Una pregunta que ha perdurado por décadas: ¿vivimos en una simulación tipo «matrix»? Ahora, un astrónomo ha brindado sorprendentes datos que sin duda remecerán a la comunidad científica. Veamos.

En un influyente artículo de 2003, el filósofo de la University of Oxford Nick Bostrom planteó la posibilidad de que nuestra realidad sea una simulación por computadora soñada por una civilización muy avanzada. En el artículo, argumentó que al menos una de las tres proposiciones debe ser cierta:

  1. Las civilizaciones suelen extinguirse antes de desarrollar la capacidad de crear simulaciones de la realidad.
  2. Las civilizaciones avanzadas generalmente no tienen interés en crear simulaciones de la realidad.
  3. Es casi seguro que vivamos dentro de una simulación por computadora.

Ahora, el astrónomo de la Columbia University, David Kipping, examinó detenidamente estas proposiciones, también conocidas como el «trilema» de Bostrom, y argumentó que existe una probabilidad del 50% de que estemos viviendo en una simulación, según informa Scientific American.

Astrónomo: «Hay un 50% de probabilidad de que vivamos en una simulación»
Crédito: Pixabay

Kipping derrumbó las dos primeras proposiciones en una sola, argumentando que ambos tendrían como resultado el mismo resultado – estamos no viviendo dentro de una simulación.

Kipping dijo a Scientific American:

“Simplemente asigna una probabilidad previa a cada uno de estos modelos. Simplemente asumimos el principio de indiferencia, que es la suposición predeterminada cuando no tienes datos o inclinaciones de ninguna manera”.

Kipping también argumenta que cuantas más capas de realidad se integraran en una simulación, como una muñeca rusa, más recursos informáticos se reducirían.

En otras palabras, cuanto más bajaras por la madriguera del conejo, menos potencia de cálculo tendrías para crear una simulación convincente.

50% de probabilidad de vivir en una simulación

Astrónomo: «Hay un 50% de probabilidad de que vivamos en una simulación»
Crédito: Pixabay

La conclusión del astrónomo después de procesar los números: hay un 50 por ciento de probabilidad de que cualquiera de las hipótesis sea cierta.

Pero si a los humanos se les ocurriera alguna vez tal simulación, esa imagen cambiaría radicalmente.

Kipping dijo a Scientific American:

“Entonces solo te queda la hipótesis de la simulación. El día que inventamos esa tecnología, cambia las probabilidades de un poco mejor que 50-50 de que somos reales a casi con certeza que no lo somos, de acuerdo con estos cálculos”.

Otros hallazgos podrían poner la cuestión en primer lugar. ¿Qué pasaría si pudiéramos detectar un «fallo en la Matrix» que mostrara que nuestra realidad es una simulación? ¿O qué pasaría si pudiéramos demostrar que la simulación utiliza superposiciones cuánticas que solo se determinan cuando las miras?

Otros incluso argumentan que durante las próximas décadas, nuestros conocimientos de computación nos permitirán finalmente confirmar de una vez por todas si vivimos en una simulación o no.

Por ahora, tenemos que lidiar con el hecho de que simplemente no sabemos.

Kipping agregó:

“Podría decirse que no se puede comprobar si vivimos en una simulación o no. Si no es falsable, ¿cómo se puede afirmar que es realmente ciencia?”.

Entonces, la cuestión aquí es que tenemos 50 y 50 % de probabilidad de vivir o no en una simulación. Lo que se puede decir es que Kipping no es el único científico en creer en esta posibilidad. Posiblemente, en algunos años, cuando nuestra tecnología avance, este dilema pueda resolverse, y ¿por qué no? podríamos nosotros mismos crear una simulación. ¿Simulación dentro de otra simulación?

¿Qué piensas de las afirmaciones de este científico? Puedes dejarnos un comentario (más abajo). Será muy interesante leer lo que piensas.

Imagen de portada: © Hersson Piratoba

Vía: Scientific American / Futurism

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here