón.

El equipo escribió en su artículo en 2013:

“Estos datos demuestran que el cerebro de los mamíferos puede, aunque resulte paradójico, generar correlatos neuronales de un mayor procesamiento consciente al borde de la muerte”.

Esa frase contiene una advertencia importante, y es una que pende sobre toda esta investigación. Las ratas moribundas pueden mostrar “correlatos” o rastros de la actividad que, en los mamíferos conscientes, está vinculada a la actividad cerebral coherente, pero hasta ahora es imposible saber, subjetivamente, lo que experimentan las ratas moribundas o los seres humanos.

No obstante, el artículo de 2013, con sus hallazgos sobre el aumento de la actividad cerebral en ratas moribundas, llegó a The New York Times. Sus hallazgos, escribió el Times, podrían “explicar las visiones vívidas y realistas experimentadas por algunas víctimas humanas de paro cardíaco”, visiones de las que informan alrededor del 20 por ciento de los pacientes con infarto de miocardio.

Estos hallazgos, escribió entonces Borjigin, podrían “explicar por qué algunos individuos, durante este estado, pueden realmente recordar conversaciones que suceden en el quirófano”.

Investigaciones sobre la conciencia

Estos hallazgos ayudaron a Borjigin a adentrarse en las fronteras de la investigación sobre la conciencia. Sus investigaciones sobre el sueño se centraron en la glándula pineal, un órgano con forma de almendra situado bajo la frente que libera las hormonas que regulan el sueño y que muchas tradiciones filosóficas han considerado la sede de la conciencia.

Cerebro y la conciencia

Crédito de imagen: depositphotos.com

En 2013, Borjigin colaboró con Rick Strassman, de la Facultad de Medicina de la Universidad de México, en un estudio en el que se descubrió la sustancia química dimetiltriptamina (DMT) -el ingrediente activo del poderoso psicodélico amazónico ayahuasca- en las glándulas pineales de ratas.

Strassman es un destacado científico que ayudó a relanzar la investigación sobre las aplicaciones médicas de los psicodélicos en la década de 1990, provocando un renacimiento en un campo que la medicina había rechazado en gran medida desde la década de 1970.

Muchas de las hipótesis de Strassman -incluida la de que el cerebro libera un torrente de DMT en el momento de la muerte, un fenómeno que sugirió que podría estar relacionado con las experiencias religiosas al final de la vida- no encajan bien con la corriente principal de la medicina.

Pero en 2019, Borjigin y Strassman descubrieron que los cerebros de ratas moribundas también liberaban una oleada de DMT.

Eso es un fuerte indicador de que los cerebros humanos están haciendo algo similar, dijo Borjigin a un entrevistador en ese momento – porque los fenómenos cognitivos encontrados en ratas generalmente también se muestran en las personas, aunque no viceversa.

Sin embargo, es difícil investigar mucho más allá. Las pruebas para detectar una oleada agonizante de DMT son muy invasivas y -a falta de voluntarios al final de su vida dispuestos a que les abran el cráneo mientras mueren en nombre de la ciencia- muy difíciles de corroborar.

Y mientras que los National Institutes of Health (NIH) han invertido dinero y atención en los últimos años en las aplicaciones médicas de los psicodélicos – en particular en torno a la curación de la depresión o el abandono de sustancias peligrosas como el alcohol o los cigarrillos – esos estudios se centran principalmente en ayudar a los que están inequívocamente vivos.

Borjigian agregó:

“Aunque la investigación sobre psicodélicos ha experimentado recientemente un renacimiento, se trata sobre todo del uso de psicodélicos como medicina o como droga, más que del estudio de cómo los cerebros de los mamíferos producen y utilizan sustancias químicas similares”.

Desde que comenzó sus estudios sobre la vida cognitiva de los moribundos hace una década, Borjigin no ha obtenido ni una sola subvención del NIH, según declaró a The Hill.

Borjigian dijo:

“Definitivamente necesitamos ampliar nuestros estudios, y necesitamos financiadores de los NIH para este tipo de estudios, para estudiar a muchos más pacientes, quizá en toda una red nacional”.

Esto podría conducir a una reevaluación de la forma en que el corazón y el cerebro trabajan juntos para evitar el punto de la muerte y, por tanto, potencialmente, a una mejor comprensión de su papel en mantenernos vivos, dijo Borjigin.

Los hallazgos de la investigación fueron publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Crédito imagen de portada: depositphotos.com

Fuente: The Hill / sciencedaily

Como lector de CODIGO OCULTO, lo invitamos a seguirnos en nuestra Fan Page, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestro Grupo Oficial y a nuestra comunidad en Telegram. Además puedes suscribirte a nuestro boletín semanal de noticias. Y también puedes apoyarnos en Patreon, y hacer posible que CODIGO OCULTO siga por muchos años más.

Te puede gustar:

Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Apoya nuestro trabajo

Con tu ayuda podremos seguir creando contenidos e informándote a diario. Apoya nuestro trabajo. ¡Gracias!

SUSCRÍBETE GRATIS A NOTICIAS

Síguenos en Telegram
Síguenos en TikTok / codigoocultocom

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine

También te podría interesar…