Autómatas Universales: una visión de Nikola Tesla de la Física del Tiempo
Publicado el 14 Mar 2021
© Imagen: Fernando T.

Nikola Tesla, el gran genio, nos legó grandes conocimientos en diversos aspectos, y uno de ellos (un tanto desconocido) se relaciona a la Física del Tiempo, porque según algunos estudiosos, el mismo Tesla experimentó con factores relacionados al tiempo, un tema tan complejo. Veamos.

La resonancia es simultaneidad, y si cambia los períodos de oscilación del circuito eléctrico, entonces cambia la imagen geométrica de la distribución del campo magnético, y el motor eléctrico y el generador se ponen en movimiento exclusivamente bajo la influencia del factor tiempo.

El movimiento es el resultado de la asincronía. Esto confirma que es posible lograr un cambio en la velocidad del motor y por lo tanto su masa sin impulso adicional, es decir, sin fuerza adicional. ¿Es el campo magnético reversible de Tesla una prueba de esto?

Desde Colorado Springs, Tesla escribió a Nueva York una carta a su amigo Johansson diciéndole que descubrió una idea en los «garabatos» de la descarga electromagnética de alta frecuencia.

Asimismo, el diario de investigación contiene una descripción detallada de ondas electromagnéticas «verdes», increíblemente similares a la niebla que apareció durante la desaparición de un buque de guerra en el Experimento Filadelfia.

Estudio del tiempo

A su regreso de Colorado Springs, Tesla dijo a los periodistas que había establecido una conexión con civilizaciones extraterrestres. Pocos tomaron esta declaración en serio. Sin embargo, hay indicios de que Tesla continuó sus estudios de «mundos paralelos» en soledad y silencio sin dar a conocer los resultados.

Nikola Tesla y la Física del Tiempo

Aparentemente, creó un aparato para ajustar las oscilaciones electromagnéticas de su propio cerebro, en otras palabras, para controlar su actividad mental, y así pudo comunicarse fácilmente con realidades desplazadas en el tiempo.

Estos estudios abren una página completamente nueva en la ciencia moderna, apuntando a la posibilidad de fusionar lo material y lo espiritual en la conciencia humana (en la naturaleza, la materia y el espíritu ya están fusionados).

Tesla tenía la capacidad de desarrollar ambas direcciones de una ciencia unificada: con igual éxito estudió la base física de la psique y la base psíquica de la física. Llegó a las conclusiones generales decisivas: la materia consta de partes organizadas, manifestaciones del estado excitado del éter, una de las cuales son las oscilaciones electromagnéticas.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: El Misterio del Éter: ¿tecnología ancestral suprimida?

Por lo tanto, la ley natural general es la ley de resonancia, y la conexión entre los fenómenos se lleva a cabo utilizando varios tipos de resonancias, cuya base es el electromagnetismo.

No hace falta decir que, por un lado, si la realidad física puede reducirse a la relación de campos electromagnéticos, entonces la expresión teórica de estas relaciones es la matemática. Por otro lado, si las oscilaciones electromagnéticas interactúan con el plano mental, que naturalmente tiene la misma naturaleza, entonces en este caso los números son algunos reflejos de la estructura de la organización de los campos electromagnéticos.

Por tanto, la investigación de Tesla representa el primer paso indiscutible y claro hacia el esclarecimiento y aplicación de la doctrina de Platón, que afirma que las matemáticas son una conexión entre el mundo de las ideas y el mundo de los fenómenos materiales. Además, los algoritmos matemáticos reflejan cómo las ideas se pueden traducir en objetos físicos. Y, finalmente, como dicen todas las antiguas (y nuevas) doctrinas sagradas, la materia es simplemente «luz condensada».

Autómatas en el cosmos

Tesla creía que el Universo es un sistema vivo y que todas las personas que lo integran son una especie de «autómatas» que se comportan de acuerdo con las leyes del cosmos. Creía que el cerebro humano no tiene la propiedad de memoria figurativa en el sentido en que se cree comúnmente, y la memoria es solo una reacción de los nervios a un estímulo externo repetitivo, es decir, un invariante generado por influencias físicas periódicas.

Autómatas Universales

Es aún más importante que él, que tiene más de mil inventos científicos fundamentales, no considera la creatividad como su mérito, pero declara claramente que desempeña el papel de conductor de la ciencia entre el mundo de las ideas y el mundo de los humanos.

La muerte misma de Tesla se ve como una expresión de su triunfo personal: fue más como una transmigración consciente del alma a otros planos de existencia, y no como la muerte de una persona gloriosa ordinaria, confundida y asustada frente a la autoliberación. Dos días antes del momento de la desencarnación, Tesla dejó de trabajar y se encerró en una habitación de hotel, pidiendo que no lo molestaran.

Cuando el director del hotel y la criada finalmente entraron a su habitación, encontraron su cuerpo sin vida, acostado con los brazos cruzados sobre el pecho y elegantemente vestido, como si estuviera listo para «salir». Se suponía que iba a tener un funeral cristiano y budista, pero tres días antes del primero, fue incinerado.

Quizás, que las verdades matemáticas y físicas, o más bien los fenómenos geométricos y aritméticos, se unan y se conviertan en la base de una cosmología única, en cuyo umbral nos encontramos. Algunos lo llaman «Nueva Ciencia», pero un término más apropiado probablemente sería «Ciencia Unificada», ya que la base de nuestro Cosmos está formada por leyes unificadas.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La teoría electromagnética de Tesla fue un claro ejemplo de la unificación de los principios materiales y espirituales del orden mundial. Prácticamente hizo tanto que no tuvo tiempo de dejarnos una teoría completa. Quizás podría habernos dejado la religión, pero no quería eso, porque sabía que Dios en la ciencia necesita seguidores conscientes.

En realidad no me preocupa que quieran robar mis ideas, me preocupa que ellos no las tengan

El legado de Tesla no se limita a las ciencias naturales; en sus obras hay que buscar las fuentes para comprender la psicología de la creatividad de una personalidad genial. Dentro del marco de la práctica, Tesla se ve como lo que Euclides fue dentro del marco de la teoría: un hilo conductor entre las civilizaciones occidental y oriental.

De sus obras, puede surgir un nuevo mundo espiritual de un Hombre, habiendo realizado el Tiempo y penetrado en niveles más perfectos de existencia cósmica. Según la investigación, esta es la idea atemporal de todas las obras de Tesla, y esta es la razón por la que hoy es el momento propicio para una verdadera comprensión de la misión de Tesla.

Fuente: soulask
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

ES TENDENCIA

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
Llega una nueva Red Social: ORIGXN
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…

El Acertijo de la Gran Esfinge del antiguo Egipto

El Acertijo de la Gran Esfinge del antiguo Egipto

Hasta la fecha, ningún arqueólogo o investigador ha conseguido desvelar los misterios ocultos de la Esfinge, convirtiéndose así en uno de los acertijos más importantes de la historia. Construida, posiblemente, en el año 4500 a. C., la Esfinge se erigió observando al...

Registros Akáshicos «Historia de la memoria cósmica»

Registros Akáshicos «Historia de la memoria cósmica»

Cuando se trata de ahondar en el misterio de los Registros Akáshicos, muchos estudiosos alegan su existencia se remonta a miles de años. No obstante, fue a fines del siglo XIX que, a través de algunos místicos teosóficos, el tema comenzó a instalarse en el imaginario...